Demanda marítima: inicia la ronda final de alegatos y Chile adelanta que rechazará cualquier propuesta de Bolivia

Remiro Brotons: “Ni Dios ni la corona española le otorgaron el Litoral boliviano a Chile”

Antonio Remiro Brotons, abogado del equipo boliviano, fue directo a Chile al inicio de su intervención al decir que “ni Dios ni la corona española le otorgaron el Litoral boliviano; la fuerza le otorgó ese acceso violando un tratado vigente”. Al igual de Payam Akhavan le recordó los compromisos que asumió el vecino país y que ahora no quiere cumplir, pero además, metió a Perú para recordarle a Chile lo que ellos ahora consideran como válido.

“Chile usó en el juicio contra Perú una serie de documentos a los que llamó tratados y ahora dice otra cosa”, aclarando que en el juicio de ambos países, también ante la corte, Chile recurrió a validar tratados que ahora intenta no hacer válidos ante Bolivia. “Deben ser coherentes y cumplir con sus compromisos, fiel a su presentación en la corte, en la que dice que respeta el derecho internacional”, añadió.

Pero además, recordó el intercambio de textos entre bolivianos y chilenos en 1950 en el que se consensúa entre ambas partes en negociar un acceso soberano al mar. “Ellos rechazan los documentos presentados por Bolivia; eso me parece temerario”, añadió. Tal como sucedió en sus anteriores presentaciones, el español Remiro Brotons no se guardó nada y volvió a recordar los incumplimientos trasandinos.

“Bolivia entiende que el derecho diplomático es perfectamente compatible con la creación de los derechos y obligaciones. El lenguaje diplomático y el lenguaje jurídico no se dan la espalda”, dijo, antes de referirse al acuerdo de Charaña (abrazo entre Hugo Banzer y Augusto Pinochet), diciendo que ese acuerdo tiene el valor de un tratado “dejando en claro que su principal objetivo era negociar un acceso soberano al mar”.

“El fracaso de las conversaciones no supuso un fin , sino una evolución de las mismas”, cerró antes de darle paso a la británica Amy Sander.

El Deber


Comienza la réplica oral en La Haya con posiciones optimistas de Bolivia y Chile

Con posiciones optimistas expresadas por parte de las principales autoridades de Bolivia y Chile, aunque con marcadas distancias en sus fundamentos, este lunes comienza en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) la fase de réplica oral en el juicio marítimo que comenzó hace cinco años.

El presidente Evo Morales encabeza el equipo boliviano y este domingo, tras llegar a La Haya, sede de la CIJ, expresó ese optimismo en un mensaje publicado en su cuenta en Twitter. “Ya estamos en La Haya, Holanda, sede del Palacio de La Paz, con confianza y esperanza, acompañados por la fuerza de la Pachamama, los achachilas y con Dios. Con la fuerza de la razón, la verdad y con dignidad para volver al Océano Pacífico con soberanía”, escribió.

Este lunes, al ingresar al Palacio de la Paz junto al equipo de Chile, el canciller de de ese país, Roberto Ampuero, hizo una escueta declaración a la prensa, en la que también expresó optimismo por parte de su país.

“Nosotros siempre muy tranquilos, muy seguros de nuestro planteamiento, muy seguros de lo que es la historia, muy seguros de lo que es la verdad…Subrayando sobre todo la importancia de algo que nos une mucho con los bolivianos y que nos da estabilidad, certidumbre y seguridad, que es el respeto irrestricto al Tratado de 1904”, declaró.

El sábado, el presidente Morales denunció que en los alegatos de defensa, Chile pretendió en la CIJ amedrentar y tergiversar la demanda, donde Bolivia pide que cumpla sus compromisos para una salida al mar con soberanía.

“Siento que quieren amedrentar al mundo entero, tratando de tergiversar nuestra demanda, confundir a los pueblos del mundo y a la Corte Internacional de Justicia, como si la demanda fuera contra el tratado de 1904”, precisó en alusión a los alegatos de defensa de Chile, informó la agencia gubernamental ABI.

Dejó establecido que la demanda no es contra el Tratado de 1904, sino para pedir que Chile cumpla con sus compromisos y ofrecimiento a Bolivia.

Agregó que “después del Tratado de 1904, en 1920 Chile ofreció una salida al mar con soberanía y no ha cumplido”.

Acotó que en 1950, independientemente de ese tratado, Chile ejerció una política de dilación, de distracción sobre todos los ofrecimientos que hizo a Bolivia.

“Hemos debatido bastante con el equipo jurídico nacional e internacional y no se trataba de hacer una demanda sobre el tratado de 1904, sino que Chile solo cumpla con las promesas, los ofrecimiento y acuerdos diplomáticos”, afirmó.

Además de las 11 resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA), tres de los cuales aprobados por Chile, que demuestra que toda América pedía que Bolivia tenga su salida al mar, un puerto propio en el Océano Pacífico, pero no se cumplió, enfatizó.

Instó a los profesores orientar a los estudiantes, porque cuando era niño se hablada de la Guerra del Pacifico, “no era una guerra, era una invasión que nos quitó la salida al mar”.

Añadió que entre los documentos, hay “cuatro constituciones chilenas que reconocen que Bolivia tenia salida al mar, ahora desconocen, por eso, estamos con la razón, con la verdad pidiendo a la CIJ que nos de salida hacia el Pacifico”, afirmó.

La Razón


Chile pedirá a la Corte rechazar todas las alternativas que propone Bolivia

Este lunes a las 14 horas, poco después de que Bolivia finalice la presentación de su caso ante los jueces de la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya, el agente de Chile, Claudio Grossman, definirá junto al canciller, Roberto Ampuero, el orden y el tiempo en que responderán el miércoles los abogados chilenos.

El domingo en la mañana, en el Hotel Hilton, donde están alojados los miembros de la delegación y el equipo de juristas que representan a Chile, se les indicó a todos los asesores principales y abogados volver de inmediato desde la Corte, apenas terminados los alegatos de Bolivia, para asistir a una reunión plenaria a las 14 horas en el segundo piso del hotel.

Allí se tomará la decisión de modificar o mantener la estructura que ya está prevista con antelación, dependiendo de los argumentos con que podría sorprender Bolivia.

Durante todo el fin de semana, los asesores principales de Chile trabajaron en la elaboración de minutas sobre aspectos específicos de los alegatos que han preparado los abogados extranjeros. Las minutas se enviaban por correo electrónico, pero codificadas para evitar hackeos y filtraciones. En forma paralela, Grossman se reunió por la mañana y en la noche, de manera bilateral, con cada uno de los abogados extranjeros que representan a Chile para discutir con ellos sus textos.

Se formaron cinco grupos de trabajo, divididos por temas, lo que dio algunas luces de lo que podrían ser los alegatos de Chile. Uno de los grupos, en el que participan el excanciller Heraldo Muñoz, Claudio Troncoso, Alberto van Klaveren, entre otros, ha estado revisando elementos de carácter político para incorporarlos en el discurso con que el agente Claudio Grossman cerrará la argumentación de Chile.

Grossman redactó el texto hace más de un mes, pero dejó en su estructura espacios para incorporar aspectos nuevos. Lo mismo ocurrió en su discurso inicial, cuando, el día anterior a exponer en la Corte, metieron el polémico tuit del Presidente Evo Morales en el que decía que “Antofagasta fue, es y será boliviana”.

En la delegación chilena dan por descontado que Grossman cerrará los alegatos con varias referencias políticas sobre el origen de la demanda boliviana y la situación política de Bolivia.

Otro de los temas de trabajo se refería a la OEA y las 11 resoluciones que emitió el organismo entre 1979 y 1983.

En la delegación no ocultaban su preocupación por las intervenciones de algunas autoridades chilenas del régimen de Pinochet, en el seno de la OEA, en que se habla de la existencia de un tema pendiente. Bolivia está obligada a exhibir evidencias, y es en el tema de la OEA donde podrían salir algunas “frases desafortunadas”, admiten en el equipo de la defensa, aunque, de inmediato, añaden que para esos casos “Chile está preparado”. Mónica Pinto, la jurista argentina, sería la llamada a responder a Bolivia sobre esta materia.

Las resoluciones de la OEA, además -reconocen en el equipo-, abren una ventana para que algunos jueces de la Corte se vean tentados de acoger en parte la solicitud de Bolivia de que se aplique justicia y no solo el derecho internacional. Eso es precisamente lo que buscaron Vaughan Lowe y Amy Sander en favor de Bolivia durante los alegatos.

Lowe marcó el piso de lo que aspira Bolivia, que simplemente se les recomiende a Chile y Bolivia retomar el diálogo, en el marco de las resoluciones de la OEA, las que nunca han exigido una salida al mar con soberanía.

Delegación parlamentaria

El domingo, al recibir al grupo de parlamentarios chilenos que acompañará en la segunda ronda de alegatos a la defensa -integrado por los senadores Andrés Allamand, Isabel Allende, Ricardo Lagos, y los diputados Issa Kort y Vlado Mirosevic-, Grossman le dejó en claro lo que pretende la defensa: no dejar ningún espacio para que la Corte vaya a sentirse con la facultad de concederle algo a Bolivia, por mínimo que sea.

El equipo jurídico boliviano estaba esperando la llegada del Presidente Evo Morales para darle a conocer lo que será la última argumentación. El Mandatario llegó a La Haya cerca de las 16 horas y de inmediato se trasladó a la sede de su embajada, donde ya lo esperaban los abogados, sin hacer declaraciones a los medios chilenos. Antes de viajar, Morales dio una entrevista al diario El Deber de Santa Cruz, donde manifestó que ya tiene varias propuestas que hacer a Chile si es que el fallo les es favorable.

Aunque no lo mencionó, en Bolivia se afirma que una de las propuestas en las que piensa Morales es un enclave en la costa, unido por un túnel para evitar romper la continuidad de la frontera chileno-peruana.

Tras la reunión, el español Antonio Remiro Bretons confirmó a La Tercera que alegaría en la jornada de este lunes -que se inicia a la 5 horas de Chile-, lo que significaba que volvería sobre la acumulación de hechos y declaraciones que, según Bolivia, obligan a Chile a negociar una salida soberana.

Todos los cálculos de Chile apuntaban a que Bolivia se jugaría todas sus cartas por conseguir una posición intermedia de parte de la Corte, por lo que insistirían en presentar dos tesis, que a primera vista parecieran ser contradictorias, por lo que volverían a plantear que Chile se obligó a una negociación de resultado, es decir, que solo puede terminar cediendo una salida soberana al mar. Pero al mismo tiempo, reiterará que Chile tiene una obligación de negociar de buena fe, pero sin resultados predeterminados.

La Tercera


VOLVER