Demanda marítima: cierra primera ronda de alegatos y Chile se niega a negociar con Bolivia el acceso al mar

Chile advierte que acuerdo entre dictadores Pinochet y Banzer no es categórico

Los abogados chilenos expondrán nuevamente ante los jueces de la Corte Internacional de La Haya esta mañana, en medio del litigio por la demanda marítima boliviana.

Al igual que ayer jueves, los juristas que representan los intereses nacionales tendrán tres horas para argumentar y tratar de establecer que no habría obligación de negociar con Bolivia.

Sam Wordsworth, nuevamente reveló un intercambio de notas en 1950, asegurando que Chile nunca aceptó a través de ellas un compromiso vinculante de negociación.

El inglés recalcó que el tono de las conversaciones eran “amables”, que no indican un incumplimiento histórico y buscaron respetar el Tratado de 1904.

El abogado continuó con documentos de 1962, año en que según él, tampoco se estableció alguna determinación jurídica, pero sí que reconocía el problema boliviano, refutando lo señalado por Antonio Remiro Brotons, quien afirmó que Chile dio la espalda a la petición.

Wordsworth aseguró que nunca se ha negado a escuchar las demandas altiplánicas, sin embargo, sostuvo que no implica una obligatoriedad.

Acuerdo de Charaña

El expositor llegó a 1975, cuando los dictadores Augusto Pinochet y Hugo Banzer firmaron documentos para negociar soberanía marítima. Sin embargo, Wordsworth advirtió sobre el contexto y las intenciones que tenían ambos regentes en la época.

En esa línea, reveló que no hay antecedentes que indiquen que estos documentos fueron tratados en ambos países como un tratado.

“No hay acuerdo explícito o implícito sobre un posible acuerdo entre los jefes de Estado de ambas naciones”, manifestó, añadiendo que las negociaciones no prosperaron porque Bolivia no estaba dispuesta a una compensación.

En esta instancia Perú también tuvo una intervención, puesto que por un tratado con Chile, debe ser consultado por cualquier negociación que abarque la región de Arica.

En 1977, Banzer reafirmó que se había negociado en base a un intercambio territorial y en 1978 suspendió las relaciones diplomáticas.

Por ello, la defensa chilena argumentó que la negociación caducó, porque ya no hay objeto.

Primera jornada

Los argumentos nacionales durante la primera jornada buscaron desacreditar los bolivianos, apuntando a que la demanda incluyó textos “selectivos” alejados del contexto real.

Por ello, afirmaron que no existe ningún documento que establezca alguna obligación para negociar una salida soberana al mar.

Para los nacionales el Tratado de 1904 es clave y se debe respetar, ya que se fijaron los límites de manera permanente y perpetua.

Radio Bio Bio


Sigue en vivo la jornada de alegatos en la Corte de La Haya


Evo considera que los alegatos de Chile estuvieron “llenos de contradicciones”

Tras la presentación de la primera ronda de los alegatos orales de Chile en La Haya, el presidente Evo Morales aseguró que ninguno de los argumentos planteados por los juristas que representan al vecino país melló la postura que presentó Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), más al contrario fortalece la demanda.

“Ningún abogado o agente chileno ha demolido todas las pruebas que han presentados nuestros abogados”, manifestó Morales.

Asimismo, Morales consideró que la primera jornada de participación de Chile estuvo llena de contradicciones. 

El mandatario puntualizó que Chile califica a las notas de intercambios como “charla de amigos”. “¿Acaso un documento, escrito y firmado por altas autoridades ofreciendo a otro país soberanía territorial puede ser considerado una charla de vecinos?”, cuestionó Morales.

Asimismo, indicó que Chile plantea que el Tratado de 1904 resolvió todos temas territoriales entre ambas naciones, sin embargo reconocieron que existieron compromisos sobre el tema marítimo que están fuera de este pacto de paz.

Morales manifestó que la defensa chilena hizo constante referencia al Tratado de 1904, sin considerar que este acuerdo es incumplido porque no garantiza el libre tránsito ni de personas, ni de mercadería. “Ha sido un permanente freno de nuestro desarrollo económico”, añadió.

Tras los alegatos orales el lunes y martes de Bolivia, Chile respondió este jueves y seguirá el viernes.

El equipo chileno afirmó hoy que “debe rechazarse” la demanda boliviana de negociar un acceso soberano al océano Pacífico, al ser “insustentable” pues las fronteras de ambos países quedaron definitivamente fijadas en un tratado de 1904.

El Presidente dijo que Chile eludió referirse al origen del conflicto, el cual es la invasión de Antofagasta en 1879. “Indirectamente reconocen ese problema de fondo”.

Más al contrario, Morales saludó las expresiones de los juristas que representan a Chile porque reconocieron que en el pasado hubo una decisión política de otorgar un acceso soberano de Bolivia al mar.

Una segunda ronda, prevista la próxima semana, pondrá fin a esta fase el 28 de marzo, la última antes del fallo de este tribunal de la ONU previsto entre seis a ocho meses.