Honduras: la oposición reclama a Mujica y González para que medien en el diálogo interno

Proponen a Mujica, Garzón y Felipe González para el diálogo en Honduras

El excandidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura en Honduras, Salvador Nasralla, propuso este martes como mediadores para un diálogo que ponga fin a la crisis postelectoral en el país a los expresidentes de Uruguay José Mujica y del Gobierno español Felipe González, además del jurista Baltasar Garzón.

“No perdamos más tiempo, Honduras se desangra, procedamos ya con diálogo vinculante. Propongo como mediadores a José Mujica, Baltasar Garzón o Felipe González”, indicó Nasralla en un mensaje en Twitter.

Nasralla ya había sugerido antes como eventuales mediadores a Mujica, González y Garzón.

El líder de la Alianza de Oposición no reconoce a Juan Orlando Hernández como presidente reelegido en los comicios generales del 26 de noviembre de 2017, en las que asegura que el ganador fue él, pero que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) le hizo fraude.

Desde el 29 de noviembre ha venido promoviendo manifestaciones en todo el país contra el “fraude” hasta que Hernández “salga del poder”.

Las manifestaciones, algunas violentas y con vandalismo, han dejado una treintena de muertos y millonarias pérdidas económicas por daños a la propiedad privada y pública.

Nasralla también ha venido rechazando el diálogo nacional, “sin condiciones” propuesto por Hernández para solucionar la crisis, y hasta ahora había venido diciendo que el diálogo tenía que ser entre él y el gobernante y con mediadores internacionales.

El presidente hondureño, por su parte, solicitó apoyo técnico a la Organización de Naciones Unidas (ONU) para facilitar el diálogo.

La ONU respondió enviando una misión exploratoria que estuvo en Honduras del 6 al 10 de febrero y el pasado día 22 recomendó que sean los mismos hondureños quienes busquen al mediador facilitador.

“A la luz del contexto actual la misión recomienda una serie de acciones que podrían establecer las bases para el diálogo, ayudar a reducir las tensiones y generar confianza en un eventual proceso”, subraya el informe que la misión le presentó al secretario general de la ONU, António Guterres.

Añade que “sin estos esfuerzos previos es poco probable que un diálogo tenga la credibilidad necesaria y la amplitud de la participación para marcar una diferencia significativa en el futuro del país”.

El gobernante ha reiterado que está listo para iniciar el dialogo sin condiciones, franco y sincero.

Hasta ahora se desconoce cuándo estaría iniciando el diálogo, el que también es promovido por una junta de convocantes que sigue en el esfuerzo de buscar una salida a la crisis política y social que vive Honduras, que además está teniendo repercusiones económicas.

La Prensa


Opositores protestan contra Estados Unidos por espaldarazo a reelección del presidente de Honduras

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, dio este martes el respaldo de Washington al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, lo que despertó las protestas de los opositores quienes denuncian “fraude” en las elecciones de noviembre pero fueron reprimidos por policías.

Haley se reunió en Tegucigalpa con Hernández, quien resultó reelegido unos comicios cuestionados por la izquierdista Alianza de Oposición contra la Dictadura, que lo acusó de fraude y mantiene esporádicas protestas en las calles y las reanudó la noche del martes.

La enviada de Donald Trump dijo que en las elecciones la gente “podía enojarse un poco” y “las pasiones surgen”, por lo cual Estados Unidos considera muy importante que las partes dialoguen para encontrar una solución a los problemas.

Hernández agradeció a su vez tras reunirse con Haley que “algunos líderes de la oposición hayan dicho que están listos” para el diálogo, en alusión a un tuit del excandidato presidencial opositor, Salvador Nasralla.

“No perdamos más tiempo, Honduras se desangra, procedamos ya con el diálogo vinculante (…) propongo como mediadores a José Mujica, Baltasar Garzón o Felipe González”, había tuiteado el opositor.

En diciembre, Estados Unidos reconoció la reelección de Hernández tras casi un mes de disturbios en Honduras, propiciando que Nasralla optara por retirarse de la lucha por el poder a pesar de las numerosas denuncias de fraude hechas por la oposición.

Unos mil manifestantes, según cálculos de medios de prensa, se concentraron la noche del martes en una protesta por la visita de Haley, quemando neumáticos frente a la sede de la ONU en Tegucigalpa, encabezados por Nasralla, y el coordinador de la alianza, el expresidente derrocado en 2009, Manuel Zelaya.

“Lo que el pueblo quiere, señor Donald Trump, es que se diga qué pasó en las elecciones y la verdad es que si Salvador Nasralla es el presidente que le den la presidencia”, exigió. Añadió que “hay 34 personas detenidas, injustamente torturadas en cárceles de máxima seguridad como si fueran criminales reconocidos y son simplemente manifestantes” arrestados en las protestas.

La alianza ha exigido un diálogo con una mediación de Naciones Unidas cuyos recomendaciones sean de obligatorio cumplimiento y Nasrala aseguró que el lunes el opositor “Partido Nacional dijo que acepta un diálogo vinculante”.

Otro dirigente de la alianza, Guillermo Valle, denunció en declaraciones a la prensa que “el gobierno (de Estados Unidos) está apoyando esta bestial dictadura militar, queremos que recapaciten y que dejen de maltratar al pueblo de Honduras”.

Luego de las declaraciones, Nasralla y Zelaya entraron a la oficina de la ONU a conversar al respecto con el representante, Igor Garafulic, sobre un eventual diálogo.

En seguida, decenas de policías atacaron a los manifestantes con gases lacrimógenos obligándolos a dispersarse.

Trump envió a Haley a Honduras y Guatemala -donde viajó después- luego de que ambos países estuvieran entre los nueve que respaldaron en la ONU la decisión de Washington de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

“Le quiero agradecer al presidente y al pueblo de Honduras por su apoyo en nuestra decisión de mudar la embajada hacia Jerusalén, eso nos apoya bastante”, expresó la diplomática estadounidense.

Haley dijo también que habló con el presidente de otros temas como la tarea de enfrentar juntos el narcotráfico y las pandillas, que “ha sido bastante bueno” pero que “podemos mejorar”. “Queremos agradecerle también al presidente y al pueblo de Honduras por la lucha y todo lo que han hecho por los derechos de Venezuela (… donde) hemos visto como una democracia exitosa se ha convertido en una dictadura”, dijo finalmente Haley.

Hernández abogó, en tanto, porque Estados Unidos amplíe el Estatus de Protección Temporal (TPS, siglas en inglés) a cerca de 60.000 hondureños que vencerá a mediados de 2018 o que haya a una “solución permanente” para ellos.

Prensa


Alianza de oposición suspende diálogo con representante de la ONU por gaseada de militares a manifestantes

El Coordinador de la Alianza Manuel Zelaya y el presidenciable Salvador Nasralla, sostenían una reunión con el representante de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para Honduras, Igor Garafulic, la cual debieron suspender porque los militares y policías reprimieron al pueblo que los acompañaba, lanzándoles gases y agua pimentada.

Zelaya y Nasralla abandonaron la reunión con los personeros de la ONU para salir a constatar cómo estaban sus seguidores que estaban siendo gaseados por los militares y policías en la calle frente a la sede del organismo mundial.

Zelaya dijo que estaban en una plática amena exponiendo los puntos de la Alianza de Oposición cuando se dieron cuenta que la gente afuera estaba siendo reprimida y le manifestaron al señor Garafulic que tenían que salir a ver como estaban sus compañeros y que suspendieran la reunión porque no podían dejar la gente sola.

El presidente Donald Trump debe darse cuenta la clase de gobierno que hay en Honduras donde se viola los derechos humanos, se golpea, se persigue y se asesina al pueblo por el simple hecho de reclamar sus derechos, señaló el expresidente Manuel Zelaya.

Trump debe darse cuenta cual es el tipo de gobierno que está apoyando, debe saber que es un gobierno que no su única respuesta es el uso de la fuerza, señaló Zelaya.

Esta situación es buena de alguna manera para que el representante de la ONU vea cómo se comporta la dictadura liderada por Juan Hernández, dijo Salvador Nasralla.

Tanto Nasralla como Zelaya pidieron al señor Garafulic que bajara a hablar con la prensa para que diera sus consideraciones sobre lo sucedido frente a la sede de la ONU a lo cual accedió.

Garafulic manifestó que el no pidió militares ni policías para resguardar la sede de la ONU y que él es responsable de la seguridad dentro del edificio pero que no tiene nada que ver con los militares y policías en la calle frente a la oficina regional.

Criterio


VOLVER