Cuba: Los desafíos de la enseñanza superior para 2018

Por Mirtha E. Guerra Moré*

La Educación Superior vivió varias transformaciones durante el año 2017. Inserta en un proceso de perfeccionamiento, esta enseñanza aplicó como uno de sus cambios la integración universitaria.

Orientada a economizar los recursos humanos y materiales destinados a la enseñanza superior, la integración permite una mejor gestión de la vida universitaria en el país, así lo afirma Andrés Castro Alegría, rector de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas.

Desafíos de la Enseñanza Superior para 2018

“La integración era una necesidad. Hoy notamos una racionalidad de los recursos y una mejor complementariedad en la vida interna de la universidad. Quedan todavía algunos retos. Por ejemplo, la distancia existente entre una sede y otra. Hay que aprender a trabajar con los nuevos cambios”, apuntó Castro Alegría.

La concepción de carreras de cuatro años como parte del llamado Plan E fue otra de las transformaciones puesta en marcha por la Educación Superior durante el 2017. Para Alicia Rodíguez, vicerrectora de Formación de Pregrado de la Universidad de Camagüey, esta medida permite insertar profesionales con mayor rapidez en la sociedad.

“Nosotros estamos trabajando en la introducción de los Planes de Estudio E con duración de 4 años para que la sociedad cubana pueda contar, en menos tiempo, con un profesional en el mundo del empleo, ya que hoy tenemos un fuerte envejecimiento poblacional en el país. Nuestra universidad ha incorporado la nueva línea de trabajo en varias carreras, entre ellas, las pedagógicas”, señaló Rodíguez.

El dominio del Inglés como un requisito fundamental a la hora de obtener un título universitario fue otro de los pasos dados por la Enseñanza Superior en la Isla. Para la DrC Diana Sedal Yanes, rectora de la Universidad de Oriente, el conocimiento del idioma universal puede traer buenos frutos al país.

“El idioma es el reto mayor, pero a largo plazo va a ser una gran fortaleza no solo para la universidad cubana, sino para el país. La academia estaría ofreciendo un profesional no solo con una buena formación en cualquier área del conocimiento, sino también con el dominio de un idioma que trasciende las fronteras del país”, acotó Sedal Yanes.

Desafíos de la Enseñanza Superior para 2018

El vínculo entre la academia y la comunidad fue otra de las líneas de trabajo de la Enseñanza Superior en el 2017. Según el DrC. Raúl Garcés Corra, decano de la Faculta de Comunicación de la Universidad de La Habana, el profesional de hoy debe estar cada vez más comprometido con los problemas del país.

“Queremos estudiantes con una formación teórica, pero no que estén enclaustrados en sus propios predios, sino que sean capaces de generar soluciones aplicadas para el mundo que vivimos. El profesional de hoy debe entender que sus estudios no quedan relegadas a un mundo abstracto, sino que tienen sentido de ser en los problemas cotidianos”, señaló Garcés Corra.

La formación de estudiantes cada vez más integrales y la visibilidad de las riquezas de las universidades cubanas en las redes sociales, constituyen algunos de los retos de la Enseñanza Superior para próximos años.

Desafíos de la Enseñanza Superior para 2018

*Periodista de Radio Rebelde

Radio Rebelde