#8M: el grito de las mujeres contra la cultura machista se escuchó como nunca en América Latina

Mujeres de todo América Latina toman las calles para protestar contra la inequidad y la violencia

Pañuelos verdes por la legalización del aborto en Argentina. Huelga de “brazos caídos y piernas cerradas” en el Congreso de Ecuador. Guirnaldas de papel con nombres de víctimas de feminicidio en Bolivia. Flores y velas en el reclamo de justicia por la muerte de 41 niñas por el incendio de un hogar de acogida en Guatemala.

De norte a sur, cientos de miles de mujeres de América Latina proclamaron en su día la desobediencia contra el patriarcado que padecen a diario bajo la forma de violencia física y simbólica y de desigualdad en materia de derechos en una de las regiones del mundo en las que el machismo todavía impera con fuerza.

“El feminismo es la revolución del momento”, dijo a The Associated Press Luciana Asur, una estudiante de 23 años con los senos pintados de rosa y verde mientras participaba de una multitudinaria movilización en Buenos Aires desde Plaza de Mayo hasta el Congreso, donde en los próximos días se iniciará la discusión del proyecto por la despenalización del aborto, una de las consignas centrales de la jornada de protesta.

“La sociedad tiene que transformarse para que las mujeres seamos igual de libres”, apuntó la activista que llevaba sobre el cuello un pañuelo verde, color que simboliza a la campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, un reclamo de vieja data en el país sudamericano que no ha logrado prosperar en el parlamento entre otros motivos por la resistencia de la Iglesia Católica.

Frente al Congreso, un grupo de artistas yacían en el piso tapadas con sábanas blancas. Cada una tenía pintura roja sobre el vientre, simbolizando las víctimas de abortos clandestinos.

“Mientras ustedes debaten, nosotras morimos”, decía un cartel colocado a los pies de una de las artistas.

Según un informe de 2016 del Ministerio de Salud de Argentina, se realizan entre 370 mil y 522 mil abortos por año, cifras que son estimativas por tratarse de una práctica clandestina.

Actualmente la legislación solo permite la interrupción del embarazo en casos de violación o peligro para la vida o la salud de la mujer.

“Paramos contra los despidos, el ajuste del gobierno y por aborto legal, seguro y gratuito. Paramos porque venimos a decirle basta a las violencias femicidas y travesticidas y a las violencias económicas y estatales que las sustentan”, expresaron a través de un documento las organizaciones sociales y políticas que impulsaron la marcha.

Según referentes del movimiento feminista, desde diciembre de 2015 el crecimiento del desempleo se ha cebado más con las mujeres, que además se han visto perjudicadas por la reforma del sistema jubilatorio.

La diferencia entre el salario medio de las trabajadoras argentinas y sus compañeros varones es de 27%, afirman referentes sindicales, pero sube a 35% en los trabajos más precarios. Además, las mujeres sufren dos o tres puntos más de desempleo que los varones.

El fuerte impulso del colectivo “Ni una menos” contra la violencia machista si bien logró imponer esta problemática en la agenda pública de Argentina, aún es alarmante la cifra de feminicidios.

El Observatorio de la Violencia contra las Mujeres Ni una Menos, perteneciente al movimiento la Matria Latinoamericana (MuMaLa), indicó que en 2017 se registró un feminicidio cada 29 horas en Argentina.

En México, en los seis primeros meses de ese año, hubo al menos cinco asesinatos de mujeres al día, según el Observatorio Ciudadano Nacional contra el Feminicidio, una federación de colectivos sociales que trabaja con datos oficiales.

Tal vez por eso mientras marchaban por el centro de Ciudad de México, el lugar más progresista del país -con aborto libre y mamografías o prueba de VIH gratis-, algunas manifestantes gritaban a quienes las miraban pasar: “Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente”.

“¡Nos queremos vivas!” insistían miles en la capital de un país donde la noticia de una mujer descuartizada y guardada en un refrigerador apenas fue noticia un día antes de ser desbancada por el siguiente asesinato.

Los feminicidios y la falta de justicia ante esto se han convertido así en un mal generalizado.

En Perú, cientos de mujeres se lanzaron a las calles de Lima para alertar sobre la ineficacia del sistema judicial y la policía que ha quedado en evidencia por su inoperancia en recientes casos de violencia contra la mujer. También exigieron políticas públicas para combatir la trata de personas.

A su vez, miles de mujeres chilenas recorrieron doce cuadras de Santiago hasta el palacio de gobierno de La Moneda, mientras en Paraguay activistas de movimientos políticos, campesinos y sociales se concentraron en la plaza de la Democracia.

“Basta a la violencia económica y estructural que sufrimos las mujeres. Somos las más explotadas y las que tenemos las peores condiciones laborales. Paramos por las oportunidades reales para salir de la pobreza”, expresó el movimiento Articulación #8MPY.

En coincidencia con la jornada de lucha, el Senado paraguayo aprobó un proyecto que fija en 50 por ciento el cupo de candidatas mujeres en los comicios internos de cada partido político.

En Guatemala, también durante la jornada, familiares reclamaron justicia por las 41 víctimas del incendio del Hogar Seguro Virgen de la Asunción. “Lo único que le queda es ponerle flores, hacer un homenaje y exigir justicia por su muerte”, comentó María Elizabeth Ramírez, a quien el fuego le arrebató a su hija Wendy de 15 años.

La mujer llevó flores y velas hasta la puerta de lo que fue el Hogar, que ahora está cerrado con poca presencia policial.

Las menores habían sido encerradas en una habitación tras haber escapado por malos tratos y prendieron fuego a colchonetas con fósforos que llevaba una de ellas. Sin embargo, la investigación del hecho no ha tenido avances debido a los recursos presentados por exfuncionarios investigados.

Por otra parte, decenas de miles de mujeres desfilaron por el centro de Montevideo, Uruguay, reclamando igualdad ante los hombres y no más violencia de género, entre otras consignas. Muchos hombres también participaron de la manifestación.

Otras marchas con reclamos similares se celebraron en las ciudades del interior del país.

La central sindical uruguaya decretó un paro general entre las 16 y las 22 horas como adhesión a la jornada internacional de la Mujer y para facilitar la participación en la marcha.

En Bolivia, que figura entre los países con más casos de violencia de género en la región, activistas irrumpieron en un evento de Naciones Unidas el miércoles y colgaron en el cuello de los asistentes, entre ellos el alcalde de La Paz, guirnaldas con papeles que contenían los nombres de mujeres víctimas de feminicidio.

Hasta el 6 de marzo, la Fiscalía de ese país contabilizó 28 feminicidios y 4.674 denuncias de violencia familiar. En 2017 se registraron 109 feminicidios.

En la capital y otras ciudades están previstas movilizaciones para este jueves.

En Ecuador, unas 600 mujeres que trabajan en la Asamblea Nacional, muchas de ellas legisladoras, suspendieron sus actividades para exigir mejoras salariales y equidad laboral. “Hoy estamos de brazos caídos y piernas cerradas”, dijo Mónica Alemán, presidenta del grupo parlamentario por los derechos de las mujeres.

En Quito, Guayaquil y Cuenca se registraron marchas con carteles alusivos a la fecha en medio de gritos por la igualdad y en contra del maltrato.

SinEmbargo


Brasil: Mais de 15 mil mulheres marcham contra retrocessos sociais

As ruas da capital de São Paulo foram mais uma vez ocupadas por centenas de mulheres ne 8 de março, Dia Internacional de Luta das Mulheres. Na avenida Paulista, região central, cerca de 15 mil participaram da marcha que, neste ano, pautou a defesa da democracia, da soberania nacional, da reforma agrária e se posicionou contra a proposta de reforma da Previdência.

A concentração aconteceu em frente ao Shopping Paulista por volta das 16h. Às 18h, as manifestantes partiram em marcha pela avenida.

Diversos partidos, sindicatos, organizações, entidades e movimentos populares e estudantis participaram da ação, bem como organizações de mulheres, entre elas, a Marcha Mundial de Mulheres, a Marcha das Mulheres Negras e a Marcha das Margaridas.

A primeira parada próximo ao metrô Trianon, em frente a uma das lojas da varejista Marisa. Lá elas denunciaram o trabalho escravo e repudiaram o posicionamento empresa, que apoiou o golpe contra a presidente Dilma Rousseff.

A marcha também reuniu diversas mulheres que não participam de organizações políticas. Uma delas é Ana Fediczko, que fez questão de levar as filhas para marcharem juntas. “A gente tem que educar essa geração pra fazer a diferença. Sou chamada de louca por trazê-las, mas acho que tenho que ensiná- las a lutar”, disse.

Cantora e feminista, Negra San também saiu às ruas neste 8 de março para denunciar os retrocessos sociais promovidos pelo governo golpista de Michel Temer (MDB). “Perdi o emprego depois do golpe contra Dilma e não consegui mais trabalho desde então. A dificuldade está em em ser negra e mãe também”, criticou.

As questões raciais também foi um dos motivos que levou a historiadora Giselle dos Anjos às ruas nesta quinta-feira. “As políticas conservadoras impactam na vida de todos os brasileiros, ainda mais nos grupos historicamente marginalizados, como as mulheres e os negros”.

Caracterizada de Frida Khalo, a estudante Raianny Martins também este presente denunciando o feminicídio no país. “Estou aqui para que elas parem de morrer todos os dias pelo simples fato de serem mulheres”, lamentou.

De forma pacífica, a manifestação em São Paulo terminou por volta das 20h em frente ao prédio da Presidência da República.

Brasil de Fato


Argentina: Medio millón de mujeres marcharon por el aborto legal y por la caída del patriarcado

“Aborto seguro, legal y gratuito”, fue la principal consigna que unió a medio mill de mujeres en el Congreso, este 8 de marzo. Los pañuelos verdes invadieron el centro porteño. Fue la segunda marcha internacional de mujeres; la tercera, en Argentina.

Desde el mediodía, las calles estuvieron ocupadas por miles de mujeres. Las organizaciones se acomodaban para ser parte de un momento histórico, mientras algunos desprevenidos automovilistas utilizaban la bocina cual chupete mal ubicado.

Desde Plaza de Mayo hasta el Congreso, se respiraba lucha. El aroma de las parrillas, el color de las banderas, la voz de los vendedores ambulantes, el improvisado merchandising. Los últimos detalles de la masiva movida se apuntaron sobre las 16 horas, cuando los alrededores de la Plaza, de la 9 de Julio y del Congreso ya eran intransitables.

Las 16 fue también el horario para asistir a la legendaria ronda de los jueves, de las Madres de Plaza de Mayo. Asociación Madres, liderada por una reaparecida Hebe de Bonafini, y Línea Fundadora, encabezada por la incansable Nora Cortiñas, dijeron presente, ahora y siempre. Ambas –que sirven de inspiración para muchas mujeres jóvenes- dieron emotivos discursos en coincidencia con los lemas de la marcha.

La CTA “de todxs”; El Partido Obrero, con una de las columnas más grandes; el MST, bajo el lema “juntas y a la izquierda”, Patria Grande; Mas; Izquierda socialista e independientes; CTEP, liderando a las organizaciones de la economía popular; Corriente Clasista y Combativa; Partido Comunista; Barrios de pié; mujeres sindicalistas del Sindicato de Televisión, Suteba, Cetera, Sadop, Sitraju; Peronismo 26 de Julio; las despedidas del hospital Posadas y muchas otras organizaciones más estuvieron presentes, además de una treintena de organizaciones feministas y de miles y miles de mujeres autoconvocadas.

Una columna de mujeres jóvenes, agrupadas en el CESMA, recorrieron desde temprano las calles del Centro, con distintos cánticos que se escucharon hasta en el tercer piso del edificio de ANSES, desde donde cayeron papelitos como si se tratara de una cancha de fútbol.

“Hay que encontrarse, reconocerse; que nos queremos vivas, nos queremos fuertes”, sonaba en una dulce guitarra, en la puerta de un organismo del poder judicial, donde también cantó Lucía D’Agostino. Otras canciones que sonaron fueron viejos hits de distintas marchas, aggiornados para la ocasión, como “unidad de las trabajadoras y al que no le gusta, que se joda, que se joda”. Como no podía ser de otra manera, también sonó el hit del verano, tanto en su versión original como en la adaptada: “Mauricio Macri, la yuta que te parió”.

Entre el merchandising más destacado, se encontraron puestos de libros feministas y remeras con diferentes motivos. Algunas de estas mostraban frases del estilo “La derecha apoyaría el aborto, si se llamara reducción de personal”; “Antes que histérica, histórica” y “Toda sororidad es política”. Otras, con fotos de Woody Allen, Roberto Petinatto, Kevin Spacey, bajo la leyenda “Matá a tus ídolos” o bien imágenes de la princesa de Star Wars, Leia Organa, acompañada del lema “El lugar de la princesa es la resistencia”.

“Mucho ‘cerrá las piernas’, poco ‘guardá la pija’”; “No nos saquen el derecho a envejecer con dignidad”; “Contra la violencia machista, resistencia feminista”; “Putas como Eva, yeguas como Cristina, negras como Milagro, locas como las Madres”; fueron algunos de los carteles elevados en la jornada. Además, hubo espacio para puestas artísticas como las del colectivo Aúlla, de mujeres artistas, que realizaron una performance conmovedora.

Sobre las 17, el calor de la tarde y los cuerpos no sexualizados fueron aliados para que muchos pañuelos verdes oficiaran de corpiños y otorgaran espacio a la piel, que sirvió de pizarra para las más variadas consignas: “Tocan a una, nos tocan a todas”; “Aborto legal, por si sale machito”; “Ni tuya ni yuta”, entre otras. También hubo mujeres que colgaban sobre el cuello fotos de femicidas o bien de víctimas de la trata de personas.

Sobre las 19, cuando el sol comenzaba a esconderse detrás del Palacio, todas las columnas confluyeron en las inmediaciones de la Plaza Congreso, donde se ubicaba el escenario, listo para la lectura del histórico documento.

La cantidad de mujeres que marcharon en la Ciudad -500 mil, según contaron desde la organización, que llegaron desde distintas partes del país- fue proporcional en la diversidad. Por eso, quedó claro que la consigna más importante para el feminismo en estos días es el aborto seguro, legal y gratuito. Se debate dentro del Congreso, se reclama afuera.

Tiempo Argentino