Colombia: triunfo del uribismo en las legislativas, denuncias de fraude e inicio de la carrera presidencial

Uribismo y Cambio Radical dan el golpe

Colombia decidió. Ayer quedó definido el nuevo Congreso de la República que tendrá que asumir, durante los próximos cuatro años, el reto de la representación política de todos los ciudadanos.

En una jornada marcada por la polarización, uno de los ganadores de este debate fue el Centro Democrático, en la medida que solo perdió una curul en el Senado de la República con relación al 2014.

Escrutado el 98,6% de las 104.126 mesas dispuestas en todo el país, la colectividad obtuvo una votación de 2.503.049, la cual le permitió lograr 19 escaños. Con esos resultados, la bancada uribista mantiene buena parte de su fuerza en la Cámara alta del Congreso, que fue la misma que le sirvió de resorte para hacerle una férrea oposición al presidente Juan Manuel Santos durante su periodo de gobierno.

También cabe resaltar que luego de los resultados obtenidos por el Centro Democrático, uno de los datos llamativos es que su cabeza de lista al Senado, el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe Vélez, se convierte en el parlamentario más votado de la historia del país con 868.211 sufragios, seguido del excandidato presidencial Antanas Mockus, que obtuvo 538.293 votos. Hace cuatro años, ese puesto lo ocupó el senador del Polo Democrático Alternativo, Jorge Enrique Robledo, quien sacó 191.764 votos.

El salto de CR

Otro de los grandes ganadores –quizá el principal– fue el partido Cambio Radical del exvicepresidente y hoy candiadto presidencial Germán Vargas Lleras.

La colectividad, que hace cuatro años logró tan solo 9 curules, pasó a tener 16 escaños en el Senado tras las legislativas de ayer donde llevaba 2.131.905 votos con el 97,8% de mesas escrutadas. De esta forma, Cambio Radical casi que duplica el número de curules obtenido en el pasado debate.

Se trata de una votación que podría signifcarle un importante impulso a Vargas Lleras de cara a la primera vuelta, aunque también dependerá de qué tan desgastadas hayan quedado las estructuras que ayer resultaron.

¿Y la agenda de paz?

Uno de los primeros interrogantes que surgen con esta nueva composición mayoritaria del Congreso por parte de la centro-derecha, es el futuro de la implementación normativa de los proyectos de paz que quedaron por fuera del denominado ‘fast track’. Cabe recordar que fueron precisamente el Centro Democrático y Cambio Radical los partidos que mostraron importantes reparos y rechazos a ese proceso.

Los tradicionales

Aunque en las encuestas que se realizaron durante buena parte del periodo preelectoral los partidos Conservador y Liberal fueron unos de los que menores niveles de aceptación registraron ante los ciudadanos, lo cierto es que con los resultados de este domingo se demostró que ambas colectividades tradicionales mantienen un importante fuerza. Esto, a pesar de que azules y rojos perdieran, respectivamente, 4 y 3 escaños en el Senado.

Escrutado el 97.8% de las mesas, el Partido Conservador obtuvo 15 escaños en la cámara alta –con una votación de 1.901.204–, mientras que el Liberal logró 14 sillas en la misma corporación, con 1.877.997sufragios a su favor.

Perdedor de la jornada

Quizá el más grande perdedor de la jornada fue el partido de La U, que con los resultados parciales pasó de dominar el Senado con 21 curules en 2014 a 14 escaños en las legislativas de ayer. Obtuvo una votación de 1.801.727, al haberse escrutado el 97,8 de las mesas.

Entre tanto, el partido Alianza Verde también dio la sorpresa, pues duplicó el número de curules, pasando de tener 5 sillas a hacerse con 10 en el Senado de la República durante estos comicios. Al haberse escrutado el 98.1%, la colectividad había logrado una votación de 1.308.868 sufragios. Por su parte, los partidos Polo Democrático y Mira, a los que muchos les vaticinaron la hora de su final por la imposibilidad de que pasaran el umbral electoral, lograron mantenerse y obtuvieron 5 y 3 curules respectivamente. El primero sacó una votación de 732.075 y el segundo otra de 497.411.

La Cámara baja

En cuanto a los resultados generales de la Cámara de Representantes, el Partido Liberal fue el que salió victorioso, pues se hizo con 35 de las 163 curules que les corresponden a los departamentos del país en esa corporación. Obtuvo una votación de 2.456.586 tras haberse escrutado el 98,3% de las mesas dispuestas en todo el país. Le sigue el Centro Democrático, que logró 32 curules con 2.368.013 sufragios. Luego Cambio Radical con 30 curules y una votación de 2.127.580. La U obtuvo 25 escaños con un apoyo de 1.825.703 papeletas. El Partido Conservador se hizo con 21 curules y sacó una votación de 1.806.858. La Alianza Verde sacó 9 escaños y 879.972 votos. El MIRA tiene 3 sillas con una votación de 580.920. El Polo, Opción Ciudadana y la llamada Lista de la Decencia obtuvieron cada uno 2 curules en la Cámara baja del Congreso con 442.158, 308.207, 262.165 votos, respectivamente. El grupo significativo de ciudadanos Colombia Justa, la Coalición Alternativa Santandereana y el MAIS se hicieron con una curul cada uno.

Las consultas

Durante la jornada también fueron elegidos dos nuevos candidatos presidenciales, que fueron quienes salieron victoriosos de las consultas interpartidistas.

Por los lados de la centro-derecha, Iván Duque logró obtener, con un 99,4% de mesas escrutadas, una votación de 4.029.917, superando a Marta Lucía Ramírez –1.536.007 votos– y a Alejandro Ordóñez –384.130–. Por los lados de la izquierda, el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro se hizo con la candidatura presidencial al obtener 2.845.863. Su contrincante, Carlos Caicedo, sacó 514.555 sufragios.

Desarrollo de los comicios

Estas elecciones legislativas tuvieron la particularidad de no contar con la presencia armada de las desmovilizadas Farc.

Así mismo, hubo un tibio, pero significativo gesto de la guerrilla del Eln, que a pesar de venir arremetiendo contra la infraestructura económica del país desde el 9 de enero pasado, cuando terminó el cese el fuego sostenido con el Estado, decretó hace un par de semanas un alto al fuego por cinco días, determinación a la que se sumó el grupo armado ilegal conocido como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), el mismo que desde hace varios meses ha dicho estar dispuesto a su desmovilización.

Quizás los hechos de orden público que sí tuvieron eco, porque impidieron el buen desarrollo de la jornada, se presentaron en el municipio de San Onofre (Sucre), en el corregimiento Boca Cerrada y en el municipio de Francisco Pizarro (Nariño), donde debido a manifestaciones de la ciudadanía se impidió el buen desarrollo de las elecciones. El caso más mencionado fue precisamente el de Francisco Pizarro, respecto del cual las autoridades señalaron que “hubo un choque con la Fuerza Pública por los saqueos registrados en la Alcaldía de dicha localidad”.

Fue una jornada en la que, como se esperaba, no se afectó el orden público por cuenta de los grupos ilegales; aunque el lunar se presentó por cuenta de la ausencia de tarjetones para las consultas interpartidistas, lo que terminó por ensombrecer la jornada electoral que culminó a las 4:00 de la tarde, impasse que se solucionó con fotocopias firmadas por los jurados, y que en todo caso sembró dudas acerca del proceso.

No obstante, el impasse que se solucionó con fotocopias firmadas por los jurados, y que en todo caso sembró dudas acerca del proceso.

En un principio, incluso, se llegó a plantear la posibilidad de ampliar por dos horas más la jornada electoral hasta las 6 de la tarde, cuestión que solicitaron algunos congresistas y gobernadores. La Sala Plena del Consejo Nacional Electoral, no obstante, emitió momentos más tarde su concepto e indicó que la hora del cierre de las urnas se mantenía para las 4 de la tarde.

En Barranquilla, por ejemplo, hubo denuncias de que los tarjetones para la consulta de derecha se habían agotado en los puestos de votación ubicados en los colegios Biffi, Don Bosco y La Enseñanza.

El Heraldo


Dificultades con el sistema biométrico habrían ocasionado fraude electoral: MOE

La Misión de Observación Electoral, MOE, dio a conocer el primer informe de observación, correspondiente a la apertura de la jornada electoral de las elecciones a Congreso de la República y Consultas Interpartidistas 2018, en el cual indicaron que los retrasos con la identificación biométrica generó casos de suplantación.

Alejandra Barrios, directora de la MOE, dijo que los retrasos en la identificación biométrica llevaron a que se presentaran delitos electorales como la suplantación de las personas que asistían a las mesas de votación.

“En los puestos de votación de Barranquilla Don Bosco y Manuel Zapata Olivella se reportó el ingreso de personas al puesto de votación, evadiendo mediante la fuerza el control biométrico”, añadió la directora.

Indicó que los observadores ubicados en los 32 departamentos reportaron que en el 94 % de los puestos observados las autoridades hicieron algún tipo de identificación de los jurados, ya sea por identificación biométrica o por otro método (preguntas a los jurados, verificación de documentos de identidad con preguntas para establecer pertenencia).

De igual forma, resaltó que los observadores informaron alta presencia de testigos electorales con publicidad alusiva a campañas, donde el 36 % de los puestos observados fueron reportados con esta irregularidad estando esto prohibido al ser proselitismo electoral.

La funcionaria manifestó que en el 19 % de las mesas observadas se encontró a jurados de votación con publicidad alusiva a campañas y resaltó que en comparación a elecciones anteriores bajó en 2 % el número de testigos con publicidad no permitida y bajó en 6 % el número de jurados con este delito electoral.

Con respecto a los inconvenientes presentados por la falta de tarjetones de la ‘Gran consulta por Colombia’ en algunos puestos de votación, Barrios resaltó en diálogo con RCN Radio que es “gravísimo que un solo ciudadano no pueda votar en un país que es democrático”, sin embargo, aclaró que se debe establecer cuál es el impacto de la situación en los resultados de la consulta interpartidista.

Finalmente, Barrios reconoció el cumplimiento del cese al fuego pactado por el ELN y en las horas de la noche la MOE dará a conocer el informe final de la jornada electoral.

El País


Así les fue a la Farc en sus primeras elecciones legislativas

Las elecciones legislativas que se desarrollaron este domingo en el país tenían un ingrediente particular: la aparición en los tarjetones del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, la antigua FARC, que durante más de 54 años combatió al Estado desde las armas.

El partido de la rosa, como lo han denominado su integrantes, alcanzó más de 50.000 votos en el Senado de la República, donde presentó 23 aspirantes, ubicándose como la tercera colectividad con menos sufragios, solamente por delante de ‘Unión con Fortaleza’ y ‘Sí Se Puede’.

Mientras que en la Cámara de Representantes sacó algo más de 32.000 votos, con apenas el 0,22 % de participación del total de la votación, que alcanzó más de 13,8 millones de sufragios, representando una primera incursión en la política con muy bajo nivel de para el electorado.

Aunque el balance es negativo en las legislativas, en cumplimiento de los acuerdos de paz alcanzados en La Habana, Cuba, tendrán diez curules en ambas corporaciones -cinco en Senado y cinco en Cámara- según lo determinó el Acto Legislativo 03 de 2017, donde se definió que estarán por dos periodos, es decir, ocho años.

Según la conformación de las listas, los senadores que tendrá el partido político de las FARC serán Iván Luciano Márquez Marín, Pablo Catatumbo Torres Victoria, Victoria Sandino Simanca, Julián Gallo Cubillos y Griselda Lobo Silva.

Para la Cámara de Representantes, la lista la conforman en Bogotá, Byron Yepes; en Antioquia, Olmedo Ruiz; en el Valle del Cauca, Marco León Calarcá; En Atlántico, Jesús Santrich; y por Santander, Jairo Quintero.

Desde el grupo político se mostraron agradecidos con los cerca de 80 votos que alcanzaron en ambas corporaciones y manifestaron que con las diez curules que tienen para este nuevo congreso estarán dando un debate centrado en la consolidación de la paz y la igualdad.

Desde la cuenta en Twitter de la colectividad se leyeron mensajes como: “Nuestra primera participación en las urnas nos de orgullo y nos fortalece en la construcción de la #ColombiaNueva, la #Paz y el buen vivir. Gracias por tantos mensajes de apoyo, con ustedes construimos #Unanuevaformadehacerpolítica”.

Jairo Cala, de la dirección general del partido y candidato a la Cámara de Representantes, agradeció a “los santandereanos y las santandereana por su valentía pese a todo un sistema que nos enseña”.

Otro de los mensajes enviado desde la red social del grupo resaltó que “hoy muchos de nosotros ejercimos nuestro derecho al voto por primera vez. Tengan la certeza que con las mismas ganas con las que asistimos a las urnas estaremos dando el debate desde el Congreso, desde los campos y ciudades”.

Finalmente, manifestaron: “Nuestro corazón está puesto en la consolidación de la #Paz, tengan la certeza de que con ese mismo amor y empeño seguiremos trabajando con las gentes del común en todo el territorio nacional”.

El Universal


Con 8 candidatos definidos, ahora sí arranca la campaña presidencial

En política lo bueno, al menos de labios para fuera, es que nadie pierde. A pesar de que los resultados sean grabados en piedra, cada candidato los interpreta a su manera. En las declaraciones, todos los protagonistas se muestran ganadores.

Después de los gritos de fraude, del presuroso conteo, del nerviosismo dentro de las campañas y de la agria confrontación en el ciberespacio por la jornada en la que se eligió un nuevo Congreso, este domingo se escribió un punto aparte. Hoy, lunes 12 de marzo, comienzan 77 días de vértigo. El 27 de mayo será la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Hay ocho candidatos en el partidor. Cinco abogados, dos economistas y un matemático. Seis hombres y dos mujeres. Y una paleta de colores ideológicos que cubre todos los espectros.

En orden alfabético son Germán Vargas Lleras (de 56 años de edad), Gustavo Petro (58), Humberto de la Calle (71), Iván Duque (41), Juan Carlos Pinzón (46), Piedad Córdoba (63), Sergio Fajardo (61) y Viviane Morales (56). Un nombre de estos será el sucesor de Santos.

Juan Fernando Londoño, director del Centro de Análisis y Asuntos Públicos, cree que los resultados de este domingo son “importantes” para cada uno de los aspirantes a gobernar en el periodo 2018-2022. “En estas primera horas, dice, se viene una guerra de interpretaciones, cada cual dirá lo que le convenga”, dice.

Sin embargo, anota, hay que esperar a que se decante lo que ocurrió este domingo. “Se había dicho que los candidatos de la derecha iban a barrer y que se quedarían con las mayorías del Congreso. Eso no pasó. ¿Por qué? “La derecha (Centro Democrático, conservadores y Cambio Radical) suma un 48 por ciento”, comenta.

“La jornada –explica Jorge Iván Cuervo, profesor de la Universidad Externado–, sirvió para posicionar los nombres de Duque y Petro ante los demás contendores. Haber participado en sus respectivas consultas les dio una visibilidad importante para lo que se viene ahora”.

Él, sin embargo, cree que es equivocado compararlos a ambos por los resultados de este domingo. “Eran dos consultas distintas, con condiciones disímiles”. En efecto. Para él, Duque procede de un partido con una robusta estructura nacional y con el liderazgo del expresidente Álvaro Uribe, la figura política más trascendental en el país en los últimos 16 años. En cambio, Petro hasta hace un tiempo no tenía un partido con personería jurídica y estaba inhabilitado por la Contraloría para ser candidato (por una sanción por 217.000 millones de pesos). “Ambos hasta ahora han demostrado que son muy buenos candidatos y que tienen el oxígeno para pasar a la segunda vuelta”.

“Nosotros estamos muy tranquilos. Hoy empezamos de verdad la campaña”, dice Luis Felipe Henao, formula vicepresidencial de Vargas Lleras. De hecho, las sensaciones que se veían entre su círculo más íntimo era de optimismo. Ellos hacen cuentas. En las elecciones pasadas, el candidato de Uribe (Óscar Iván Zuluaga) obtuvo siete millones y Marta Lucía Ramírez otros dos millones. “En total nueve millones. Ayer en la consulta retrocedieron. Sacaron seis millones”, dice Henao.

En cambio, en la sede del Partido Liberal, en el barrio Teusaquillo de Bogotá, había inquietud. “Es una paradoja. A De la Calle, el hombre que les quitó las armas a las Farc le están pasando una cuenta de cobro”, dice un integrante de esta colectividad que prefiere mantener su nombre en reserva.

Es verdad que a la luz de los resultados del plebiscito, a la mitad de los colombianos no les gusta el acuerdo de paz, pero también es cierto que el rosario de errores de esta campaña es enorme. “Es increíble que nuestro candidato a la presidencia no haya confeccionado la lista al Senado, se puso de número uno a un desconocido; César Gaviria rompió relaciones con Santos y no se la ha jugado a fondo por De la Calle, Juan Fernando Cristo se está acercando a Vargas Lleras y haber elegido a Clara López como fórmula vicepresidencial no sumó”, agrega.

En cambio, quien puede mostrar una sonrisa es Sergio Fajardo. “Pasamos a ser la segunda fuerza nacional derrotando a las maquinarias políticas de la corrupción. El Partido Verde y el Polo Democrático demostramos que se puede escoger a los mejores congresistas para los próximos cuatro años”, trinó su compañera de llave Claudia López al contar que obtuvieron diez senadores. “Lo que oxigena más a Fajardo es que Mockus vuelve a ser clave para llamar el voto de opinión. Es una figura con alta credibilidad en los sectores urbanos, lo que es definitivo”, dice Carlos Arias, politólogo de Estrategia y Poder.

En cambio, al menos por su ausencia en la jornada de este domingo y los resultados de intención de votos que muestran las encuestas, Córdoba, Morales y Pinzón se rezagaron. No es descartable que alguno arroje de un momento a otro la toalla y se sume a los favoritos. Vienen días de vértigo.

El Tiempo


El abstencionismo derrotó a todos los partidos políticos

Ni resultados históricos como la de Álvaro Uribe Vélez y Antanas Mockus, quienes se cuentan entre los senadores más votados de la historia de Colombia, consiguieron que el abstencionismo fuera inferior al 50 %. Y es que con más del 97 % de los votos escrutados, de 36.493.318 personas habilitadas, hubo 17.445.129 votantes.

En comparación con 2014, el abstencionismo es, hasta el momento, menor, puesto que mientras este año la cantidad de votantes fue del 47,8 %, ese año alcanzó el 43,58 %. Aun así, hay que tener en cuenta que para 2014, la cifra de personas habilitadas para votar fue de 32.835.856, es decir, 3,6 millones menos que para los comicios legislativos de este año.

Para las dos consultas interpartidistas que se realizaron este domingo, en las que ganaron Iván Duque y Gustavo Petro, 9.627.903 colombianos votaron: 6,1 millones para la de Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez, y 3,5 millones para la de Petro y la de Carlos Caicedo. Es decir, solo 26,37 % de los votantes pidieron el tarjetón para estos comicios, eso sí, teniendo en cuenta que solo se podía votar por uno.

Adicional a los que no votaron, se puede contar a los votos nulos y los votos no marcados, que también obtuvieron una cifra considerable. En el caso de las elecciones para el Congreso hubo 2.750.301 votos nulos y 1.392.274 votos no marcados. Mientras tanto, para las consultas los sufragios anulados alcanzaron la cifra de 136.012 y 193.220 sin ninguna marca.

Estos resultados, no se alejan mucho de la realidad colombiana, donde la abstención en elecciones ha sido una constante contra la que las autoridades han intentado combatir. Y los comicios en los que hubo más ausentes en las urnas, en los últimos años, fueron los del plebiscito para aprobar o rechazar los acuerdos de paz entre el Gobierno y la exguerrilla de las Farc. En esa ocasión hubo 34,8 millones de personas habilitadas, de las que solo votaron poco más de 13 millones, lo que supuso una abstención superior al 62 %.

Pero de este tipo de resultados, más que decir que solo muestran la desidia de los colombianos a la hora de participar en política, también se puede agregar que se trata de una manifestación los indignados, de los que no se sienten identificados con las opciones que se les ofrece o el desinterés de votar para elegir los miembros de instituciones tan desprestigiadas ante la opinión pública como el Congreso.

Para las dos consultas interpartidistas que se realizaron este domingo, en las que ganaron Iván Duque y Gustavo Petro, 9.627.903 colombianos votaron: 6,1 millones para la de Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez, y 3,5 millones para la de Petro y la de Carlos Caicedo. Es decir, solo 26,37 % de los votantes pidieron el tarjetón para estos comicios, eso sí, teniendo en cuenta que solo se podía votar por uno.

Adicional a los que no votaron, se puede contar a los votos nulos y los votos no marcados, que también obtuvieron una cifra considerable. En el caso de las elecciones para el Congreso hubo 2.750.301 votos nulos y 1.392.274 votos no marcados. Mientras tanto, para las consultas los sufragios anulados alcanzaron la cifra de 136.012 y 193.220 sin ninguna marca.

Estos resultados, no se alejan mucho de la realidad colombiana, donde la abstención en elecciones ha sido una constante contra la que las autoridades han intentado combatir. Y los comicios en los que hubo más ausentes en las urnas, en los últimos años, fueron los del plebiscito para aprobar o rechazar los acuerdos de paz entre el Gobierno y la exguerrilla de las Farc. En esa ocasión hubo 34,8 millones de personas habilitadas, de las que solo votaron poco más de 13 millones, lo que supuso una abstención superior al 62 %.

Pero de este tipo de resultados, más que decir que solo muestran la desidia de los colombianos a la hora de participar en política, también se puede agregar que se trata de una manifestación los indignados, de los que no se sienten identificados con las opciones que se les ofrece o el desinterés de votar para elegir los miembros de instituciones tan desprestigiadas ante la opinión pública como el Congreso.

El Espectador