Cuba rechaza la decisión de EEUU de mantener su embajada con el “personal mínimo”

Cuba califica de política la decisión estadounidense sobre su personal diplomático

Diplomáticos cubanos expresaron su rechazo a la decisión del Departamento de Estado estadounidense de mantener permanentemente la reducción del personal de su embajada en La Habana.

Esa decisión “responde a motivaciones políticas y no tiene relación alguna con la seguridad de sus funcionarios en La Habana”, dijo Carlos Fernández de Cossío, director de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

La misma, afecta en particular a los servicios consulares de los que dependen miles de ciudadanos obligados a incurrir en gastos suplementarios en la búsqueda de visas en terceros países, recordó Fernández de Cossío desde su cuenta en Twitter.

De acuerdo con el funcionario, el Departamento de Estado reintroduce el término “ataque” cuando sabe perfectamente que en Cuba no ocurrieron agresiones o actos deliberados contra diplomáticos estadounidenses.

“Es falso que el personal diplomático de la Embajada esté o haya estado en riesgo. Es falso que se haya permitido en Cuba o que pueda haber ocurrido en Cuba por parte de alguien alguna acción deliberada contra diplomáticos de los Estados Unidos”, insistió.

El Departamento de Estado norteamericano anunció esta jornada que se mantendrá de forma permanente la reducción del personal de su embajada en La Habana, pese a los llamados de varios grupos a permitir el regreso de diplomáticos y funcionarios.

Mediante un comunicado, la agencia federal informó que a partir del 5 de marzo entrará en vigor un nuevo plan de personal permanente mediante el cual la embajada operará con los trabajadores mínimos necesarios para desempeñar tareas consulares y diplomáticas básicas.

De acuerdo con el texto, el número de personas que quedarán en la legación será similar al nivel de personal de emergencia mantenido tras la orden de partida dada el 29 de septiembre, cuando Washington retiró a más de la mitad de sus funcionarios con el argumento de incidentes de salud reportados por estos.

“La embajada funcionará como un puesto no acompañado, definido como un puesto en el que no se permite residir a ningún miembro de la familia”, agrega el comunicado.

El anuncio se hizo pese a reconocerse en el propio documento que aún no existen respuestas definitivas sobre la fuente o la causa de los incidentes de salud reportados por los diplomáticos, a los que el Departamento de Estado sigue llamando “ataques”.

Además, la postura del Departamento de Estado ignora el llamado de una delegación bicameral del Congreso que visitó Cuba el mes pasado y abogó por la normalización del trabajo en la embajada en La Habana.

El grupo, encabezado por el senador demócrata Patrick Leahy, consideró un error la reducción de los funcionarios en esa legación, así como la expulsión de Washington DC de 17 diplomáticos cubanos.

Cuba niega enfáticamente cualquier relación con los alegados ataques, y una investigación con peritos en La Habana cuestionó si esos ataques realmente ocurrieron.

“El Departamento de Estado renueva el término ‘ataque’ cuando sabe perfectamente que ningún ataque y ningún acto deliberado ocurrieron en Cuba contra los diplomáticos estadounidenses”, aseguró el diplomático cubano.

Reiteró que ningún personal diplomático estuvo en riesgo.

“Estados Unidos tiene pruebas suficientes de que Cuba es un país seguro para los diplomáticos estadounidenses y de cualquier país, así como para los cubanos y para más de 4 millones visitantes extranjeros cada año”, agregó.

Cuba Debate


Embajada de Estados Unidos en Cuba operará con personal mínimo

El Departamento de Estado norteamericano informó que a partir del lunes 5 de marzo entrará en vigor un nuevo “plan permanente”, bajo el cual la Embajada de Estados Unidos en Cuba continuará operando con el “personal mínimo necesario para llevar a cabo funciones diplomáticas y consulares indispensables”.

Una nota oficial emitida por esa dependencia gubernamental apunta que la legación diplomática de Washington en La Habana venía operando desde el 29 de septiembre bajo el estatus de “orden de partida”, que implicó la paralización de los servicios consulares y que solo se mantuvieran las funciones esenciales de atención a los estadounidenses y casos de emergencia.

Este domingo se cumple el plazo de 180 días establecido para regresar su personal a la isla u oficializar la reducción, por lo que la administración del presidente Donald Trump optó por la segunda vía.

Además, precisa un comunicado del Departamento de Estado, la misión funcionará como un puesto sin acompañantes, que se define como una asignación en un país en el cual no se permite que residan miembros de la familia.

La excusa esgrimida una vez más es la permanencia de riesgos relacionados con los supuestos “ataques” contra funcionarios estadounidenses en la capital cubana.

Sobre la polémica con los incidentes de salud reportados, el Departamento de Estado añadió: “Seguimos sin tener respuestas definitivas sobre la fuente o la causa de los ataques, y hay una investigación al respecto en marcha”.

La decisión de Washington “responde a motivaciones políticas y no tiene relación alguna con la seguridad de sus funcionarios”, aseguró en la red social Twitter el director general de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío.

Cossío criticó que Washington continúe utilizando la palabra “ataque”, cuando “sabe perfectamente bien que ningún ataque ni acto deliberado ocurrió en Cuba contra sus diplomáticos”.

“Es falso que el personal de la Embajada esté o haya estado en riesgo”, dijo. “Es falso que se haya permitido en Cuba o que pueda haber ocurrido en Cuba por parte de alguien alguna acción deliberada contra diplomáticos de los Estados Unidos”, precisó.

Al respecto, puntualizó que el gobierno de Estados Unidos tiene evidencias suficientes de que Cuba es un país seguro para sus diplomáticos, y los de cualquier otro lugar del mundo, así como para los millones de extranjeros que visitan cada año la mayor de las Antillas.

Radio Cubana


Comunicado del Departamento de Estado de EEUU

Culminación de la Orden de Partida en la Embajada de los Estados Unidos en La Habana

DEPARTAMENTO DE ESTADO
Oficina del Portavoz

Para divulgación inmediata

2 de marzo de 2018

La Embajada de los Estados Unidos en La Habana ha operado bajo el estatus de orden de partida desde el 29 de septiembre de 2017, debido a ataques a la salud que han afectado a empleados de la Embajada de los Estados Unidos en La Habana. Este estatus alcanzará el máximo permitido de días el 4 de marzo.

El lunes 5 de marzo entrará en vigor un nuevo plan permanente de personal. La embajada continuará operando con el personal mínimo necesario para llevar a cabo funciones diplomáticas y consulares indispensables, de forma similar a los niveles de personal de emergencia mantenido durante la orden de partida. La embajada funcionará como una asignación sin acompañantes, definida como una asignación en un país en el cual no se permite que residan miembros de la familia.

Aun no tenemos respuestas definitivas acerca de la fuente o causa de los ataques, y hay una investigación en curso sobre los ataques. La salud, seguridad y bienestar del personal del gobierno de los Estados Unidos y sus familiares son una gran preocupación para el Secretario Tillerson y fueron un factor fundamental en la decision de reducir el número del personal asignado a La Habana.

Embajada de EEUU en Cuba


VOLVER