Trump rechaza nueva propuesta que legalizaría a migrantes e insiste con el muro

Trump rechaza nueva propuesta sobre el DACA; si no incluye el muro es pérdida de tiempo, dice

El presidente estadunidense, Donald Trump, criticó la propuesta bipartidista surgida el lunes pasado en el senado que daría estatus legal a los “dreamers” y plantea el fortalecimiento de la frontera para 2020 pero no incluye el financiamiento de 25 mil millones de dólares que solicita Trump para la construcción del muro.

“Cualquier acuerdo sobre el DACA que no incluya una fuerte seguridad fronteriza y el tan necesitado muro es una pérdida total de tiempo. Se está acercando el 5 de marzo y al parecer a los demócratas no les importa el DACA. ¡Hagan un acuerdo!”, tuiteó Trump.

En respuesta, el senador demócrata Chris Coons dijo que “la participación no constructiva” del mandatario estadunidense ha afectado los esfuerzos legislativos por alcanzar un acuerdo más amplio.

El senador republicano John McCain y Coons dijeron que el proyecto de ley que propondrían incluiría un mecanismo para que los inmigrantes que ingresaron a Estados Unidos ilegalmente cuando eran niños, conocidos como “dreamers”, obtuvieran el estatus legal, lo que podría incluir la naturalización.

También incluía el fortalecimiento de la seguridad fronteriza para 2020, pero no proporciona los 25 mil millones de dólares que Trump desea para construir el muro en la frontera con México.

Los “dreamers” han estado protegidos hasta ahora por el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), creado por el presidente Barack Obama.

Trump ha dicho que pondrá fin al programa, pero ante la oleada de protestas le dio al Congreso un plazo que vence el 5 de marzo para que lo renueve. La fecha, sin embargo, ha quedado poco clara luego de que un juez federal emitió una orden temporal para conservar el DACA.

La propuesta de Trump es ofrecer un mecanismo para que hasta 1.8 millones de inmigrantes jóvenes puedan naturalizarse, pero además
limitaría la inmigración legal al reducir el número de parientes a los que pueden patrocinar para que se naturalicen, y eliminaría una “lotería” que proporciona visas a personas de diversos lugares, incluida África.

En una conferencia telefónica con reporteros, Coons dijo que intentar redactar un proyecto de ley de mayor alcance se “ha vuelto más complicado políticamente” debido a la “participación no constructiva (de Trump) en torno a la inmigración”.

El legislador precisó que se refería a los comentarios que hizo Trump el mes pasado en una reunión en la Casa Blanca en la que se refirió a Haití y las naciones africanas como “países de mierda”.

Coons añadió que la labor del presidente para limitar la inmigración legal al aplicar límites a los familiares que pueden ingresar es la “más difícil y divisiva” de sus propuestas.

Según el senador demócrata el plan que elaboró junto con McCain protegería a entre 1.8 millones y dos millones de inmigrantes jóvenes; crearía un mecanismo para que los “dreamers” que llegaron a Estados Unidos a más tardar a fines de 2013 obtengan el estatus legal siempre que cumplan otros requisitos, entre ellos no haber sido declarados culpables de delitos graves. Una vez que se hayan convertido en residentes legales permanentes, pueden seguir los procedimientos existentes para solicitar la naturalización.

Dicha propuesta fue dada a conocer días antes de que el Senado comience a debatir el proyecto de ley sobre inmigración.

Coons dijo que su plan bipartidista podría servir como punto de partida y que está abierto a añadir dinero para la seguridad fronteriza. El líder republicano se encuentra en su estado, Arizona, para recibir tratamiento contra el cáncer y no participó en la conferencia telefónica.

La propuesta de los senadores es similar a un paquete bipartidista de la Cámara de Representantes.

Proceso


Anaya pide a Trump no usar a dreamers

En su propio idioma —el inglés—, para que no le quepan dudas, el precandidato presidencial de la alianza Por México al Frente, Ricardo Anaya, pidió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que “haga lo correcto” y no utilice a los dreamers como artículo de empeño político. “No permita que sus sueños (de los dreamers), se conviertan en moneda de cambio de cálculos y transacciones políticas”.

En un video con una duración de 2 minutos y 52 segundos, subido a sus redes sociales este martes, hablado completamente en inglés y dirigiéndose siempre a Trump, el panista le pide al mandatario estadunidense que “proteja a estos jóvenes”, se lo pide, señala, “por las razones humanitarias más elementales”.

“Ayúdelos ahora y lo harán sentirse orgulloso”, sostiene al recordarle que en su reciente discurso del Estado de la Unión, Trump reconoció que “los estadunidenses también son dreamers”. Permítame decir que los dreamers, estos hombres y mujeres jóvenes, también son americanos”.

Anaya, con su mensaje, se convirtió en el primero de los tres inminentes candidatos presidenciales —junto con Andrés Manuel López Obrador, de Morena, y José Antonio Meade, del PRI—, en abordar el tema de los dreamers de manera concreta, tal y como lo han exigido activistas en favor de los derechos humanos y especialistas en asuntos migratorios, como la titular de la Agenda Migrante, Eunice Roldán.

El abanderado de la fusión PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, señala en su nuevo spot que “hay 35 millones de mexicanos y mexicoamericanos en los Estados Unidos, que es el equivalente a toda la población de Canadá”, pero tenga en cuenta —le advierte a Trump—, “que cuatro de cada cinco son ciudadanos estadunidenses o residentes legales”.

Los dreamers, añade, son jóvenes que fueron llevados por sus padres a los Estados Unidos cuando aún eran niños. Ellos crecieron en los Estados Unidos. Es el lugar de sus primeros recuerdos. Es su hogar. Su situación merece simpatía y un sentimiento de solidaridad en los corazones de la gran mayoría de los estadunidenses, a tal grado que el gobierno de los Estados Unidos creó el programa conocido como DACA que les permite permanecer en los Estados Unidos.

“Pero hoy existe el peligro de que desaparezca DACA y e envíen más de 600 mil dreamers a México. Las negociaciones políticas han convertido a este programa, y la ruta hacia la ciudadanía de los dreamers en un simple acto de transacción un quis pro quo, para construir un muro fronterizo ofensivo e inútil”, agrega.

Ricardo Anaya apunta que, con una frontera de 3 mil kilómetros, “la seguridad nacional de Estados Unidos depende directamente de un México estable y cooperativo, no de un muro. Y algo muy importante y que no debe darse por sentado. Un vecino con una clara mayoría que tenga una actitud positiva hacia el pueblo estadounidense y su cultura. Ese es un amigo que no conviene perder”, finaliza.

Crónica