Nuevo revés para Assange: la Justicia británica ratifica la orden de captura del fundador de WikiLeaks

Justicia británica ratifica orden de captura contra Julian Assange

La Justicia británica decidió este martes mantener la orden de detención en contra de Julian Assange, fundador de WikiLeaks. Desde el 2012, Assange tiene una orden de captura que le impide salir de su refugio en la embajada de Ecuador en Londres, medida con la cual ha logrado evitar su extradición a Suecia.

El abogado de Assange, Mark Summers, solicitó el pasado 26 de enero, a la Corte de Magistrados de Westminster que suspenda la orden de captura contra el informático, así como otros tres puntos que serían evaluados este martes.

“Estamos discutiendo cuatro puntos. Si perdemos el primer punto, pasaremos a discutir el resto hoy. Si ganamos cualquier punto la orden cae”, explicó Assange a través de su cuenta en Twitter.

Denunció el periodista que los medios de comunicación intentan posicionar la idea de que la audiencia ya ha terminado con el primer fallo del juez.
El Gobierno de Ecuador le concedió a Assange la nacionalidad ecuatoriana, además, solicitó el estatus diplomático para el activista de 46 años, pero el Ejecutivo del Reino Unido negó la petición. Con más de cinco años de encierro, el fundador de Wikileaks comienza a ver deteriorada su salud, advierten autoridades ecuatorianas.

Telesur


El 13 de febrero será nueva audiencia para decidir suerte de Julian Assange

La justicia británica se pronunciará de nuevo sobre la orden detención del hacker australiano-ecuatoriano Julian Assange el próximo martes 13. La decisión se da luego de que este martes la jueza Emma Arbuthnot ratificó una orden de arresto contra el fundador de WikiLeaks, con lo cual su situación legal no cambia luego de más de cinco años refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres.

Este martes, la jueza rechazó el pedido de revocación de la orden basado en que Suecia ya no lo requiere para interrogarlo.

“No estoy convencida de que se deba retirar la orden”, dijo Arbuthnot a los abogados, periodistas y partidarios de Assange reunidos en la Corte de Magistrados de Westminster.

Conocido el fallo, el abogado de Assange, Mark Summers, pidió una nueva audiencia para presentar otros argumentos, a lo que ella no accedió de inmediato. Pero luego se determinó que ocurrirá el 13 de febrero.

Assange buscó refugio en la embajada, huyendo de una orden de arresto europea porque Suecia le reclamaba como sospechoso de unos delitos sexuales.

La justicia sueca abandonó la investigación, pero la policía británica quiere aún detenerlo por haber vulnerado los términos de su libertad condicional.

Assange teme dejar la embajada, ser detenido y acabar extraditado a Estados Unidos por haber difundido miles de secretos oficiales de este país.

El lunes se abrió una puerta al caso del fundador de Wikileaks cuando la Alta Corte de justicia bloqueó la extradición a Estados Unidos del presunto hacker Lauri Love, que le reclamaba por haber penetrado en los sistemas informáticos de la NASA y el Pentágono, entre otras organizaciones.

La demanda de Assange se produce poco después de que Ecuador le diera la ciudadanía y estatus diplomático, con la idea de que la inmunidad le permitiera salir de la legación.

El Reino Unido dijo que tal paso no cambiaba la situación. “Ecuador sabe que la única manera de resolver este asunto es que Assange abandone la embajada para enfrentar a la justicia”, dijo entonces un portavoz del ministerio de Exteriores británico.

La situación de Assange se ha convertido “en una piedra en el zapato” de Ecuador, según admitió su presidente Lenín Moreno, que heredó el problema de su antecesor y ahora enemigo político Rafael Correa y que ha hecho gestiones buscando una solución.

En varias ocasiones, el gobierno de Ecuador le ha reprochado a su huésped que se involucrara en los asuntos de terceros países, como las elecciones estadounidenses de 2017 -en las que Wikileaks difundió mensajes comprometedores de la campaña de la candidata Hillary Clinton- o en la reciente crisis política en Cataluña, donde se posicionó a favor de los independentistas.

La legación está en el lujoso barrio de Knightsbridge, puerta a puerta con la colombiana, muy cerca de los grandes almacenes Harrods, y Assange suele recibir visitas.

El Universo