Chile: la presidenta Bachelet presenta el proyecto de la nueva Constitución a cinco días del traspaso de mando

Presidenta firma proyecto de Ley de Reforma Constitucional que establece una Carta Fundamental para Chile

Esta mañana la Jefa de Estado, Michelle Bachelet, junto a los ministros de Interior, Mario Fernández; de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre; de la Secretaría General de la Presidencia, Gabriel de la Fuente; y de la Secretaría General de Gobierno, Paula Narváez, firmó el proyecto de Ley de Reforma Constitucional que establece una Nueva Carta Fundamental para Chile, y que es resultado del Proceso Constituyente iniciado en octubre de 2015.

Entre abril y agosto de 2016 participaron 204 mil personas que dialogaron en Encuentros y Cabildos Ciudadanos. Y otras 17 mil personas que participaron en la Consulta Indígena Constituyente. “El resultado de ese diálogo fue procesado sistemática y respetuosamente por el Consejo Ciudadano de Observadores y el Comité de Sistematización, dando lugar a la entrega de las bases ciudadanas del Proceso Constituyente -aquí en La Moneda- en enero del 2017.Las bases dieron cuenta de los grandes anhelos y acuerdos que los chilenos aspiran a que sean los pilares de la Carta Magna que rijan nuestra vida común. A partir de esas bases, apoyados en la tradición constitucional chilena y en el juicio de connotados expertos, elaboramos, con la detención y madurez que exige una tarea de esta envergadura, el proyecto de Nueva Constitución que hoy día enviamos al Congreso Nacional”, señaló la máxima autoridad del país, al comienzo de su intervención.

Luego, la Mandataria se refirió al contenido del proyecto que ingresará hoy al Congreso: “En lo general, propone una nueva manera de comprender los derechos fundamentales y la estructura de poderes del Estado, y se sostiene en los valores basales de nuestra sociedad, como son los de la dignidad, la libertad, la igualdad, la solidaridad, el respeto de los derechos fundamentales de todos los seres humanos. Junto con ello, se propone un nuevo marco para la interpretación del texto constitucional, sobre la base del establecimiento de un Estado de derecho democrático y social, en el cual el Estado está al servicio de las personas y su finalidad es el bien común”.

También, enfatizó que “se reconoce a los pueblos indígenas como parte fundamental de nuestro orden constitucional, debiendo el Estado promover y respetar su integridad, sus derechos y su cultura. Al mismo tiempo, se reconoce el derecho a contar con representación parlamentaria en el Congreso Nacional y se hace cargo de nuestra deuda histórica con los pueblos indígenas, reconociendo sus derechos culturales y lingüísticos”.

Posteriormente, apuntó a los cambios que fortalecen el poder de la ciudadanía y la democracia, en que “toda persona vulnerada en sus derechos podrá recurrir ante cualquier tribunal ordinario de primera instancia y solicitar su tutela, cuestión que podrá ser apelable ante el Tribunal Constitucional. Así se establece un sistema que ubique en la misma posición a las libertades individuales, económicas y los derechos sociales en su consagración y amparo. Por otro lado, y en cuanto al régimen político, se fortalece el equilibrio entre el Poder Ejecutivo y Legislativo, se eliminan los quórums supramayoritarios de las leyes, por lo que sólo existirán la mayoría simple y la mayoría absoluta. El único quórum mayor a los anteriores será el quórum de reformas a la Constitución de 3/5”.

Al finalizar sus palabras, explicó las modificaciones en materia de justicia constitucional, donde “se elimina el control preventivo que pueda, hasta ahora, requerir una minoría ante el Tribunal Constitucional, y sólo se podrá controlar obligatoriamente ciertas leyes con un quórum de 4/5 partes, es decir, 8 de 10 ministros del Tribunal Constitucional. Y sólo cuando exista una clara y fuerte mayoría de acuerdos sobre la inconstitucionalidad de una ley, ésta podrá ser controlada por dicho órgano. Además, propone un nuevo sistema de nombramiento de los ministros del Tribunal Constitucional, con la intervención de los tres poderes del Estado”.

Prensa Presidencial


¿Cuáles son los principales cambios que traería la Nueva Constitución de Bachelet?

Luego que la presidenta Michelle Bachelet anunciara este lunes el envío del proyecto de ley que establece la Nueva Constitución en Chile, la mandataria pasó a firmar y presentar oficialmente la emblemática medida en La Moneda.

En aquella instancia, Bachelet detalló las modificaciones que el proyecto traerá consigo si llega a ser aprobado por el Congreso, pero algunas dudas quedaron por parte de la comunidad: ¿Cuáles son exactamente los principales elementos de la Nueva Constitución y cuáles son los cambios que causaría en Chile de ser aprobada?

En primer lugar, tiene como principal objetivo reencontrar a la sociedad chilena con la “tradición constitucional republicana, democrática y social, la cual fue interrumpida con el Golpe Militar y el proceso de elaboración de la Constitución vigente”, señala el resumen ejecutivo de la presentación del proyecto.

En ese sentido, la Nueva Constitución se basa en “la dignidad, la libertad, la igualdad, la solidaridad y el respeto de los derechos fundamentales de todos los seres humanos”.

Por lo mismo, uno de los primeros cambios es reconocer la existencia de las familias en sus diversas modalidades, a los pueblos indígenas como parte fundamental del orden constitucional y su participación en el Congreso, y que la salud y educación serán afectadas por tributo.

Fortalece los derechos tradicionales (igualdad, no discriminación, salud, educación, entre otros) y agrega otros nuevos como “el derecho al libre desarrollo de la personalidad, el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres, en especial la prohibición de discriminaciones en materia salarial, los derechos de los niños niñas y adolescentes, el derecho a la participación en los asuntos públicos, el derecho de acceso a la información que obre en los órganos del Estado y reconoce a las aguas como bienes nacionales de uso público”.

En caso de que uno de estos derechos sea vulnerado, un ciudadano podrá denunciarlo ante cualquier tribunal ordinario de primera instancia gracias a la nueva tutela universal de los derechos.

En tanto, el nuevo texto elimina los quórum supra-mayoritarios en el Congreso, por lo que sólo existirán la mayoría simple y mayoría absoluta, y también le otorga al organismo iniciativa legal en materia laboral, de seguridad social y en la creación de servicios públicos.

También establece audiencias públicas obligatorias en la Sala del Senado o la Cámara de Diputados para todos los nombramientos de autoridades, para aumentar así el control ciudadano de los órganos públicos.

Además, se contempla que el Estado pueda desarrollar una actividad empresarial “con autorización legal” y que el mandato presidencial sea de 6 años sin reelección en el período siguiente.

En relación al Tribunal Constitucional (TC), se eliminaría el control preventivo que actualmente puede requerir una minoría de esta institución.

Y propone un nuevo sistema de nombramiento de los Ministros del TC: la Corte Suprema llama a concurso público y elabora una terna, luego el Presidente de la República elige uno de los miembros de la terna y lo propone al Congreso Nacional; ambas cámaras deberán aprobar el nombramiento. A continuación, el Presidente designa al candidato que aprobó el Congreso.

Finalmente, también se crearía la Iniciativa Ciudadana de ley que podrá activar el 5% de los ciudadanos con derecho a sufragio.

Sin embargo, todas estas modificaciones dependen exclusivamente de que el proyecto de ley sea aprobado primero en el Congreso, para luego tener que ser aceptado en un plebiscito final por los ciudadanos.

Bio Bio


Éste es el proyecto de ley impulsado por Bachelet para establecer una nueva Constitución

Este martes la Presidenta Michelle Bachelet firmó el proyecto de ley para una nueva Constitución, a sólo cinco días de dejar el gobierno.

En el mensaje del documento -cuyo total es de 113 páginas-, la Mandataria expresó que tuvo la convicción “de que las instituciones políticas no pueden quedar rezagadas a los nuevos desafíos que impone la modernización democrática, y que somos precisamente los actores políticos quienes tenemos la responsabilidad de impulsar políticas que permitan la adaptación de las instituciones a los cambios que experimenta la sociedad”.

Como es el trámite regular, el proyecto fue ingresado esta tarde a la Cámara de Diputados, donde debería comenzar su trámite.

Con todo, el escenario de un nuevo gobierno encabezado por Sebastián Piñera hace complejo que el proyecto sea visto en el Parlamento en el próximo ciclo políticos.

Revisa el proyecto íntegro a continuación:

La Tercera