Guatemala realiza consulta popular por el diferendo territorial con Bélice

Tribunal Supremo Electoral (TSE) declara abierta consulta popular por tema de Belice

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) declaró hoy oficialmente abierta la consulta popular sobre el diferendo territorial, insular y marítimo con Belice, a la que están convocados 7,52 millones de guatemaltecos.

La ceremonia de apertura de la histórica jornada se cumplió en el centro de votación ubicado en la Escuela Oficial Urbana Eduardo Cáceres Lehnhoff, en la zona 14 de Ciudad de Guatemala, y fue presidida por la magistrada suplente del TSE Ana Elly López, quien cortó la cinta simbólica junto a la presidenta de la Junta Electoral del Distrito Central, María del Carmen Aceña.

Los guatemaltecos decidirán si la reclamación de Guatemala es llevada, como ambos países lo acordaron en 2008 en la sede de la OEA, ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

La pregunta que se hará a los guatemaltecos en la papeleta con dos posibles respuestas “sí” y “no” es si están de acuerdo con que la reclamación para resolver el diferendo sea elevada a la CIJ.

Belice también se comprometió a cumplir el mismo procedimiento y se estima que lo hará a finales de este mismo año.

AGN


Casi 400 observadores vigilarán la consulta popular de Guatemala sobre Belice

Casi 400 observadores nacionales e internacionales vigilarán este domingo la consulta popular en Guatemala para dar un paso en la solución del centenario diferendo territorial, insular y marítimo que tiene con Belice. Así lo anunció el sábado la presidenta del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Mijangos, quien detalló que 385 personas de diferentes instituciones y 25 países velarán por este proceso, en el que están llamados al voto más de 7,5 millones de guatemaltecos.

Wilfredo Penco, vicepresidente de la Corte Electoral del Uruguay, que forma parte de esta comitiva, explicó a Efe que esta es una misión “de corto plazo” y de “perfil eminentemente técnico” integrada sobre todo por magistrados y altos funcionarios de organismos electorales miembros de los protocolos de Quito y Tikal.

“Como tal la misión se va a limitar a observar el desarrollo de la jornada de consulta popular, con énfasis en la instancia del escrutinio y la transmisión de resultados”, agregó el que fue jefe de la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) para los comicios de Nicaragua del pasado noviembre.

En su opinión, dadas las peculiaridades de este proceso de consulta, el mayor reto será “el nivel de participación” y para la autoridad electoral “el ejercicio de una logística preparatoria para el desarrollo de las elecciones nacionales el año próximo”. Históricamente, la participación en las dos consultas populares realizadas ha sido muy baja.

El 30 de enero de 1994, Guatemala celebró una para aplicar reformas constitucionales y ganó el “sí”, pero el abstencionismo fue del 85 %. En la segunda, el 16 de mayo de 1999, se consultó al pueblo si a los Acuerdos de Paz firmados el 29 de diciembre de 1996, con los que se puso fin a un sanguinario conflicto armado interno de 36 años, se les daba rango constitucional y la ciudadanía dijo “no”, en una votación que tuvo un abstencionismo del 81,45 %.

Los observadores internacionales, entre los que no se encuentra la OEA, según dijo la presidenta del Tribunal Electoral de Guatemala, se desplegarán en el distrito central y en otros departamentos, organizados en cinco rutas. Está previsto que se celebre una reunión de evaluación una vez concluida la labor de las juntas receptoras y el procesamiento de resultados, y posteriormente entregarán un informe con observaciones y eventuales recomendaciones a la autoridad electoral de Guatemala.

Más de 7,5 millones de guatemaltecos están convocados a participar en la consulta popular del domingo para decidir si el diferendo territorial, insular y marítimo con Belice se traslada o no a la Corte Internacional de Justicia para que defina la frontera entre los dos países. La pregunta que se formulará a la ciudadanía será: “¿Está usted de acuerdo que cualquier reclamo legal de Guatemala contra Belice sobre territorios continentales e insulares y cualesquiera áreas marítimas correspondientes a dichos territorios sea sometido a la Corte Internacional de Justicia para su resolución definitiva y que esta determine las fronteras de los respectivos territorios y áreas de las partes?”. Esta misma cuestión deberá ser resuelta también por Belice en una consulta que será efectuada en 2019, en una fecha que aún no ha sido establecida.

Aguas Digital


Fiscal General Thelma Aldana no acudirá a votar a la consulta popular

El equipo de comunicación del Ministerio Público informó que la fiscal general, Thelma Aldana, no acudirá este domingo 15 de abril a votar en la Consulta Popular sobre el diferendo territorial entre Guatemala y Belice.

“No participará, ya que considera que no se ha custodiado de la mejor manera los intereses del país al avalar un procedimiento cuya misma signatura ameritaba ratificación en su momento”, se indicó.

Además, según la jefa del Ministerio Público, Belice está en ventaja sometiendo a su población a consulta en fechas posteriores y, finalmente, el proceso ha sido improvisado.

¿DE QUIÉN FUE LA IDEA DE UNA CONSULTA POPULAR?

Este domingo al menos 7 millones de guatemaltecos están convocados para votar y decidir si una corte internacional conozca el caso del diferendo territorial, insular y marítimo entre Guatemala y Belice y se establezcan los límites territoriales.

Según el exministro de Relaciones Exteriores, Carlos Raúl Morales, fue el expresidente Vinicio Cerezo quien dio el primer paso restableciendo relaciones diplomáticas con Reino Unido y eso permitió iniciar los canales de comunicación.

Posteriormente, Jorge Serrano reconoció a Belice como país independiente. Ramiro de León Carpio inició la negociación, que siguió y finalizó Álvaro Arzú, además de que planteó la necesidad de resolver el diferendo en la Corte. Alfonso Portillo firmó dos generaciones de fomento de confianza. Óscar Berger acordó verbalmente con Belice ir a la Corte, con Álvaro Colom se firmó un acuerdo especial, con Otto Pérez se firmaron varios acuerdos y con Jimmy Morales se solicitó la consulta. Es un tema de Estado”, aclaró el excanciller.

PubliNews


Datos sobre el conflicto entre Guatemala y Belice que deberías saber antes de la consulta popular

El propósito de la Consulta Popular del 15 de abril es decidir si el caso se llevará ante la CIJ para encontrar una solución definitiva y permanente respecto al tema limítrofe con Belice. Para solucionarlo ante esa instancia, ambos países deben estar de acuerdo en llegar a esta corte y la forma de saberlo es a través de la consulta popular.

¿Cómo nace el diferendo?

Llamamos “diferendo territorial” a las diferencias entre dos naciones con respecto a dónde yacen sus fronteras. En este caso, el territorio en cuestión comprende aproximadamente 19,600 kilómetros cuadrados de tierra, costas, islas, islotes y cayos. Para entender sus raíces es necesario regresar a épocas coloniales.

La historia se remonta a los años 1783 y 1786 con los primeros acuerdos entre la Corona Española y la de Gran Bretaña. Según estos acuerdos, los británicos podían aprovechar los recursos del territorio comprendido entre el río Hondo (frontera con México) y el río Sibún. Sin embargo, estas tierras permanecían bajo mandato español.

En su independencia del 15 de septiembre de 1821, Guatemala heredó todo el territorio y los tratados que poseía el antiguo Reyno de Guatemala. Entre ellos se incluían los tratados con Gran Bretaña sobre lo que hoy es Belice, pero con el paso del tiempo, los británicos incrementaron paulatinamente sus asentamientos más allá del río Sibún, hasta llegar al río Sarstún (límite con Izabal).

En su independencia del 15 de septiembre de 1821, Guatemala heredó todo el territorio y los tratados que poseía el antiguo Reyno de Guatemala. Entre ellos se incluían los tratados con Gran Bretaña sobre lo que hoy es Belice, pero con el paso del tiempo, los británicos incrementaron paulatinamente sus asentamientos más allá del río Sibún, hasta llegar al río Sarstún (límite con Izabal).

El tratado Aycinena-Wyke

Para frenar el avance arbitrario británico, el estado guatemalteco negoció el tratado Aycinena-Wyke, en el que se cedía el territorio extendido a cambio de una vía de comunicación hasta Punta Gorda. El convenio se firmó en 1859, pero sus condiciones fueron incumplidas por los británicos. Años después se llegó a otro acuerdo con Gran Bretaña por £50,000 pero este tampoco se cumplió.

En 1946 el Congreso de Guatemala declaró unilateralmente la caducidad del convenio de 1859 por incumplimiento de Gran Bretaña. Como consecuencia, procedía la restitución íntegra del territorio de Belice a Guatemala. Esto quiere decir que la consecuencia de no cumplir los convenios era regresar el territorio usado por los británicos a Guatemala.

La independencia de Belice

Belice se declaró estado independiente en 1981 y utilizó el tratado Aycinena-Wyke para establecer sus límites. Guatemala reconoció la independencia del pueblo beliceño en la década de 1990, pero nunca reconoció sus fronteras.

La Constitución Política de la República de Guatemala, firmada en 1985, incluyó el Artículo 19 transitorio. En él se estipula que “Todo acuerdo definitivo deberá ser sometido por el Congreso de la República al procedimiento de consulta popular”.

En 2008, ambas naciones firmaron el Acuerdo Especial –ante el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA)- en el que acordaron solucionar el diferendo ante la CIJ. Sin embargo, esto debe aprobarse primero por ambos pueblos; por lo que se debe de llevar a cabo la consulta.

Consulta popular

El 15 de abril los guatemaltecos tendrán la oportunidad de ser parte de la solución. El procedimiento a seguir es sencillo, tal como el de una elección, pero con la diferencia que la papeleta tendrá una pregunta en lugar de agrupaciones políticas.

Las respuestas en la papeleta serán “sí” o “no”. Si la persona está de acuerdo en que el caso sea resuelto por jueces internacionales responderá “sí”. En caso de lo contrario responderá “no”.

Podrán participar los guatemaltecos mayores de 18 años que estén empadronados.

La consulta popular es el momento para ser partícipes de un proceso democrático, donde la voz del pueblo guatemalteco decidirá el rumbo a seguir. Belice tiene el compromiso de llevar a cabo un proceso de la misma naturaleza.

En caso que uno de los países responda “no” el conflicto se quedaría sin resolver por tiempo indefinido y Guatemala estaría obligada a encontrar otra vía para solucionarlo, pues está estipulado en su Constitución.

La pregunta que estará en la boleta será:

¿Está usted de acuerdo que cualquier reclamo legal de Guatemala en contra de Belice sobre territorios continentales e insulares y cualesquiera áreas marítimas correspondientes a dichos territorios sea sometido a la Corte Internacional de Justicia para su resolución definitiva y que ésta determine las fronteras de los respectivos territorios y áreas de las partes?

Para resolver más dudas visite la página del Tribunal Supremo Electoral, la cual tiene una sección de preguntas más frecuentes. El TSE también está en Facebook, donde puede encontrar información diaria.

Prensa Libre