Defensores del medio ambiente enfrentan riesgos en la región, advierte informe

Casi 200 defensores de la Tierra y del medio ambiente fueron asesinados en 2017 con América Latina en el primer lugar, denuncia un informe publicado el 3 de febrero en México.

Así lo consigna el nuevo informe de Global Witness, proyecto realizado en alianza con el diario The Guardian, según el cual 197 activistas fueron ultimados el año pasado en el mundo por enfrentar a gobiernos y empresas que robaron sus tierras, dañaron el medio ambiente, y por denunciar las prácticas corruptas e injustas que lo permitieron.

Resulta un promedio de casi cuatro crímenes de activistas cada semana. El saldo de 2017 es cuatro veces superior al registrado en 2002, el primer año en que se publicó.

El informe señala que los defensores del medio ambiente se encuentran en las primeras líneas de un campo de batalla global, enfrentando en diversos lugares del planeta las mismas amenazas en sus luchas contra minas, plantaciones, proyectos de infraestructura y comerciantes ilegales.

Reporta que ahora México es mucho más peligroso para quienes luchan por proteger su tierra, al ascender al cuarto lugar en la lista de las naciones con mayores riesgos para ser un defensor del medio ambiente, con saldo de 15 asesinatos en 2017 (cifra cuatro veces superior a la de 2016).

Brasil se mantiene como el país más mortal para ese sector, con 46 crímenes, seguido por Colombia con 32. Filipinas fue la nación más letal de Asia con 41 muertes. En África, la República Democrática del Congo fue el peor caso.

El informe destaca el ejemplo del mexicano Isidro Baldenegro, ganador del Premio Goldman de Medio Ambiente, quien fue asesinado por criticar la tala ilegal de bosques antiguos en el país.

Baldenegro fue el segundo galardonado Goldman en ser asesinado, después de la hondureña Berta Cáceres, un año antes.

Prensa Latina