Costa Rica: pifias y promesas sin cumplir quedan como saldo de la administración Solís – Por Hermes Solano

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

A lo largo de los 4 años el gobierno ha cometido errores que han generado mucha polémica y le han costado caro a Costa Rica. La última de ellas fue el fracaso del Gobierno para colocar $1.500 millones en bonos de deuda mediante contratos directos, que amenaza con encarecer los préstamos de los costarricenses.

Ese es solo uno de una larga lista de pifias que se han acumulado desde 2014 y que han tenido varios protagonistas en el gobierno, incluido el mandatario.

A mes y medio para que entregue la banda presidencial a Carlos o Fabricio Alvarado, Solís se marchará dejando muchas de sus promesas sin cumplir y con el rastro del caso de corrupción más grande en la historia del país: el cementazo.

Las pifias del gobierno no se limitan a la falla de 80 metros en la construcción de la ruta 257 que conecta la ruta 32 con la nueva terminal de Contenedores de Moín y que le costó al país alrededor de $14 millones. Carlos Villalta, ministro del MOPT en ese momento, aseguró que eso era solo una “pifia” y al día de hoy enfrenta una denuncia en el Ministerio Público por ese tema, junto con el actual ministro German Valverde.

Los primeros errores comenzaron a ser evidentes en octubre de 2014, 5 meses después de asumir el gobierno. El entonces ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, anunció que el Banco Citi iba a despedir a más de 700 empleados en el país. Esa era una falsa alarma… Jiménez vio algo en redes y se lo creyó, anunciando una noticia que era falsa y causó un clima de incertidumbre en el país.

Horas después de esa declaración de Jiménez, el gobierno salió a desmentirlo.

Jiménez fue protagonista de al menos una “pifia” más que terminó por costarle el puesto. En medio de la redacción del texto para la Ley de Radio y Televisión por parte del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Comunciaciones, y que generaba sanciones a los medios de comunicación por sus comentarios –lo que se conoció como ley mordaza- (otra pifia más) al ministro se le ocurrió ofrecerle una embajada al entonces exviceministro de ese ministerio, Allan Ruiz, quien terminó saliendo de su puesto, junto a la ministra Gisela Kooper.

Los errores presidenciales

Luis Guillermo Solís ha sido señalado por diputados y sectores como el responsable directo de la realidad que vive hoy Costa Rica y que tiene al país con un déficit fiscal alto y una economía resquebrajada.

El mandatario ha tenido muchos episodios críticos durante su administración. El principal señalamiento es respecto al cementazo, su falta de decisión y las responsabilidades que nunca quiso asumir.

En medio de eso, amenazó y descalificó a los medios y diputados que investigaron el caso y que hoy tiene a Juan Carlos Bolaños y Mario Barrenechea en prisión y a 5 sub gerentes del BCR con medidas cautelares. Además, a 4 funcionarios del Banco Popular y 2 empleados de Sinocem también con medidas cautelares.

“Ya los tengo identificados. Sé quiénes son. Tengo amigos en partidos políticos que me cuentan lo que están haciendo, lo que buscan y quién lo está financiando”, dijo el mandatario en agosto del año pasado.

Antes, en agosto de 2016, antes de una anunciada manifestación de taxistas, comenzó a circular un audio en el que al parecer Luis Guillermo Solís le pedía a gente cercana no salir al día siguiente porque la situación podría tornarse violenta y hasta con uso de gases lacrimógenos por parte de la policía para evitar bloqueos de calles.

Presidencia negó que fuera el presidente y dijo que fue un “imitador”. La DIS iba a investigar el caso, pero hasta el día de hoy, no hubo noticias al respecto sobre el supuesto responsable de ese audio.

El anuncio del Parque Discovery con bombos y platillos hecho por el mandatario, donde aseguró que se generarían miles de empleos fue solamente y hasta ahora, una ilusión tras un diferendo entre el socio local, la empresa Sun Latin America, y la transnacional Discovery Communications que prácticamente tienen detenido el proyecto.

En setiembre de 2016. Solís, mientras participaba de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, decidió abandonar el Plenario cuando el presidente del Brasil, Michel Temer comenzó su discurso. Lo hizo como protesta por la salida del poder de Dilma Rouseff, junto a los mandatarios de países como Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, lo que generó cientos de críticas en el país y en el resto de Latinoamérica.

Pifias de millones de colones

En estos 4 años hay otras pifias que han costado miles de millones de colones al Estado.

En el 2015 el Festival Internacional de las Artes fue un fracaso, luego de que se cancelaron 153 actividades artísticas de las 480 programadas. 31 fueron reprogramadas, según la Contraloría General de la República. En total se gastaron ¢639.297.188 en un evento que golpeó el ambiente artístico cultural y que recobró su valía hasta el año anterior.

Daniela Abarca | CRH

Otro de los proyectos que fracasó fue el llamado “Mi primer empleo”, llamado a darles trabajo a 10 mil personas, pero que no funcionó. Hasta junio del año anterior el gobierno le debía alrededor de ¢552 millones a las empresas que se apuntaron al proyecto, que colocó solamente a poco más de 1000 jóvenes.

Por último, la fallida refinería china con la empresa Soresco le está costando millones al país y podría costarle más. El gobierno decidió romper el contrato y China demandó a Recope, lo que lo tiene en un proceso de arbitraje internacional.

La empresa sigue “operando” y pagando millones. Por mientras la incertidumbre crece, la empresa conjunta demanda más de ¢30 millones mensuales para 8 empleados: 4 costarricenses y 4 chinos.

CR Hoy