Colombia: Comenzó la Feria del Libro de Bogotá con Argentina como país invitado

Colombia: inicia la Feria del Libro de Bogotá con Argentina como país invitado

Desde hace una semana, cientos de trabajadores se encuentran laborando en las instalaciones de Corferias en Bogotá para tener hoy todo preparado para la edición 31 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo 2018).

Será una edición que tendrá dos días más de lo habitual y se extenderá hasta el 2 de mayo bajo el lema ‘Siente las ideas’, donde el amor, la alegría, el miedo, la culpa y la rabia, entre otras emociones, serán el eje temático sobre el cual girará su programación cultural.

Además y por primera vez, se tendrán salones especializados de ilustración, cine, ciencia y digital. Sumado a ello, los amantes del fútbol también contarán con una buena cantidad de eventos.

La Filbo, organizada por la Cámara Colombiana del Libro y Corferias, contará con más de 1600 eventos culturales, académicos y profesionales en los cuales todos los actores de la cadena del libro presentarán sus novedades editoriales al público visitante.

Se tendrán las franjas conocidas como Conversaciones, la Filbo; así como, ¡Que viva la música!, un espacio dedicado a conversaciones sonoras con melodía, armonía y ritmo; ‘Palabras para la reconciliación’, una serie de charlas que tienden puentes entre distintos puntos de vista sobre la paz y la reconciliación; ‘Libros para comer’, donde las letras se mezclan con los ingredientes esenciales de la cocina; ‘Filbo Niños’, dedicada a los pequeños lectores y a sus padres; ‘Filbo Jóvenes’, para los lectores de las nuevas generaciones con sus gustos y formatos; y ‘Más formas de leer’, charlas pensadas desde la accesibilidad y el diseño universal.

De la misma manera, se contará con novedades como ‘Filbo Ciencia’, para los amantes de este tipo de temas, los mismo que los de la filosofía, la astronomía y la física, entre otros. Además, se contará con ‘Filbo Fútbol’ que abordará una serie de eventos alrededor del deporte más popular el mundo, en el marco de la Copa Mundial de Fútbol 2018 que se avecina.

“Me gusta creer que a la gente que viene a la FILBo le pasan cosas. Los visitantes salen de las charlas con algo nuevo cada vez, algo distinto, una reflexión, un encuentro, un diálogo inesperado. Luego de visitarnos regresan a casa con una curiosidad, que gracias a los libros y sus autores, pueden seguir cultivando durante todo el año”, afirmó Sandra Pulido Urrea, directora de la Filbo.

Vuelve Argentina

Argentina, potencia literaria del continente, vuelve a Colombia como país invitado de esta feria, esto después de 24 años, y su llegada se da con una delegación compuesta por más de 40 participantes, entre autores y artistas de otras disciplinas, que llenarán de vida los 3000 metros cuadrados del clásico pabellón cuatro de Corferias. Allí se expondrá lo mejor de la cultura y la industria editorial del país.

Para retratar los mejores momentos de esta edición de la Filbo, nadie mejor que el argentino Daniel Mordzinski, reconocido fotógrafo de escritores, quien será el fotógrafo oficial de esta edición por segundo año consecutivo donde se espera la presencia de grandes y chicos.

El Pais


31 años de la Filbo

Hubo un momento, hace ya varios años, en el que la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo) era un modesto evento cultural puesto en escena en el enorme espacio de Corferias. Pero, gracias a una serie de directores y programadores de primer orden, ha llegado hasta nuestros días como mejor podía llegar: como una gran feria que ya se ha acostumbrado –y sus expositores y sus públicos también lo han hecho– a las visitas de los escritores del mundo, a las cataratas de novedades de editoriales de todos los tamaños y todos los propósitos, a las conferencias de fondo para los lectores y para los expertos.

La Filbo, que está cumpliendo 31 años este 2018, es un festival literario, una suma de escaparates de lanzamientos, una rueda de negocios en la que los scouts se encuentran con los autores y un congreso de promotores del libro y de la lectura. La Filbo es un punto de encuentro para las familias colombianas, como lo ha sido desde un principio, pero también ha pasado de ser una feria seria –que descubre su importancia– a ser además una feria que parte de la base de la autoridad que se ha ganado con el paso de las ediciones y no le teme a traer escritores de todos los géneros y artistas de todas las disciplinas.

Estarán presentes esta vez –para solo citar las más largas trayectorias– autores como Piedad Bonnett, Roberto Burgos, Ivar Da Coll, Darío Jaramillo Agudelo, Lidia Jorge, Camilla Läckberg, Jonathan Levi, Diamela Eltit, Catherine Millet, Jorge Orlando Melo, Robert Redeker, Laura Restrepo, Yolanda Reyes, Daniel Samper Pizano, Miguel Torres, Mario Vargas Llosa e Irvine Welsh. Y vendrán a una Colombia en la que, según la nueva Encuesta Nacional de Lectura, el promedio de lectura de la población total es de 2,7 libros por año.

La encuesta –un trabajo del Dane, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de las Tecnologías y la Información, las secretarías de Cultura de Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, acompañados por el Cerlac y la Biblioteca Nacional– dio paso a cierta controversia porque reveló cifras novedosas como el número de libros leídos por los colombianos que sí leen (5,1) y que viven en ciudades (5,8), pero, más allá de los afanes por mostrar resultados y de las interpretaciones, es innegable que –así vaya lento y siga siendo muy poco– nuestro interés por la lectura ha estado creciendo.

No en vano, esta nueva edición de la feria, como ha venido sucediendo en los últimos tiempos, es esperada como uno de los eventos principales que se llevan a cabo en Colombia: como el Festival Iberoamericano de Teatro o el Festival de Cine de Cartagena. Puede haber discusión en torno a las cifras de lectura, pero no frente al hecho de que este acontecimiento cultural ya tiene hace años un espacio reservado en las vidas de cientos de miles de bogotanos y colombianos.

El interés por el libro no ha decaído. Es una realidad que entre las nuevas generaciones hay cada vez más lectores que no le temen al viejo mundo de la cultura, sino que están dispuestos a recrearlo en todas las plataformas y con todas las herramientas de estos tiempos. En un país en el que tantos titulares son golpes, la Filbo es la noticia de que nada está perdido.

El Tiempo


¿Qué novedades trae este año la Feria del Libro de Bogotá?

Termina la edición de una Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo) y de inmediato se pone en marcha todo el proyecto para la próxima edición, cada vez más grande, con muchos más eventos e invitados, pero en especial, con una descentralización de la misma.

Esto está sucediendo en la Filbo, que tendrá su edición 31 del 17 de abril al 2 de mayo, contando con dos días más de feria y con más de 1.600 eventos programados en sus 16 días.

Detrás de toda esta organización se encuentra Sandra Pulido como directora de la Filbo, y Andrés González, jefe de proyecto de Corferias para la FILBo.

¿Cómo ha sido el trabajo con Argentina como País Invitado de Honor?

Sandra Pulido: Contamos con la participación de Argentina que tiene un Ministro de Cultura que viene de los libros, que conoce bien de la industria editorial y sabe bien de la importancia de la Filbo, por lo que su apoyo ha sido total.

Andrés González: La industria editorial argentina es gigante y envidiable, realmente es otro mundo del cual tenemos mucho para aprender.

¿Cómo se hizo la invitación?

Andrés González: La invitación la hace la Cámara Colombiana del Libro con mucha antelación, donde se involucran temas de Cancillería. La dimensión de la feria y del país invitado es un tema mucho más complejo, delicado, en el cual se involucran varias entidades.

En el 2017 pasado vivimos el Año Francia-Colombia, por lo que Francia fue el invitado a la feria, y ahora Argentina, que como han visto, ha tenido una fuerte presencia cultural este año en el país. Ellos vieron que el mejor escenario para mostrar todo lo que están haciendo es la feria del libro y desde hace seis meses venimos trabajando con ellos.

¿Dos días más de feria?

Andrés González: Estamos arrancando dos días antes. La razón es que la feria del libro de Buenos Aires se realiza casi a la par que la Filbo. Así, nuestra primera semana será para las actividades profesionales de la feria, y este tipo de actividades se realizarán en la segunda semana en la feria argentina.

Le estamos a puntando a un tema mucho más profesional en la Filbo. No queremos ser odiosos, pero cuando logras más de 500 mil asistentes es porque ya llegaste a un estatus, pero deseamos un enfoque más a lo profesional y los negocios para mover la industria editorial.

Sandra Pulido: Argentina viene de un cierre económico que había impactado en la industria editorial y creo que parte de la nueva apertura es volver a salir a otros países para mostrar lo que están haciendo.

¿Cómo se toman las decisiones de lo que trae el país invitado?

Sandra Pulido: Cada país es libre de decidir lo que quiere venir a mostrar en la feria, al igual que sucede con Colombia cuando es país invitado en distintas ferias del libro del mundo. Vendrán con mucho tango, mucho fútbol, gastronomía y su literatura.

Tenemos organizado un partido de fútbol Colombia vs. Argentina en las instalaciones del Gimnasio Moderno, que también hace parte de otro de los nuevos proyectos de Filbo-Ciudad. Es una propuesta completamente distinta a lo que hemos hecho.

¿Y el pabellón?

Andrés González: Tendrán un escenario de tres mil metros para solo Argentina que será el paso obligado de la gente que visita la Filbo, donde se inaugura la feria. Es importante que ellos entiendan la importancia de su pabellón y de ahí empiecen a proponer ideas de lo que pueden hacer en él. Siempre les recomendamos contar con un auditorio para su agenda, una librería y la presencia de sus autores.

De ahí el eslogan, Argentina sale a la cancha, lo que nos pareció maravilloso. Incluso tendrán una pequeña cancha de fútbol.

El pabellón del invitado de honor siempre es la clara muestra de la esencia de la Filbo, donde todas las manifestaciones culturales, sociales, artísticas y científicas tienen cabida en torno al libro.

¿Ahora Filbo-Ciudad?

Sandra Pulido: Formalmente es la segunda vez que lo haremos, pero lo venimos haciéndolo desde hace casi tres ediciones desde que la Alcaldía Mayor de Bogotá es nuestro aliado.

En el 2016 se hizo algo breve, pero desde el año pasado se armó un comité técnico con este convenio con muy buenos resultados, por lo que este año la apuesta es mayor.

La Filbo llegará a las bibliotecas de la ciudad, pero también plazas de mercado, parques, se involucró el Planetario Distrital y a Colciencias, con quienes inauguramos la Franja de Ciencia. Desde que llegué a la dirección, me encontré que la Filbo era una feria rica en contenido pero no se contaba todo lo que se hacía.

Andrés González: La feria es un tema de ciudad, y Corferias es un punto de encuentro, pero todos hemos entendido que la Filbo es de Bogotá, y con la Alcaldía Mayor de Bogotá de aliado, también han entendido que deben prepararse para estas semanas de feria.

¿Mucha variedad dentro de la programación?

Sandra Pulido: La programación tiene eventos para cada gusto. En este año de mundial, muchos amantes del fútbol van a encontrar una gran cantidad de actividades y materiales a lo largo de la Filbo, en especial dentro del pabellón de Argentina.

Al tener tantos eventos en 16 días, estamos facilitando esa programación con el lector y visitante final con nuestra aplicación y nuestra página web. La feria se divide en tres grandes temas: programación académica, profesional y cultural, y la idea es poder hablar de cada una de ellas que tienen diversas riquezas, como ‘Palabras para la reconciliación’ que lo hacemos con nuestro aliado que es la Unidad para la Víctimas.

Tenemos un equipo de trabajo que piensa en cada uno de los eventos que realizamos durante la feria, saber qué escritor o invitado sentar con quién y por qué, así como los temas.

¿Y los negocios?

Sandra Pulido: El Salón de Negocios se realizará en el Centro de Convenciones Ágora que contará con 180 mesas para cerca de 500 empresarios. El año pasado contamos con 108 mesas, así que el crecimiento ha sido importante. Incluso superamos a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México), que el año pasado tuvo 160 mesas.

¿Y la programación infantil?

Sandra Pulido: Enriquecemos toda la programación infantil con Rafael Pombo, donde los niños puedan ir cualquiera de los 16 días de feria y contar con una buena y variada programación. También, en Filbo-Ciencia la mitad del pabellón será un gran planetario donde los niños podrán acceder aun conocimiento que antes no teníamos dentro de la feria.

Lo mismo en Filbo-Cine, con películas alrededor del libro que no dejará de ser nuestro eje, junto con conversatorios sobre la relación del cine y el libro. Además, Argentina traerá diez películas premiadas.

¿Cuál es el impacto que tiene la programación académica y cultural dentro de los visitantes?

Sandra Pulido: Con la encuesta que hacemos a los visitantes, en el 2016 el 10% de las personas asistieron a eventos académicos y culturales. En el 2017, la cifra fue del 42% de las más de 500 mil personas que asistieron. Eso es un montón de gente programándose para ir a la feria y asistir a distintos eventos.

Además, el año pasado tuvimos varios voceros de las Farc en distintos eventos de la feria y no pasó absolutamente nada, porque la gente que visita la Filbo entiende que en un diálogo, donde podemos escuchar al otro, sin tener que pensar igual.

Andrés González: Somos un escenario diverso e incluyente, donde todos se puedan reunir y es gratificante que la gente lo use para crecer.

¿Y los independientes tendrán espacio en la Filbo?

Sandra: Dentro del Foco Colombia-España tenemos un encuentro de libreros y escritores independientes entre los dos países.

Sacamos una convocatoria para todos los autores independientes que no tuvieran representación en la feria para que participaran como autor auto-editado y llegaron 165 proyectos a tiempo, más otros que no llegaron dentro de las fechas de la convocatoria.

De ese número se escogieron 30 que tendrán un espacio en mesa de conversación y un espacio para la comercialización de sus libros en el pabellón 17.

¿Y de los invitados?

Sandra Pulido: Viene el Premio Nobel Mario Vargas Llosa que estará en Corferias, en el Gimnasio Moderno y el Teatro Jorge Eliecer Gaitán. Viene Ingrid Betancourt porque nos interesa su voz de reconciliación; María Teresa Ruiz, que es una chilena que le apuesta a la ciencia y Eduardo Sacheri, que es el argentino que inaugurá la feria y la apuesta del país invitado de honor. Son más de 500 invitados este año, lo que es difícil de hablar de sólo algunos pocos.

¿Filbo llegará a otras zonas del país?

Sandra Pulido: Vamos a empezar a llevar a autores invitados a la Filbo a otras ciudades, empezando por La Guajira, para no solo pensar en que la feria sera un tema de Bogotá, también que sea un tema de país. Es como una prueba piloto para poder crecer en este proyecto y que tengamos mayor presencia de los departamentos dentro de la Filbo. La Universidad de Caldas en Manizales van a lanzar un auditorio dedicado a la ciencia y se llevarán a Ángela Posada para su inauguración, lo que es muy bueno que pase.

El País


“En la Feria del Libro queremos mostrar la diversidad de nuestro país”: embajador de Argentina

“No hay literatura, ni emociones, ni creación, sin libertad”, dice Marcelo Stubrin, embajador de Argentina en Colombia. Y emociones son las que permitirá un país como Argentina, que este año es el invitado de honor a la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo 2018), del 17 de abril al 2 de mayo.

Para nosotros es una alegría estar en uno de los acontecimientos culturales más importantes del mundo de habla hispana –explica Stubrin–Es una aventura, por lo cual este año no traeremos una sola versión del país, sino que presentaremos nuestra complejidad, nuestras emociones; una Argentina contradictoria, porque reconocemos que para que existan emociones, literatura y creación, debe haber libertad.

Precisamente el tema de las emociones es el gran hilo conductor de la puesta en escena y del programa, que está a cargo del Ministerio de Cultura y la Cancillería argentinas. El país, además, estará representado por Stubrin, quien está al frente de la embajada argentina en Colombia desde 2016.

Para él, lo que presenciarán los asistentes a esta edición de la feria será una multiplicidad de escenarios, “de letras negras sobre fondos blancos”, en los que estarán plasmadas diferentes circunstancias, sensaciones, reacciones, atmósferas infantiles y juveniles, así como relatos deportivos –sobre todo de fútbol–, de tango, de música, de ciencias y de todas las disciplinas en las cuales la libertad puede ser llevada a esos blancos sobre negro.

Él tradicional pabellón del país invitado, en este caso, tendrá un espacio para una librería, un punto de encuentro y difusión de turismo, y un auditorio con programación artística, conferencias y talleres. Así mismo, un área especial que simulará una cancha de fútbol y un domo multifuncional con grandes pantallas, sillas de descanso y un lugar para disfrutar de clases de tango.

El pabellón, según Stubrin, transmitirá la pasión que sienten los argentinos por su cultura y por el fútbol, un tema que mueve al mundo. Más aún, a pocos días del Mundial de Rusia 2018. Por esto, el lema será: “La literatura argentina sale a la cancha”.

Por esa razón, Eduardo Sacheri, autor de varias novelas que tratan temas de fútbol, será el encargado de realizar la apertura a la programación de Argentina. Y el pabellón tendrá una muestra sobre la vida y obra de Roberto Fontanarrosa, un fanático del fútbol, y uno de los autores e historietistas más apreciados en el país del sur.

Un abrebocas de la delegación

La feria tendrá el honor de contar con un lugar destacado para la historieta e ilustración, por eso dibujantes argentinos con amplia trayectoria, como Liniers, Isol, Pablo Bernasconi y Chanti, estarán en Bogotá.

También habrán charlas magistrales y de escritores como Claudia Piñeiro, Diego Golombek, Pablo de Santis, Edgardo Cozarinsky, Alberto Manguel, Irene Amuchástegui, María Teresa Andruetto, María Verónica Ramírez, Leopoldo Brizuela, Mauro Libertella, Adela Basch, Pablo Bernasconi, Leopoldo Teuco Castilla, Silvia Molloy, Artura Carrera, María Sonia Cristoff, Martín Sivak, Andrés Neuman, Reynaldo Sietecase, Sergio Holguín, Fabricio Ballarini, Luis Pescetti, Ivonne Bordelois, Roberto Garriz, Eduardo Álvarez Tuñon, Antonio Santa Ana y Martín Blasco.

Indudablemente, este año la Feria Internacional del Libro de Bogotá: Nos genera un gran reto, lo que nos anima a llegar con lo mejor de nuestro país y a revelar que no somos fáciles de definir con palabras. Por eso, nuestra apuesta es presentar la diversidad de la Nación, de los colores albicelestes. Estamos orgullosos de ser invitados de honor, concluye Stubrin.
Semana