Maduro asistirá a la Cumbre de las Américas pese a la negativa del Grupo de Lima

Jorge Arreaza envía carta a Ministra de Relaciones Exteriores de Perú

El Gobierno venezolano respondió a la carta de la canciller de Perú, Cayetana Aljovín en la que ratifica que no existe normativa de naturaleza alguna que impida a Venezuela participar en la VIII Cumbre de las Américas a realizarse en territorio Inca el próximo 13 y 14 de abril.

La misiva señala que el retiro de la invitación al Presidente de la República, Nicolás Maduro, a participar en la cumbre es infundada desde lo jurídico, errática y unilateral; y parte de motivaciones políticas e ideológicas.

El Ejecutivo ratificó que el Presidente Maduro acudirá a la cita diplomática que se efectuará en la capital peruana.

A continuación el texto:

En nombre del Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, me dirijo a usted para hacer referencia a su misiva de fecha 13 de febrero de 2018. Es difícil concebir, a la luz de las relaciones internacionales entre naciones civilizadas, que el gobierno de su país, como organizador de la VIII Cumbre de las Américas, incurra en tan notorio irrespeto a los principios más elementales del Derecho Internacional Público, así como a las normativas básicas que regulan la organización y participación en estas reuniones del más alto nivel de los gobiernos del continente. La pretensión del Gobierno de la República del Perú de retirar la invitación al Jefe de Estado de la República Bolivariana de Venezuela, para participar en la VIII Cumbre de las Américas, a celebrarse en Lima, los días 13 y 14 de abril de 2018, no es solo infundada desde el punto de vista jurídico, sino que además, es errática y unilateral.

Luce relevante advertir que la República de Perú, en su condición de Estado sede de la Cumbre, sólo corresponde extender la cortesía de invitación a los altos dignatarios, organizar la reunión y brindar en su calidad de país anfitrión, las facilidades logísticas, de seguridad y resguardo a los participantes; además de garantizar las inmunidades y privilegios respectivos y conducir, en su carácter de Presidente del Grupo de Revisón de la Implementación de Cumbres (Gric), las negociaciones del documento que se aspira adopten los jefes de Estado y de Gobierno. Todo ello, sobre la base del Acuerdo entre la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el gobierno de la República del Perú, relativo a la celebración de la Octava Cumbre de las Américas, suscrito en Washington D.C. el 20 de julio de 2017.

Señora ministra, cualquier lector de las normativas vigentes, debe conducir que está atribuida en modo alguno a la República del Perú, ni a ningún otro Estado, la facultad de decidir sobre la participación de un Estado miembro y fundador en las reuniones de la Cumbre de las Américas, por lo que su misiva y las recientes declaraciones de altos representantes del Estado peruano, dejan al descubierto su notable desconocimiento sobre las reglamentaciones correspondientes y sus efectos. Tampoco puede el Gobierno del Perú arrogarse a la interpretación o aplicación de documento alguno en el marco de la Cumbre de las Américas, sin previo debate y decisión de los Jefes de Estado y de Gobierno, máxima instancia de la Cumbre de las Américas. Una actuación en distinto sentido, coloca al Gobierno del Perú al margen del derecho y el espíritu diverso e integracionista de estas Cumbres.

Aunque confiamos en que usted, como representante del país organizador, maneja a plenitud el marco normativo de las Cumbres de las Américas, tengo la obligación de recordarle lo suscrito por su gobierno y la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), en fecha 20 de julio de 2017, precisando en su artículo VII que el Gobierno del Perú concederá y reconocerá a la OEA y sus órganos, a las delegaciones de los Estados Miembros, a las autoridades de la OEA y a los funcionarios de la SG/OEA, los privilegios e inmunidades necesarias para el libre desempeño de sus funciones durante las reuniones del Gric y la octava cumbre. El incumplimiento de este compromiso a partir de evidente motivaciones políticas/ideológicas, constituiría una grave afrenta de su gobierno, no solo a la organización de la Cumbre de las Américas, sino, peor aún, representaría un golpe bajo al multilateralismo en nuestra región.

Los fundamentos jurídicos y políticos que sustentan las Cumbres de las Américas procuran el consenso, la armonía, igualdad y respeto entre los Estados miembros, alejándose así de la arbitrariedad, el desorden, la anomia, la intolerancia y la unilateralidad en la región. En este sentido, el Gobierno del Perú debe apegarse a las legítimas reglas de juego que nos hemos dado los Estados miembros que participamos en este mecanismo multilateral.
En consecuencia, por las razones que anteceden, provistas del más riguroso sustento jurídico, que demuestra que no existe impedimento de ninguna naturaleza para que Venezuela participe en la VIII Cumbre de las Américas, confirmamos que el Presidente Nicolás Maduro Moros asistirá puntualmente los días 13 y 14 de abril a la ciudad de Lima como representante del pueblo Bolivariano de Venezuela.

Colega ministra, el Libertador Simón Bolívar y el Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, lo arriesgaron todo, hasta sus últimos alientos, por la sagrada independencia de nuestros pueblos y por su perpetua e inquebrantable unión. Seamos hoy, más que nunca, consecuentes con sus ejemplos y legados.

Atentamente
Jorge Arreaza
Ministro

El Tiempo


Al Perú le corresponde invitar o desinvitar a países

Al no ser la Cumbre de las Américas un organismo multilateral, le corresponde al país anfitrión “invitar o desinvitar” a los participantes en la cita continental, aseveró la ministra de Relaciones Exteriores, Cayetana Aljovín.

“El Perú es el país anfitrión de la Cumbre y como tal le corresponde invitar o desinvitar a los que deben participar en esta reunión. Hay que recordar que la Cumbre no es un organismo multilateral, donde uno asiste por ser miembro de ese organismo. Para poder participar requieres de una invitación y es el país anfitrión al que le corresponde decidir sobre esta”, explicó en Cuarto Poder.

Sostuvo que el Grupo de Lima ha reconocido esa facultad del Gobierno del Perú y lo hace basado en un instrumento internacional que es la Declaración de Quebec del 2001, que fue firmada por Venezuela, por el entonces mandatario Hugo Chávez.

Soporte

La Declaración de Quebec “establece que los países que no respeten el orden constitucional de las instituciones no podrán participar en las cumbres. El Grupo de Lima también incorpora ese texto en su declaración, que es el que da soporte a la decisión del Perú de desinvitar al señor Maduro”.

Aljovín señaló que antes no se tomó la decisión, porque “había una ventana de oportunidad, estaba en plena negociación, en Santo Domingo, la oposición y el oficialismo [de Venezuela]”. En esa reunión participaron en calidad de observadores los cancilleres de México y Chile, que forman parte del Grupo de Lima.

Asistencia

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, envió una misiva a su homóloga peruana, en la que asegura que “no existe impedimento de ninguna naturaleza para que Venezuela participe en la VIII Cumbre de las Américas” y, por tanto, el gobernante venezolano “asistirá puntualmente a dicha cita”.

Al respecto, Aljovín manifestó: “No me compete especular” sobre lo que pasaría si Maduro llega a Lima. “Hay una serie de medidas que el Gobierno del Perú puede tomar, porque es un país soberano”.

Recalcó que “tenemos que acostumbrarnos a tomar decisiones firmes basadas en el derecho internacional […]”.

Agradecimiento

La comunidad venezolana en el país respalda y agradece la decisión soberana del Perú sobre el presidente Nicolás Maduro y sobre Venezuela, indicó la representante de la Mesa de Unidad Democrática, Paulina Facchin.

Dijo que toman con satisfacción la decisión del Gobierno peruano de retirar la invitación a Maduro para participar en la Cumbre de las Américas. “El Perú es soberano y puede tomar las decisiones que considere […]”.

Facchín llamó al Gobierno del Perú y a la comunidad internacional a estar alertas, frente a la insistencia de Maduro que quiere llegar donde no es bienvenido.

El Peruano


Uruguay rechazó veto a Nicolás Maduro de la Cumbre de las Américas

El vicecanciller Ariel Bergamino fue consultado sobre la decisión de Perú de retirar la invitación de Venezuela a la Cumbre de las Americas, sobre lo cual aseguró que “no le gustan las exclusiones”.

El veto del Grupo de Lima a la presencia del presidente Nicolás Maduro a la VIII Cumbre de las Américas ha generado casi un consenso por parte de diferentes países. Sin embargo, recientemente el vicencanciller de Uruguay se ha mostrado contrario a esta postura contra el mandatario.

Durante una entrevista con el medio Sarandi 690, Ariel Bergamino fue consultado sobre la decisión de Perú de retirar la invitación de Venezuela a la Cumbre.

“En general no nos gustan las exclusiones”, expresó el vicecanciller uruguayo.

Es importante resaltar que Uruguay no integra el Grupo de Lima, lo cual Bergamino justificó porque este “no tiene una institucionalidad definida”.

“Nosotros formamos parte de las organizaciones regionales”, detalló el también ministro Interino de Relaciones Exteriores de Uruguay.

Respecto a la situación que se vive en Venezuela, Bergamino indicó que Uruguay puede ayudar a generar un “un ámbito adecuado” para que la sociedad venezolana resuelva sus problemas “en un marco de paz, de diálogo y de plena vigencia de la ley y los derechos”.

“Uruguay siempre está dispuesto a ayudar, a crear ámbitos para ayudar a resolver pacíficamente sus problemas, pero siempre en el marco de la ley”, aseveró.

Cabe recordar que el Grupo de Lima aseguró que Maduro ya no era bienvenido, lo cual fue confirmado cuando le retiraron la invitación a la cita. Pese a ello, el presidente venezolano afirmó que vendrá al Perú así “llueva, truene o relampaguee, por aire, tierra o mar”.

La República


Carta del canciller venezolano Jorge Arreaza


VOLVER