Aún nos faltan 3 – El Universo, Ecuador

Contexto Nodal
El 26 de marzo, el periodista Javier Ortega, el reportero gráfico Paúl Rivas y el chofer Efraín Segarra, trabajadores del diario El Comercio de Ecuador, fueron secuestrados en Mataje, provincia Esmeraldas, en la frontera con Colombia. Este jueves, el canal colombiano RCN informó haber recibido fotografías en las que presuntamente los periodistas se encuentran sin vida. El presidente Lenín Moreno se retiró de la Cumbre de las Américas y les dio un plazo de 12 horas a los captores para que entreguen una prueba de vida.

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El presidente Lenín Moreno regresó anoche con urgencia desde Lima y, en rueda de prensa, dio un plazo de 12 horas a los secuestradores del equipo periodístico de El Comercio para que presenten una prueba de vida, caso contrario, actuará contra esos grupos del narcotráfico, dijo. Esto cerró la angustiosa jornada que el país entero vivió por la difusión de unas fotos enviadas al medio de comunicación colombiano RCN, que confirmarían la veracidad del supuesto comunicado emitido antes por el frente Oliver Sinisterra, disidente de la exguerrilla de las FARC.

Por la mañana, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había emitido una resolución dirigida a los gobiernos de Ecuador y de Colombia para que adopten las medidas necesarias para salvaguardar la vida e integridad personal de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra.

En el comunicado, el frente Oliver Sinisterra se refirió a que el Gobierno de Ecuador no había querido aceptar sus demandas y citó acciones militares ordenadas por los gobiernos de Ecuador y Colombia, que estos negaron haber realizado.

La Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH) manda: “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona” (art. 3). Ecuador y Colombia deberán aclarar la situación y, acatando la resolución de la CIDH, crear las condiciones para garantizar el libre desarrollo de las actividades periodísticas.

El Universo


VOLVER