Alta Comisionada de DDHH en la ONU declara preocupación por situación en Colombia

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Kate Gilmore, considera preocupante el regreso en enero de este año a las hostilidades entre el Gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional -ELN-. Así lo declaró en la 37 edición del Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebrada hoy en Ginebra, Suiza.

“El Estado necesita hacer más que solo desplegar fuerzas de seguridad en estas áreas rurales críticas. También debe asegurar la dignidad de las personas en su vida cotidiana: garantizar el acceso a servicios esenciales, tomar medidas concretas para hacer realidad los derechos económicos, sociales y culturales de la población afectada, a fin de que la estabilidad material y el cambio positivo para estas comunidades se entreguen a tiempo antes de que ocurran asentamientos en esas zonas por grupos armados y criminales”, afirmó.

Durante la sesión del organismo internacional, Gilmore presentó siete informes sobre las violaciones de Derechos Humanos en las naciones de Burundi, Sri Lanka, Guatemala, Honduras, Chipre, Irán y Colombia.

Con respecto a la nación Suramericana, esta funcionaria señaló las dramáticas consecuencias que para la población supone la crisis de garantías para la vida que persiste e hizo un llamamiento a las partes para que reinicien los esfuerzos en pro de un alto el fuego duradero y permanente, así pidió que se establezcan negociaciones de paz efectivas entre ellos.

A su vez, reconoció que el problema de violencia del país es estructural y que se requiere más que una respuesta militar y policial para solucionar estos problemas.

Ante las declaraciones de la Alta Comisionada; la Embajadora-Representante Permanente de Colombia en las Naciones Unidas, Beatriz Londoño Soto, respondió lo siguiente:

El organismo internacional de Derechos Humanos mostró una gran preocupación por el aumento de los homicidios de las y los defensores. En 2017, 84 defensores y 23 miembros de organizaciones sociales fueron asesinados. El promedio semanal de homicidio de estos actores se duplicó durante las primeras seis semanas de 2018.

Según estudios realizados por la oficina del Alto Comisionado, la mayoría de las víctimas eran quienes exigían la implementación del Acuerdo de Paz logrado entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC-. En la mayoría de los casos, los autores intelectuales aún no han sido identificados.

Además, considera que los posibles resultados de las próximas Elecciones Presidenciales pueden generar dificultades ya que algunos candidatos han declarado que detendrán e incluso revertirán la implementación del Acuerdo de Paz, en caso de que ganen. En ese sentido instó y alentó al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a continuar siguiendo de cerca la situación en Colombia.

Algunos Estados reiteraron el apoyo al Proceso de Paz pero mostraron su preocupación. Suiza declaró preocupación por los asesinatos de defensores y líderes sociales y los representantes del gobierno español instaron a fortalecer la protección de los defensores de Derechos Humanos.

Colombia Informa