Febrero comienza en Cuba con la Feria del libro de La Habana

Inicia Feria Internacional del Libro de La Habana

La XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana quedó inaugurada este jueves en San Carlos de La Cabaña. Nuevamente la Fortaleza se ha llenado de libros.

Más de 600 novedades literarias, 4 mil títulos y cuatro millones de ejemplares serán protagonistas del mayor evento cultural de la Isla, al que este año acuden 467 invitados de 41 naciones.

A la ceremonia de apertura, en la Calle de los Astilleros, asistieron Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Abel Prieto, ministro de Cultura y Zhou Huilin, viceministro de la Administración Estatal de Prensa, Publicación, Radio, Cine y Televisión de la República Popular China.

feria-del-libro-2018-2-580x406

En su vigésimo séptima edición, la Feria hace justicia y reconoce la obra del Historiador, del cubano “leal y espléndido”. “Eusebio merece todo lo que podamos darle, y un poco más”, dijo Silvio Rodríguez en el audiovisual que proyectaron esta tarde invernal en La Cabaña.

“China y Cuba son amigos íntimos, camaradas de fe y hermanos entrañables que comparten los mismos ideales y creencias”, aseveró Zhou Huilin, representante del país invitado de honor, donde nació el papel y la imprenta.

Durante su intervención, el viceministro de la Administración Estatal de Prensa, Publicación, Radio, Cine y Televisión del gigante asiático, agradeció la invitación del Gobierno y el Instituto Cubano del Libro (ICL), deseó continuar ampliando la cooperación editorial entre ambos países y auguró mucho éxito a la Feria de La Habana.

Wu Ying rememoró que el 28 de septiembre de 1960, Cuba se convirtió en el primer país latinoamericano en establecer relaciones diplomáticas con la “nueva China” y desde ese entonces ambas naciones se han fortalecido.

En 2018, los organizadores han potenciado la presencia y el acceso a los libros digitales. Miles de textos estarán a disposición de los lectores que prefieren disfrutar de buenas letras en una tablet, celular u otro dispositivo electrónico.

“CubaDigital se proyecta como un espacio expositivo para estas producciones”, confirmó Juan Rodríguez Cabrera, presidente del ICL en las palabras inaugurales.

El presidente del ICL, subrayó: “Cuando en otras regiones han perdido la esperanza de que los pueblos lean, en nuestro país se cree en el papel edificante de la lectura”.

Rodríguez aseguró: “Esta Feria es prueba de la importancia que Cuba le concede al libro en un contexto internacional que realza esa seudocultura global y niega las raíces nacionales y los valores patrios”.

 

“Eusebio Leal Spengler es la mejor expresión de la cultura cubana y sus tradiciones. Nuestro querido Eusebio es amado por nuestro pueblo, gracias a su poder comunicativo, entrega a las mejores causas de su Patria y a esa sapiencia sin límites que a todos alumbra. “Es un gran defensor del patrimonio nacional, incluso de ese patrimonio intangible que guarda las ideas y los mejores sentimientos y sueños de los seres humanos. No se trata solo de un conservador, un guardador del pasado; sino un forjador del presente y el futuro”, resaltó el presidente del Instituto Cubano del Libro.

La fiesta cultural, que abrieron los mágicos tambores chinos y cerró César López y Habana Emsemble, es uno de los eventos literarios más importantes del mundo hispanohablante. La Feria inició hoy en La Habana, el 13 de mayo concluirá en Santiago de Cuba, una vez que la Isla sea un país en libros.
CubaDebate


Platillos atrayentes

Por Tania Chappi

Aunque se trata de una editorial pequeña y al año solo publica entre 12 y 14 títulos, intenta ofrecer siempre variedad de temas y géneros, desde narrativa y poesía hasta textos de divulgación científica, cuyo lenguaje sea asequible al lector medio.

No solo escritores guantanameros componen el catálogo de El Mar y la Montaña, su política es dar cabida a los buenos creadores a nivel nacional; asimismo, dos o tres de sus producciones anuales son los textos ganadores del concurso Regino Boti, quienes pueden residir en cualquier provincia.

Vista da fe, afirma un antiquísimo refrán. Así es con buena parte de sus libros. Han descollado en nuestras ferias literarias, junto a los de otros similares del Sistema de Ediciones Territoriales (SET), por su visualidad. Y quienes a finales del pasado año asistimos a un Sábado del Libro, en el centro histórico habanero, pudimos corroborar la permanencia de ese atractivo. Al respecto, explica el poeta, narrador y editor José Raúl Fraguela: “Las cubiertas se imprimen en cuatricromía, las enviamos al poligráfico de Guantánamo, o al de Palma, u otro que garantice impresiones de calidad”.

Debe añadirse que el colectivo de trabajadores tiene una vasta experiencia, tanto los editores como el personal que conforma y empalma los pliegos de cada ejemplar. Incluso el diseñador, Víctor Enrique Sánchez, obtuvo el galardón Espacio, por la obra de la vida, que otorga la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.

En consecuencia, algunos premios como La puerta de papel –reconocimiento del Instituto Cubano del Libro, destinado a las publicaciones más destacadas dentro del SET– han recaído en propuestas de esta editorial, entre ellas el poemario Sitios que no vuelven, del propio Fraguela. Igualmente, Del naranjo el azahar (nombre tomado de un verso de Dora Alonso), antología de poetas guantanameros que se ha reeditado y viajará a La Habana para iniciar su periplo por la Feria Internacional del Libro (FIL) 2018, obtuvo un lauro que se concede en Holguín a los volúmenes del mencionado sistema.

Camino a la gran cita literaria

Tales avales incitan a degustar las novedades y reediciones de El Mar y la Montaña. Prevén ofrecer poesía para adultos y niños, novela, cuentos, textos relacionados con el cuidado de la salud (uno sobre diabetes y otro acerca de las enfermedades anorrectales), y hasta un cancionero.

José Raúl Fraguela también llama la atención sobre la revista del Centro Provincial del Libro. Nombrada igual que la editorial y confeccionada en sus predios, protagonizará en la sede principal de la Feria, la fortaleza de La Cabaña, un agasajo. ¿El motivo?: sus 30 años de existencia.

Los tres números correspondientes a 2017 deberán estar allí, al alcance de los lectores. Loable iniciativa, pues muy pocas veces tenemos la oportunidad de leer publicaciones de ese cariz realizadas fuera de la capital y mucho menos escuchar los criterios de quienes las elaboran.

Con un perfil sociocultural, no solo literario, las páginas de este medio de comunicación, divulgativo y reflexivo, acogen “desde reseñas críticas de los títulos recientes, hasta trabajos de pensamiento en torno a temas como el consumo del arte, las características y capacidades de los lectores… Hablamos de cultura comunitaria, de plástica, cine y las demás manifestaciones artísticas.

“Si bien se prepara en Guantánamo, es una revista de carácter nacional. A todo lo que vale y brilla de la cultura cubana lo invitamos colaborar. El empeño fundamental es que los guantanameros se enriquezcan tanto con lo que ocurre en su territorio como con lo que esté pasando de importancia en el resto del país”, declara el citado editor.

Una vez concluidas, en febrero, las jornadas habaneras de la Feria, marzo y abril verán deslizarse la marea literaria hacia las otras provincias. Entre el 11 y el 15 de ese último mes –al menos así lo han previsto– la principal ciudad del territorio más oriental de la Isla se agitará con presentaciones, encuentros con escritores, espectáculos artísticos, quioscos y librerías tomadas por compradores ávidos.

Además de estar dedicada a Eusebio Leal y a China, en la ciudad del Guaso constituirá un homenaje a uno de sus hijos ilustres: el escritor guantanamero Regino E. Boti, en ocasión del aniversario 140 de su natalicio. Enhorabuena.

El Mar y la Montaña nos sugiere:

La canción de la noria (Rissell Parra Fontanilles): “Novela que se disfruta por muchos motivos. En primer lugar porque ha sabido borrar los límites entre ficción y realidad, al trabajarse el relato con buen arte, sabiduría técnica, mesurado temperamento epocal y cuidadoso diseño de la figura central de Regino Boti. Nadie saldrá indiferente tras la lectura. Uno conoce mejor la humanidad de Boti en este encuentro y llega quizás más preparado para incursionar en los estantes mundos del ilustre guantanamero, el de la poesía entre ellos”. Enmanuel Tornés

El destino de todo viajero (Danay Guilart Calzado): “Plasmar la vida, padecerla, tal vez sea la eficaz impronta que asiste a los versos de este poemario, huella vívida y evocadora, donde a través de símbolos como la noche, el tiempo y la ciudad, el sujeto lírico (dígase también autora) cuenta sus anhelos y desventuras en una sutil indagación, delicadeza por la palabra dentro de un discurso donde la limitación psíquica no es mera excusa para la libertad con que la poeta asume la compleja realidad que la circunda”. Ramón Elías Lafita

ph Erian Pena Pupo
ph Erian Pena Pupo

Como un ángel poseso (Ibrahim Martínez Romero): “El poeta, un antiguo dolor sobre la espalda, busca tenazmente su derrotero y lo ‘sorprende un torbellino/ de voces que ya no escuch[a]’, que lo sumen en soliloquio con una muerte a quien interpela, invoca, rechaza, pero que no responde, como no lo hacen, en la medida de sus deseos, la circunstancia, el otro, sea ancestro, conocido, mujer amada, dianas de un discurso que parece llegar a nadie, y que lo deja, ángel poseso, a solas con su propia verdad”. José Raúl Fraguela

Vamos a cantar changüí (Ramón Gómez Blanco): “Recoge una muestra de estas composiciones, acompañadas por sus partituras, en las que el amor, la naturaleza y las creencias religiosas son esenciales. Desde El guararey de Pastora, de Roberto Baute, hasta otros temas más recientes, coros y guías se unen para dar la controversia. No te la pierdas, changüisero”.

Del naranjo el azahar (Eldys Baratute y José Raúl Fraguela): “Escogidos de los libros publicados por quince autores en diversas editoriales del país, el tomo reúne poemas dirigidos a varios grupos etarios dentro del público infantil y que abordan las temáticas más disímiles: la naturaleza, la familia, los juegos, el folclor y hasta la propia literatura, con modos que van desde lo más lírico hasta lo lúdico, desde el lenguaje coloquial hasta el francamente tropológico, salvaguardando siempre la belleza inherente al género, su sencillez”.

Marginalia (Ana luz García Calzada): “Agotada la última línea de este conjunto de cuentos, el lector tendrá los elementos necesarios para hacer el retrato sociológico de una familia marginal, pues sin que pretendan ofrecernos un cuadro completo de la realidad presentada, aportan lo suficiente como para imaginar cuanto falta. Narrados desde diversos puntos de vista y con gran economía de recursos, amén la certera configuración psicológica de los protagonistas, bastaría el lenguaje en que se expresa cada cual para caracterizarlos. Con este libro su autora demuestra, una vez más, pulso seguro y dominio técnico a la hora de presentarnos unas ficciones que, por su verosimilitud, no parecieran serlo”.

Bohemia


Palabras urgentes para un amigo

Eusebio-LealEsta tarde se inicia en La Habana la Feria Internacional del Libro, que estará dedicada al eminente intelectual cubano Eusebio Leal Spengler. Cubadebate se suma al homenaje a Eusebio con esta foto de Roberto Chile y el texto con que Chile acompañó un ejemplar impreso de la instantánea, que le envió como obsequio a Leal a fines del pasado año.

Para hablar de Eusebio Leal hay que hacerlo con el corazón, porque Eusebio no es un hombre común, es un hombre excepcional, un elegido.

Leal a la Patria, al trabajo creador, a la virtud, Eusebio Leal se ha ganado el afecto y la admiración de todos los cubanos, entre otros méritos, por contribuir con ingenio y maestría a salvar la ciudad del daño arrasador del tiempo y el olvido.

Aunque no poseo el don de la oratoria y la escritura, podría pasar horas elogiando a quien con perseverancia y pasión ha empleado toda su vida en levantar de las ruinas, espacios que parecían insalvables y hoy devienen majestuosos monumentos de la historia, la cultura y la vida de la nación cubana.

Pero no, que sea la Ciudad quien lo premie, la Patria quien lo honre y Dios quien lo bendiga. Ya aparecerá la mano virtuosa, que en vida y no después, lo funda en bronce o talle en piedra y lo plante en el centro de la ciudad para que su efigie, y no solo su alma, permanezca eternamente entre nosotros. Así quien visite la hermosa capital podrá estrechar su mano y ofrendarle una flor.

Mientras, sirva esta imagen para honrarlo.

Roberto Chile
11 de diciembre de 2017

CubaDebate


 

Programación Completa de la Feria del libro de La Habana