El Salvador: liberan a Teodora Vásquez, la mujer que llevaba diez años en la cárcel por un aborto que no cometió

El Salvador: ¡Libertad para Teodora Vázquez!

La Corte Suprema y el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública de El Salvador conmutaron la pena a 30 años de prisión contra Teodora Vázquez, una de “Las 17”, quien estuvo 10 años y siete meses privada de su libertad por un delito que no cometió. Urge la reparación del Estado.

Teodora es una mujer de 34 años, originaria de Ahuachapán, zona rural de El Salvador. Trabajadora en casas particulares, en 2007 viajó, como muchas, a la capital del país, San Salvador, en busca de mejores oportunidades para ella, su familia y su niño de 3 años. Trabajaba “cama adentro” en un liceo de la ciudad, cuando el 13 de julio de ese año tuvo una emergencia obstétrica, embarazada casi a término sintió un dolor, llamó al 911 y desde ese momento jamás volvió a estar libre.

“Marqué como cinco veces esperando la ambulancia, fui al baño, algo se desprendió dentro de mi. Me desmayé y luego, cuando salí a buscar ayuda vinieron los policías, me dijeron que me iban a capturar y lo hicieron”, declaró Teodora el 13 de diciembre pasado en la audiencia extraordinaria que se realizó para la revisión de su condena, a 30 años de prisión por “homicidio agravado”.

“Me llevaron a una bartolina, pero como me estaba desangrando, me llevaron a una maternidad. Me dieron el alta y al otro día me llevaron de vuelta detenida”, declaró Teodora haciendo evidente un sistema penal inhumano y degradante que se ensaña particularmente con las mujeres jóvenes y pobres de las zonas rurales de El Salvador, situación de revictimización y violencia institucional que movilizó a las agrupaciones feministas y al movimiento internacional de Derechos Humanos.

La conmutación, producto de la lucha sin fronteras

Según un comunicado de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, la libertad de Teodora se da porque “existen razones poderosas de justicia, equidad y de índole jurídicas que justifican favorecerla con la gracia de la conmutación”; expresión a la que llegaron las y los magistrados de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador tras examinar la sentencia de mérito, el dictamen criminológico y las razones expuestas por quienes solicitaron la conmutación de la pena. Además llegaron a la conclusión de que la prueba científica no permite determinar ninguna acción voluntaria que condujera a la muerte gestante.

Hace años que el movimiento feminista exige la liberación de Teodora, pedido que ya había sido rechazado en al menos dos oportunidades: por la misma Corte Suprema en 2014 y por el mismo Tribunal que la condenó, en 2017, tras una audiencia extraordinaria de revisión en la que se ratificó la condena y que había sido aprobada tras dar lugar a nuevos elementos probatorios de su inocencia.

“Se que mi esfuerzo ha valido la pena”, fueron las primeras palabras en libertad de la joven. Desde la organización feminista afirman que la conmutación de la pena a Teodora “es importante pero no suficiente”, porque, si bien le permite a la mujer retornar con su familia, su máximo anhelo, “no reconoce su inocencia”. Además no hay resarcimiento o reparación alguna por los 10 años y siete meses que pasó privada de su libertad padeciendo los tratos carcelarios.

Tras la liberación de Teodora es el turno de que El Salvador de un paso adelante en el reconocimiento a los derechos de las mujeres y deje de ser uno de los pocos países del mundo que penalizan el aborto en todas sus formas. Ahora, ¡vamos por la liberación de todas y por las 4 causales rumbo al aborto legal por libre decisión!

Marcha


VOLVER