ONU: el asesinato de los periodistas es “un acto de lesa humanidad inaceptable”

La ONU en Colombia y Ecuador rechaza asesinato de periodistas

Las representaciones de las Naciones Unidas en Colombia y Ecuador rechazaron el asesinato de los tres trabajadores del diario ecuatoriano El Comercio secuestrados en la frontera y aseguraron que “actos de lesa humanidad como los perpetrados contra este equipo periodístico son inaceptables”.

Así lo expresan en un comunicado conjunto en el que aseguran que hechos como ese “representan una grave amenaza para la estabilidad de la región fronteriza entre Colombia y Ecuador e impiden el avance hacia una paz completa”.

El pasado 26 de marzo Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra fueron secuestrados por disidencias de las FARC al mando de alias “Guacho” en la zona de Mataje, lugar fronterizo entre Colombia y Ecuador, donde recababan información sobre las consecuencias de los ataques registrados en la zona desde enero.

El organismo, añade el comunicado, hizo un llamado “para la intervención inmediata de las autoridades competentes para que investiguen de manera expedita los acontecimientos”.

El asesinato de los tres trabajadores de El Comercio fue confirmado este viernes por el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, quien comunicó a su país “con profundo pesar” el desenlace fatal del secuestro.

Alentaron a los dos países a continuar fortaleciendo los mecanismos de cooperación transfronteriza en el marco del respeto a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de los acuerdos vigentes de cooperación bilateral.

Al tiempo que condenan el asesinato del equipo periodístico aseguran que este hecho “es parte de una cadena inaceptable de intimidación de fuerzas al margen de la Ley, cuyas acciones impiden a la ciudadanía vivir libre de toda forma de violencia”.

También expresaron su pésame a los familiares de los asesinados y reafirman su solidaridad con Ecuador y Colombia ante los hechos violentos ocurridos en la frontera común.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) afirmó que recibió una petición para intermediar en la recuperación de los cuerpos y que está dispuesto a hacer esa labor.

El Mercurio


Presidentes y organizaciones se solidarizan con Ecuador y familias de periodistas asesinados

Luego de que se confirmara el asesinato de los tres integrantes del equipo periodístico del diario El Comercio, secuestrado el pasado 26 de marzo en la provincia de Esmeraldas, frontera con Colombia, se han producido varias reacciones internacionales ante el trágico hecho. Organizaciones, presidentes, entre otros han reprochado estos actos y se han solidarizado con las familias de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), quien se encuentra reunida en Medellín, Colombia, interrumpió por un minuto su reunión para homenajear de pie y con aplausos al grupo periodístico asesinado por el denominado frente Oliver Sinisterra, grupo disidente de las FARC liderado por alias “Guacho”.

El presidente del Grupo Editorial El Siglo – La Estrella de Panamá, Eduardo Quirós, señaló que “ese silencio se tiene que escuchar porque lo último que podemos hacer es quedarnos callados”.

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, mediante un comunicado, señaló que “en nombre del Pueblo y Gobierno Venezolano”, lamenta la muerte de los tres civiles, y manifestó “su absoluta solidaridad al Pueblo y Gobierno ecuatoriano, en especial a todas las personas heridas o afectadas por los recientes atentados que han tenido lugar en la frontera norte del hermano país”.

“Esto nos reafirma que no solo hay que luchar por el periodismo y la libertad de expresión, sino por una verdadera paz. La paz es todavía una tarea pendiente en este país”, sostuvo el director General de la Fundación Gabriel García Márquez, Jaime Abello, tras confirmarse la muerte del equipo periodístico.

En cambio, el mandatario boliviano dijo, a través de su cuenta de Twitter: “Condenamos asesinato de los hermanos periodistas de Ecuador en Colombia. No puedo creer que existan seres humanos enemigos de la vida, capaces de asesinar a inocentes. Esperamos justicia. Toda nuestra solidaridad al pueblo ecuatoriano y a familiares de las víctimas. ¡Mucha fuerza!”.

En la misma red social, el presidente de Perú, Martín Vizcarra, expresó: “Nuestra solidaridad con el presidente @Lenin, los familiares y el pueblo ecuatoriano por el terrible asesinato de los tres periodistas. Les transmito el apoyo de todo el Perú en este duro momento”.

Ecuador Inmediato


‘Guacho’ caerá vivo o muerto: Santos en reunión de la SIP

‘Guacho’, jefe del grupo armado que secuestró y mató a un equipo de prensa ecuatoriano, caerá “vivo o muerto”, aseguró el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

Al término de una reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), en la ciudad colombiana de Medellín, el mandatario dijo que así se lo prometió a su homólogo de Ecuador, Lenín Moreno.

Los dos países lanzaron una persecución contra Walter Patricio Artízala, ‘Guacho’, quien está al mando de una disidencia de la ya disuelta guerrilla de las Farc involucrada en el tráfico de drogas hacia Estados Unidos.

“‘Guacho’ va a caer, tarde o temprano pero va a caer, se lo dije ayer (sábado) al presidente Moreno”, dijo Santos.

El presidente admitió que en el área de frontera donde opera el grupo que asesinó en cautiverio a dos periodistas y el chofer del diario El Comercio, ejercen influencia carteles mexicanos de droga.

“Los carteles mexicanos que están muy presentes, ven que una de sus principales fuentes en el suministro de la cocaína se les está secando, por eso están tratando de generar violencia”, señaló.

“‘Guacho’ está en una lista que tenemos de objetivos de alto valor, ningún criminal que ha llegado a esa lista está vivo, o está en la cárcel”, insistió el presidente.

“Golpe muy duro” a libertad de prensa

El presidente Juan Manuel Santos aseguró que el secuestro y asesinato del reportero Javier Ortega (32 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60), del diario El Comercio, “es un golpe muy duro” para la libertad de prensa.

“Reitero mi condena y la de todo el pueblo colombiano a ese terrible asesinato de los periodistas ecuatorianos, eso nos ha dolido muchísimo a los colombianos y es un golpe muy duro a la libertad de prensa, a los periodistas, a los colombianos, a los ecuatorianos, a la región”

El equipo de prensa había sido secuestrado el 26 de marzo. Estando en cautiverio y encadenados fueron ejecutados a balazos, según se desprende de fotos difundidas por los captores. Los cadáveres aún no han sido recuperados.

La Opinión


Ministros colombianos viajarán a Ecuador por caso de periodistas asesinados

La canciller colombiana, María Ángela Holguín, y el jefe de la cartera de Defensa, Luis Carlos Villegas, viajarán este lunes a Ecuador para reunirse con algunos ministros de ese país y “seguir coordinando acciones” tras el asesinato de los tres miembros del equipo del diario El Comercio.

“El lunes 16 de abril (…) viajarán a Quito, Ecuador, para una reunión de 3 más, en la que participarán la canciller Ecuatoriana (María Fernanda Espinosa), y los ministros de Defensa (Patricio Zambrano) y de Seguridad e Interior (César Navas) para seguir coordinando acciones”, detalló la Cancillería en un comunicado.

El pasado 26 de marzo el periodista Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, fueron secuestrados por disidentes de las Farc en la zona de Mataje, en la provincia de Esmeraldas (noroeste), fronteriza con Colombia, donde recababan información sobre los ataques guerrilleros registrados en esa región desde enero.

Luego de 18 días de incertidumbre, el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, confirmó que los tres fueron asesinados.

Por ello, el Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno colombiano, reiteró todo su “apoyo y respaldo al Gobierno ecuatoriano” y aseguró que estará atento a lo que “conjuntamente” puedan lograr ambos países “para hacer justicia, con el fin de que los responsables de estos hechos paguen por sus acciones”.

“Hemos puesto a disposición del Ecuador todas nuestras capacidades y la ayuda que requieran”, añadió la información.

El País


Buscan recobrar cuerpos de periodistas asesinados

Consternado por el asesinato de dos periodistas y un chofer del diario El Comercio a manos de disidentes de la exguerrilla colombiana de las FARC implicados en el narcotráfico, Ecuador busca recobrar los cadáveres mientras descarga su furia contra los asesinos.

En su editorial del sábado, el diario pide a los gobiernos de Ecuador y Colombia “todas las explicaciones” de lo ocurrido desde que los tres ecuatorianos fueron secuestrados el pasado 26 de marzo en la población costera de Mataje, en la convulsa frontera colombiana, donde realizaban un reportaje sobre violencia.

“Con verdad y detalle, por el derecho que tiene la opinión pública, las familias de nuestros compañeros y la sociedad”, señala el rotativo, uno de los más influyentes del país.

Ni Quito ni Bogotá pudieron determinar dónde murieron ni dónde están sus cádaveres, y ambos gobiernos tienen además versiones opuestas sobre el lugar donde ocurrieron los hechos.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) confirmó que Ecuador, Colombia y las familias de las víctimas pidieron su colaboración para recuperar los cadáveres del periodista Javier Ortega (32 años), del fotógrafo Paúl Rivas (45) y del conductor Efraín Segarra (60).

El organismo agregó que también el “grupo liderado por Guacho”, responsable del crimen, le solicitó colaborar con la entrega.

Esos operativos humanitarios suelen hacerse con mucha reserva y trascienden pocos detalles. El jefe del CICR en Colombia, Christoph Harnisch, se anticipó a pedir comprensión sobre la “naturaleza confidencial de gran parte de la información”.

Visiblemente dolido e indignado, el presidente ecuatoriano Lenín Moreno confirmó la muerte de los periodistas el viernes, tras la aparición de unas fotos que prueban su ejecución.

La última vez que se les vio con vida fue en un video difundido el 3 de abril, en el que aparecían con cadenas al cuello, clamando por un trato con los captores.

Su caso, condenado por la comunidad internacional, sume en el dolor a un país que jamás había sufrido con tanta crueldad los problemas derivados del narcotráfico en Colombia.

La información, que ha llegado en cuentagotas, los rumores y los datos falsos le han dado más dramatismo.

Hasta la medianoche del viernes un centenar de personas, mucha de ellas con velas en las manos, se concentraron en silencio frente a la casa de gobierno, en el centro de Quito, en una vigilia en homenaje a los muertos.

– A por Guacho –

Tras la divulgación de las fotos, Moreno había dado el jueves un plazo de doce horas para que los captores entregaran una prueba de vida.

Vencido el ultimátum cerca del mediodía del viernes, Colombia y Ecuador iniciaron una cacería de los responsables en la porosa y selvática frontera, uno de los puntos estratégicos en la ruta del Pacífico para transportar cocaína a Estados Unidos a través de Centroamérica.

El gobierno decretó cuatro días de luto oficial.

Las Fuerzas Armadas ecuatorianas indicaron por la noche que en la zona de Mataje arrestaron a nueve “sospechosos” e incautaron armas y municiones.

El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, que llegó a Quito con las máximas autoridades militares y policiales de su país, informó que del lado colombiano se lanzaron operaciones “desde Tumaco y Cali”, en el suroeste.

“Mantendremos ese despliegue coordinadamente con Ecuador a través de helicópteros, de aviones, de personal de Ejército”, agregó.

En la mañana de este sábado no se conocían más detalles de las operaciones.

Desde un comienzo las autoridades colombianas acusaron del secuestro al Frente Oliver Sinisterra, que se apartó del proceso de paz firmado con las FARC, la otrora guerrilla más poderosa de América, y se dedica al narcotráfico.

Con entre 70 y 80 hombres, esa organización está bajo las órdenes de Guacho, por quien los dos países anunciaron una recompensa de 230.000 dólares.

El catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) Fernando Carrión advierte de que un enfoque exclusivamente militar contra las drogas puede desatar una gran pérdida de vidas humanas, secuestros y extrema violencia como sucedió en México en el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

“En zonas deprimidas como esta frontera se requiere una política económica para que haya sustitución de cultivos, para que los ingresos de sus habitantes no vengan a partir de los narcóticos, sino a partir de las economías legales. Hay que hacer una política multilateral, donde haya cuestiones de economía, de política y obviamente de cuestiones militares”, explicó a la AFP este experto en seguridad.

La inusitada violencia que vive Ecuador, que ha dejado por ahora siete muertos y cuatro decenas de heridos, es una secuela del acuerdo de paz que condujo al desarme de las FARC, organización que controlaba territorios que ahora están en disputa entre desertores rebeldes y bandas de origen paramilitar.

Ecuavisa


VOLVER