Ecuador: periodistas secuestrados en la frontera con Colombia piden al gobierno acordar con los captores

Revelan video de periodistas ecuatorianos secuestrados en frontera

Un equipo de prensa ecuatoriano secuestrado hace una semana en la frontera con Colombia pidió al gobierno de Ecuador que llegue a un acuerdo con los captores, en un video difundido en Bogotá por el canal RCN en la madrugada de este martes.

La grabación supone la primera prueba de vida que se hace pública del periodista, el fotógrafo y el chofer del diario El Comercio, uno de los más influyentes de Ecuador, secuestrados por presuntos guerrilleros colombianos disidentes el 26 de marzo.

En el video de 23 segundos se ve al reportero Javier Ortega (32 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60) abrazados, con cadenas y candados al cuello.

Uno de los rehenes pide al gobierno del presidente Lenín Moreno un acuerdo para su liberación.

Según se le oye decir, los captores – a quienes no identifica – exigen un intercambio por “sus tres detenidos” en Ecuador para que los reporteros puedan “ir sanos y salvos” a su país.

Así mismo, demandan el fin de la cooperación antiterrorista con Colombia.

RCN no reveló cómo obtuvo el video ni la fecha o lugar donde fue grabado.

Desde el momento del secuestro – el primero que golpea a la prensa de Ecuador en tres décadas -, los periodistas han llevado a cabo vigilias en Quito para pedir el regreso de sus colegas.

Las concentraciones se han extendido a otras ciudades ecuatorianas bajo el grito de “los queremos libres”, mientras en redes sociales han difundido la etiqueta “#NosFaltan3”.

Blu Radio


Equipo del diario ecuatoriano El Comercio cumple una semana secuestrado en la frontera con Colombia

A las 09:30 de este lunes se cumplió una semana desde que el equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio fuera secuestrado en la parroquia de Mataje, en la provincia de Esmeraldas, frontera con Colombia, mientras realizaban la cobertura de la situación que se vive en la frontera.

Ellos habían llegado a ese paraje del territorio ecuatoriano para reportar los incidentes que se registran desde el 27 de enero pasado, cuando un coche bomba explotó, causando heridas a por lo menos 28 personas y daños importantes a la infraestructura de un cuartel policial. En lo sucesivo se registraron hechos en las localidades de Borbón, El Pan y San Lorenzo y que se atribuyen a grupos militares organizados y entre ellos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En Mataje el pasado 20 de marzo murieron tres militares y otros 11 resultaron heridos a causa de la detonación de un artefacto.

Según información proporcionada por las autoridades, los tres trabajadores de El Comercio fueron vistos por última vez después de cruzar el control militar, ubicado a 1,5 kilómetros de la localidad de Mataje. Esa misma noche, alrededor de las 19:30, personal de Inteligencia se contactó con los directivos del rotativo y familiares para informarles sobre un posible secuestro.

A la madrugada del martes último el Gobierno ecuatoriano emitió un comunicado oficial en el que se informaba sobre el secuestro y que se había adoptado todos los protocolos de seguridad y de investigación para precautelar la integridad del equipo.

Al mediodía de ese mismo día, en rueda de prensa, el ministro del Interior, César Navas, acompañado del ministro de Defensa, Patricio Zambrano, y del alto mando militar de este país, confirmó el secuestro y mencionó un primer acercamiento con los captores tras señalar que los tres ecuatorianos se encontraban bien. Desde entonces las autoridades continúan en negociaciones para su liberación.

En el transcurso de la semana las autoridades y los familiares han mantenido tres reuniones oficiales en las que, según uno de los parientes de los secuestrados, recibieron “noticias tranquilizadoras” y una prueba de vida y de que los están en buenas condiciones.

La última reunión fue el pasado sábado en horas de la tarde, cuando el ministro Navas precisó que se mantienen reuniones permanentes con los equipos de negociación. “Hasta ayer (viernes) se conoció que están bien y que la situación está estable”, dijo.

Un rostro para los secuestrados

La mañana del domingo los familiares de los tres integrantes del equipo secuestrado decidieron revelar la identidad de ellos. “Saber quiénes son permitirá que todo el país se nos una en el pedido de su pronta liberación”, informaron en un comunicado que fue difundido a los medios de comunicación en un plantón desarrollado al sur de la capital el fin de semana.

“Hasta ahora, por recomendaciones oficiales y para garantizar la seguridad y buen avance de las investigaciones, se ha mantenido la identidad reservada; no obstante, cuando han transcurrido siete días desde la confirmación de su secuestro consideramos que es prudente terminar con ese sigilo y darle un nombre y un rostro a nuestros seres queridos”, señalaron.

Paúl Rivas es un fotógrafo de 45 años, con más de 20 años en el ejercicio del fotoperiodismo en diario El Comercio. Estudió en el Colegio San Gabriel, en Quito. Luego fue a la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), donde cursó la carrera de Publicidad. No la ejerció, pues su genio estaba en aquello que denominaba “dibujar con la luz”.

Javier Ortega, de 32 años de edad, es periodista especializado en temas judiciales y de seguridad. Se vinculó a diario El Comercio hace ocho años y conjuga su trabajo con el amor a deporte.

Efraín Segarra, de 60 años, es conductor. En 2002 se incorporó como parte de la planta de conductores del rotativo quiteño. Por su cercanía con el oficio del periodismo, ha colaborado como reportero, fotógrafo y un asistente de locación.

Familiares y amigos marcharon este fin de semana con carteles donde piden su liberación sanos y a salvo. “Que sepan que estos siete días sin saber de ellos han sido dolorosos, llenos de ansiedad, que las noches se hacen días y que lo único que deseamos es que en la próxima comida ellos estén en nuestra mesa como hace una semana cuando partieron desde Quito con la convicción de que con su trabajo garantizaban el derecho humano a la comunicación”, apuntaron en su mensaje.

#NosFaltan3

El secuestro de los comunicadores generó reacciones a nivel nacional e internacional. En Ecuador, desde el primer día un grupo de periodistas ecuatorianos se autoconvocó para realizar vigilias permanentes en la Plaza Grande, en el centro histórico de Quito, a fin de pedir por la liberación de sus compañeros.

En las redes sociales los hashtags #NosFaltan3 y #QueremosQueVuelvanYa se han mantenido como tendencia durante toda la semana y han recibido el apoyo de distintos actores sociales, defensores de derechos humanos, periodistas, activistas, entre otros.

Jhon Lee Anderson, periodista de The New Yorker compartió un ‘trino’ con un video en el que se solidariza con los compañeros. “Nos Falta tres y los queremos de vuelta ya” señala el comunicador.

“Nuestra solidaridad con @elcomercio y con las familias de los miembros de su equipo. Hacemos votos por que vuelvan sanos y salvos. Apoyamos al gobierno del Ecuador en sus esfuerzos para devolverlos a sus familias y restaurar la seguridad en la frontera”, escribió la embajada de Estados Unidos en su cuenta de Twitter.

“Mi solidaridad con la familia de trabajadores de @elcomerciocom secuestrados en la frontera norte, como Gobierno no escatimaremos esfuerzos para lograr su retorno seguro a Ecuador. Hoy más que nunca #UnidosPorLaSeguridad. Cuando estamos juntos como país somos mucho más fuertes”, escribió en Twitter la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa.

“#NosFaltan3 y no descansaremos ni escatimaremos nuestros esfuerzos para encontrarlos y traerlos de vuelta sanos y salvos. Nos solidarizamos con sus familias. Llamamos a la unidad nacional. El Gobierno está trabajando de forma implacable #UnidosPorLaSeguridad del país”, escribió en esa red social el propio ministro Navas.

“Mis pensamientos con mi país donde #nosfaltantres. No podemos permitir que la violencia y el terrorismo nos ganen el partido #Ecuador”, escribió en su cuenta de Twitter el futbolista ecuatoriano Antonio Valencia.

Los mensajes de solidaridad llegan desde diferentes lugares del mundo. Periodistas de España, Alemania, Estados Unidos, Madrid, Perú, Colombia, México, entre otros países se han hecho presentes para pedir la liberación de los tres integrantes del equipo.

Asímismo, organizaciones como Reporteros Sin Fronteras, la Unión Nacional de Periodistas, el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom), la Embajada de Estados Unidos, y otros organismos más, han mostrado su preocupación por lo ocurrido con los tres periodistas.

Mientras que la Federación de Periodistas de Colombia realizó un plantón en el puente de Rumichaca para pedir su liberación de sus colegas ecuatorianos y en Twitter se pronunció en los siguientes términos: “el secuestro de periodistas genera zozobra y censura. Instamos a los gobiernos @Lenin @JuanManSantos a romper la cultura del silencio y evitar la incertidumbre frente a los periodistas ecuatorianos secuestrados. #QueremosRespuestas #NosFaltan3 #LosQueremosDeVueltaYa”.

Andes


SIP y familiares piden que el caso del plagio no se apague

Fue una protesta simbólica. Los periodistas abandonaron ayer las cámaras, los esferos y las libretas y se plantaron en la Plaza Grande. Allí pidieron que se libere ya al equipo de EL COMERCIO, que fue secuestrado el lunes 26 de marzo en Mataje, una pequeña población fronteriza de Esmeraldas.

Los periodistas soltaron una paloma blanca, como símbolo de la libertad.

Mientras eso sucedía en la mañana de ayer, en la tarde los familiares de los tres colaboradores plagiados pedían que este caso no caiga en el olvido.

“De eso se tratan las vigilias diarias, para que vean que no están solos y que si esto no sigue, el tema decaería”.

Casi a la misma hora, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pedía a la autoridad “no desfallecer hasta que las víctimas sean liberadas”.

“Más que el secuestro de tres trabajadores de prensa lo que se ha secuestrado en el Ecuador es la libertad de prensa y el derecho del público a estar informado”, dijo el presidente de la Sociedad, Gustavo Mohme.

Mohme, también director del diario peruano La República, agregó que “estamos frente a una de las peores acciones contra los periodistas y personal de los medios, quienes en zonas de conflicto armado como en la que ellos estaban trabajando, se les debe considerar como civiles y ser respetados y protegidos como tales”.

Esa norma se establece en las resoluciones aprobadas por la ONU, como la que fuera avalada por el Consejo de Seguridad en diciembre del 2006.

Ahora, los familiares piden que sus parientes sean devueltos sanos y salvos. Ellos y el equipo periodístico siguen recibiendo muestras de apoyo.

En una carta remitida a este Diario, el contralor Pablo Celi rechazó “el clima de violencia que vive la provincia de Esmeraldas en las últimas semanas”.

Esto “evidencia una problemática atentatoria con los derechos humanos y conmueve la conciencia nacional”.

Celi aseguró además que las autoridades de las distintas instancias deben “comprometer el mayor esfuerzo para el restablecimiento de las condiciones de paz y seguridad”.

La Universidad Central, en cambio, pidió a los secuestradores respetar la vida y la integridad física y psicológica del periodista, del fotógrafo y del conductor. Y apoya las gestiones y acciones políticas, jurídicas, diplomáticas y de seguridad que el Gobierno realiza para lograr su libertad inmediata.

Entre tanto, desde Colombia, diario El Heraldo recogió declaraciones emitidas ayer por el ministro de Defensa de esa nación, Luis Carlos Villegas. Según este medio, el funcionario manifestó lo siguiente: “En la medida en que se necesite coordinar más para que haya operaciones o porque se necesite alguna ayuda humanitaria, estamos listos para coordinar con nuestros vecinos del Ecuador”.

Villegas sostuvo que están proporcionando todo el apoyo de Inteligencia, movilidad y de Fuerzas Especiales.

El Comercio


Periodistas de América Latina piden salvaguardar integridad de colegas secuestrados

Un grupo de comunicadores latinoamericanos exhortó este lunes 2 de abril del 2018, a los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Ecuador, Lenín Moreno, a adoptar las medidas que sean necesarias para proteger la vida de un equipo periodístico del diario ecuatoriano EL COMERCIO, secuestrado en la frontera hace una semana.

El equipo de EL COMERCIO fue secuestrado en la frontera de Ecuador y Colombia el pasado 26 de abril del 2018 y desde entonces no han trascendido noticias.

En la misiva, los periodistas exhortan a los Gobiernos “a salvaguardar la integridad del equipo periodístico de El Comercio, quienes realizaban sus labores de cobertura en la zona de conflicto, y evitar operativos que signifiquen poner en riesgo la integridad de los miembros del equipo periodístico”.

Igualmente piden adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de quienes ejercen el periodismo en contextos peligrosos.

Los exhortan además a “reconocer que hay una situación grave de seguridad en la frontera colombo-ecuatoriana que involucra a los dos países y exige acciones de los dos Gobiernos”.

Los periodistas firmantes de la misiva, fechada en Quito, también piden a los Colombia y a Ecuador “dar las garantías necesarias para la intervención de organismos internacionales humanitarios en la zona de frontera”.

El Gobierno ecuatoriano mantiene hermetismo sobre las negociaciones que mantiene con los secuestradores del equipo periodístico, de las que solo ha trascendido que no han pedido rescate.

Desde su desaparición el pasado lunes 26 de marzo grupos de periodistas, activistas, ciudadanos de toda índole y familiares han realizado vigilias diarias en distintos puntos del país andino para pedir por su pronta liberación.

El Comercio


VOLVER