Bolivia garantiza reciprocidad en salud y Argentina dice que “no alcanza”

Bolivia garantiza reciprocidad con Argentina en la atención médica de inmigrantes

El presidente Evo Morales garantizó el miércoles al Gobierno de Argentina que Bolivia actuará con reciprocidad en la atención médica de inmigrantes, con lo que puso fin a una polémica mediática sobre una supuesta tensión bilateral debido a la renuencia de La Paz a suscribir un convenio en materia de salud.

“Los hermanos argentinos que viven en Bolivia van a tener el mismo tratamiento que los hermanos bolivianos que viven en Argentina, somos de la patria grande”, dijo al inaugurar un coliseo en la ciudad de Yacuiba, fronteriza con Argentina.

Morales oficializó esa información dos días después que medios argentinos reportaran una supuesta negativa de Bolivia para avanzar en un convenio de reciprocidad con Argentina sobre prestaciones médicas, hecho que fue desmentido esta jornada en La Paz por el canciller Fernando Huanacuni.

El jefe de la diplomacia boliviana dijo que se aplicará la reciprocidad en el área de salud y se adecuará la normativa interna del país para ese efecto.

Para Morales, la cooperación de Argentina es importante, ya que el vecino país transfiere conocimientos y tecnología en el campo de salud y asesora a Bolivia en la instalación de tres hospitales especializados para tratamiento del cáncer.

En febrero de 2016, la Agencia Boliviana de Energía Nuclear y la empresa argentina INVAP suscribieron un contrato para la construcción de tres centros de medicina nuclear en las ciudades de El Alto, La Paz y Santa Cruz, con una inversión superior a los 149 millones de dólares.

“Vamos a tener tres grandes hospitales, es una forma de trabajar conjuntamente, aprovechar la tecnología argentina para bien de la salud y de la vida y, por eso, los hermanos bolivianos que viven en Argentina no deben preocuparse”, aseguró Morales.

ABI


Sobre la Relación Bilateral en materia de salud con Argentina

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia, aclara que no ha recibido ningún proyecto de Convenio en materia de Asistencia Médica por parte del Gobierno argentino, habiendo recepcionado una nota verbal de la Embajada Argentina en La Paz, como un planteamiento general sobre la intención de “suscribir un Convenio”, documento transmitido al Ministerio de Salud para su consideración preliminar, que fue respondido haciendo referencia a la normativa vigente en nuestro país.

De igual manera, es necesario precisar que la agenda bilateral consensuada, fue revisada en detalle y de forma íntegra, en la Reunión Técnica Bilateral Bolivia-Argentina, realizada el 15 de enero de 2018 en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, no habiendo sido este tema incluido por la parte argentina.

El día de ayer, 26 de febrero, en reunión sostenida con la Viceministra de Relaciones Exteriores y el Viceministro de Gestión Institucional y Consular, el Embajador de la República Argentina, Normando Álvarez García, luego de ofrecer explicaciones por el manejo mediático del tema, expresó disculpas al gobierno de Bolivia por los inconvenientes ocasionados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia, hace conocer que en consecuencia al buen nivel de diálogo y respeto que caracterizan a la relación bilateral entre ambos países, se encuentra dispuesto a analizar cualquier propuesta que se plantee en el marco de la práctica diplomática y los mecanismos bilaterales creados para el efecto.

Cancillería de Bolivia


El Gobierno rechazó la respuesta de Bolivia por salud y espera un acuerdo “más amplio”

El gobierno de Evo Morales anunció este miércoles que está dispuesto a “adecuar” su legislación para brindar a los argentinos la misma atención médica que reciben los bolivianos en Bolivia, lo que implicaría que la misma sea gratuita sólo para aquellos comprendidos en los grupos de riesgo que en ese país acceden a servicios sin cargo en hospitales públicos.

Esa decisión fue anunciada por el ministro de Relaciones Exteriores del país del altiplano, Fernando Huanacuni, y busca paliar la controversia surgida luego de que el gobierno de Jujuy planteara cobrar a los extranjeros no residentes que cruzan para atenderse en los hospitales de la provincia fronteriza.

Sin embargo, la Argentina ya avisó que esa propuesta no alcanza.

Tras la declaración boliviana, el canciller Jorge Faurie dijo a El Cronista: “Vamos a tener que discutir algo más amplio”, porque “nosotros tenemos costos en los sistemas de salud nacional y provincial que deben ser atendidos”.

Comisión mixta para discutir el tema

Como gesto de distensión, Bolivia anunció el envío de una misión especial, en fecha a confirmar, para atender los requerimientos argentinos.

La reunión, a la que se espera que acudan funcionarios de Cancillería, el Ministerio de Salud y Migraciones, podría ocurrir luego del traspaso de mando en Chile, previsto para el 11 de marzo, y donde se espera que los presidentes Mauricios Macri y Evo Morales conversen al respecto.

“Nos debemos un diálogo más amplio del que hemos tenido últimamente. En octubre ya les planteamos un mecanismo de reciprocidad”, dijo Faurie a este diario, subrayando que la discusión se enfoca “al extranjero golondrina”, y que “no tiene ningún condicionamiento ideológico”.

“Los argentinos no van a atenderse a Bolivia, porque es diferente el nivel de desarrollo del sistema de salud de ellos al nuestro. Lo que les planteamos es que tenemos costos en los sistemas de salud nacional y provincial que deben ser atendidos”, insistió el canciller.

Discusión abierta con Paraguay y Uruguay

Al igual que sucede con Bolivia, la Argentina planteó la intención de fijar un mecanismo de reciprocidad a los gobiernos del Paraguay y del Uruguay.

Este jueves, el flamante embajador argentino en Asunción, Héctor Lostri, presentará sus cartas credenciales al presidente paraguayo, Horacio Cartes, y no se descarta que el tema surja en la mesa.

“Ellos reconocen que es un tema complejo, que tiene impacto, y que están dispuestos a discutir para hallarle solución. Pero siempre parten de la expectativa que la Argentina, como un país más grande y con recursos, muestre cierta flexibilidad para atender”, comentó Faurie, sobre la posición de los países limítrofes.

El Cronista


Desacuerdos en Cambiemos frenan la idea de cobrarles a los extranjeros

El proyecto de ley de un sector del oficialismo para restringir el acceso de extranjeros no residentes a los servicios de salud y de educación universitaria naufragó antes del inicio del año legislativo.

El destino de la propuesta del mendocino Luis Petri (UCR), acompañada por otros nueve diputados del radicalismo y de Pro, quedó sellado ayer en una reunión del interbloque de Cambiemos, en la que surgieron fuertes diferencias, en especial al interior de la bancada radical. El punto que despertó más rechazo en el ala progresista del bloque que preside Mario Negri es el de las restricciones en el acceso a la educación universitaria, a contramano de una de las banderas históricas del radicalismo.

Con Negri a la cabeza, unos diez diputados de la UCR cuestionaron el proyecto de Petri y le reprocharon no haber aclarado que era una propuesta “a título personal”. En la sala 1 del anexo, el mendocino respondió que era un tema en el que venía trabajando desde el año pasado y que solo había aportado una idea para el debate general.

El proyecto de Petri se conoció anteayer a la tarde, después de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se manifestó a favor de que se debatiera en el Congreso una solución a los problemas surgidos de la falta de reciprocidad en la atención sanitaria a ciudadanos extranjeros que residen en forma temporaria en nuestro país. El conflicto diplomático nació por una decisión del gobernador Gerardo Morales, en Jujuy.

El diputado por Mendoza tomó la delantera en el Congreso y enseguida captó la atención de los medios. La iniciativa mantiene como principio general el acceso igualitario a los servicios públicos de todos los inmigrantes, pero indica que si no existen condiciones de reciprocidad con el país de origen, el Poder Ejecutivo podrá establecer aranceles o compensaciones económicas.

La discusión interna arrancó anteayer en el grupo de WhatsApp del bloque radical. Josefina Mendoza, presidenta de la Federación Universitaria Argentina (FUA), criticó en duros términos el proyecto y reclamó que no se presentara como una propuesta de Cambiemos ni de la UCR. En la reunión del interbloque oficialista, un encuentro al que ni siquiera tuvieron acceso los asesores, tomó la posta Negri. Como había hecho la noche anterior en una entrevista televisiva, se manifestó en contra de cualquier restricción al acceso a la educación universitaria y pidió no alentar la xenofobia. “Paremos un poco la moto con cambiar la agenda todos los días porque la vamos a chocar nosotros la moto”, fue una de las frases de Negri que debió escuchar Petri. Enseguida se sumaron los radicales José Riccardo, Albor Cantard y Fabio Quetglas, todos con trayectoria en la política universitaria. Aportaron datos y cifras para rechazar la iniciativa. De los 1.600.000 estudiantes que tiene el sistema universitario público, solo 37.000 son extranjeros y el 90 por ciento de ellos son residentes.

Aunque los diputados de Pro siguieron la discusión como meros espectadores, en un momento también intervino Marcelo Wechsler, secretario general de la bancada que preside Nicolás Massot. Afirmó que en la nueva etapa que deberá afrontar el oficialismo en el Congreso, a partir de la decisión del Poder Ejecutivo de ceder la iniciativa, hará falta más coordinación y dejar de lado los individualismos.

Petri dijo que no tenía problema en quitar de la iniciativa el tramo referido a la educación universitaria. La idea del mendocino es seguir adelante con la regulación de la atención médica. Tras la discusión de ayer, solo alguna frase del Presidente en la Asamblea podría devolverle fuerza a la iniciativa.

La Nación


VOLVER