Lula: “Nosotros tenemos la tranquilidad de la verdad, ellos no”

Título de caja
El Tribunal Supremo de Brasil rechazó este jueves el hábeas corpus solicitado por Lula, con lo cual el expresidente quedó a un paso de ir a prisión. Lula fue condenado a 12 años y un mes por corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco de la causa Lava Jato. Se lo acusa de haber recibido un departamento en el balneario paulista de Guarujá en carácter de soborno por parte de la constructora OAS. Lula denuncia falta de pruebas y persecución política. Se prevé que en agosto el Tribunal Electoral defina si Lula –favorito en las encuestas- podrá competir en las elecciones presidenciales de octubre.

Lula da Silva: “Los que tienen la razón vencerán”

Lula da Silva se refugia desde el jueves en la sede del sindicato metalúrgico en Sao Bernando do Campo, donde se inició como dirigente sindical, tras conocer la decisión del juez Sergio Moro, que ordenó su ingreso en prisión en un plazo que expira el viernes a las 5:00 p.m.

El exmandatario, que según el diario Folha de S.Paulo, decidió pasar la noche en el local sindical, se dio un tiempo la madrugada de este viernes para salir a una sala reservada y saludar decenas de sus simpatizantes.

El video del momento fue compartido por el expresidente en su cuenta de Facebook. En las imágenes se le ve conversando con estas personas y recibiendo efusivos abrazos.

“Yo quiero probar que ellos son los que están cometiendo un crimen en este país (…) yo estoy muy tranquilo”, se le oye decir en referencía a los jueces que lo condenaron a 12 años y un mes de prisión. “Los que tienen la razón vencerán”, se le escucha decir en otro momento.

Lula estuvo acompañado en el local sindical por su sucesora, la expresidenta Dilma Rousseff, y varios dirigentes del Partido de los Trabajadores, que convocaron a un acto en respaldo del exmandatario.

La obsesión del juez Moro

Más temprano, Lula da Silva afirmó que la orden de prisión en su contra es un “absurdo” y una obsesión del juez Sergio Moro, según una entrevista concedida al periodista Kennedy Alencar, de la radio local CBN.

“Entrevisté al expresidente Lula. Dijo que aguardará la orientación de sus abogados, cuando le pregunté si se iba a entregar”, tuiteó Alencar, un reconocido reportero de política en Brasil. El expresidente (2003-2010) replicó las publicaciones de Alencar en su propia cuenta de Twitter poco después.

“Lula dijo que la prisión era un ‘absurdo’ y un ‘sueño consumista’ del juez Moro y de personas que quieren verlo pasar ‘un día preso'”, relató Alencar en la red social.

Sentenciado

Lula, el líder más popular del país, fue condenado por corrupción a nueve años de cárcel en primera instancia supuestamente por haber recibido un apartamento en la playa a cambio de favorecer a una constructora en la adjudicación de contratos públicos.

La condena luego fue ampliada a doce años por un tribunal superior que el jueves ordenó la ejecución de la sentencia y permitió a Moro emitir el mandato de prisión.

La decisión del tribunal fue anunciada después de que el Supremo negó el miércoles un “habeas corpus” intentado por la defensa del expresidente, que le habría librado al menos temporalmente de la cárcel, mientras tramitaban unas apelaciones que le restan en cortes superiores.

Según un oficio dictado por el juez Sergio Moro, responsable del caso en primera instancia, Lula debe presentarse antes de las 17.00 hora local del viernes en Curitiba, y en caso contrario será buscado por las autoridades.

RPP


 ‘Nós temos a tranquilidade da verdade, eles não’, diz Lula

Milhares de pessoas que apoiam o ex-presidente Luiz Inácio Lula da Silva participam neste início de madrugada da vigília realizada na frente do Sindicato dos Metalúrgicos do ABC, em São Bernardo. Ao abraçar as pessoas que gritavam em sua defesa, o ex-presidente disse há pouco que “nós temos a tranquilidade da verdade, eles não”. Foi um momento de emoção de ato que tem a presença de vários representantes de movimentos sociais, como o coordenador do Movimento dos Trabalhadores Sem Teto (MTST) Guilherme Boulos, além da presidenta da União Nacional dos Estudantes (UNE), Marianna Dias, e diversos líderes partidários.

Do lado de fora, a ex-presidente Dilma Rousseff subiu no caminhão de som para falar aos manifestantes em defesa da democracia e sobre o direito de Lula ser candidato. “Não há crime mais grave do que condenar um inocente”, disse Dilma. “Nossa Constituição é clara, não se pode prender ninguém antes de esgotados todos os recursos da segunda instância, todos os recursos”, defendeu.

“O julgamento (do pedido de habeas corpus preventivo no Supremo Tribunal Federal) foi ontem, hoje não está nem sequer publicado o resultado. E Lula tinha o direito de recorrer no TRF4 e eles se apressaram por quê? Porque sabem que tem pessoa de bem neste país e tem pessoas que não concordam com arbítrio e perseguição. Estão com medo de uma decisão favorável a Lula, isso faz parte do golpe que começou quando me tiraram da presidência, apesar do s meus 54 milhões de votos e sem nenhum crime”, disse ainda a ex-presidente.

Antes de Dilma, a deputada federal Luiza Erundina (Psol-SP) disse à reportagem da TVT que querem tirar o ex-presidente do jogo, porque as elites não respeitam a vontade popular. “Isso mostra que o quadro geral (da política) atenta contra a constitucionalidade. Momento grave e preocupante, e com a direita muito mobilizada, muito ódio, é o que explica essa situação injusta desse tratamento dado ao presidente Lula”, afirmou.

Para a ex-ministra Eleonora Menicucci, a decisão pela prisão de Lula “é um aprofundamento do golpe de 2016”. Segundo ela destacou, o STF fez o mesmo papel do tribunal militar na época da ditadura ao negar o habeas corpus a Lula. “Decretar a prisão dele sumariamente é estado de exceção. A responsabilidade sobre esse ataque a democracia é do judiciário e do Moro. O Lula é mais do que o Lula, é a democracia”.

O deputado federal Orlando Silva (PCdoB-SP) afirmou que “o momento é grave, há uma série de abusos sendo praticados, e a palavra de ordem é resistir”. “É concentrar aqui no sindicato, não vamos deixar barato, sem o devido processo legal, é hora de barrar o crescimento do fascismo.”

Rede Brasil Atual


Lula da Silva pasa su última noche libre arropado por sus fieles

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva ha pasado su última noche en libertad antes de tener que ingresar en prisión para expiar su condena de doce años de cárcel por delitos económicos, después de que el Tribunal Supremo Federal rechazase el miércoles su último recurso.

El juez brasileño Sergio Moro ha dado al expresidente hasta las 17.00 (22.00 hora peninsular en España) como plazo para entregarse a las autoridades, en deferencia por el cargo que ocupó en el gigante sudamericano. Por su relevancia pública también dispondrá de “una sala reservada” en la sede de la Policía Federal de Curitiba, “separado de los demás presos, sin riesgos para la integridad moral y física”.

Lula se ha recluido en la sede del sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo, en el área metropolitana de Sao Paulo, el mismo en el que comenzó la que sería una dilatada carrera política. Arropado por su sucesora en la Presidencia, Dilma Rousseff, y por seguidores del Partido de los Trabajadores (PT), ha optado por el aislamiento.

Así, su presencia pública se ha limitado a unos pocos abrazos y a gestos desde la ventana, ante miles de personas que habían acudido a la zona para expresarle su apoyo. Muchas de estas personas han participado en un especie de vigilia en la que se ha combinado la música con los gestos de pesar.

Según el periódico ‘Folha de Sao Paulo’, representantes del sindicato han prohibido sacar imágenes del expresidente e incluso han reprendido a los periodistas por preguntarle si se entregaría este viernes. No está previsto que Lula hable hasta este viernes por la mañana, a pesar de que al principio de la noche llegó a anunciarse un discurso.

CONDENADO

Lula fue condenado por un juez federal y por un tribunal regional a doce años de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar un tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de la constructora OAS por sus favores políticos.

El exdirigente sindical ha agotado prácticamente la segunda instancia y solo le queda acudir a los altos tribunales –el Tribunal Supremo Federal y el Tribunal Superior de Justicia– para revertir la condena. Una vez sea firme, la sentencia impedirá que pueda competir en las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

Hasta entonces, Lula podrá intentar inscribirse y, en caso de que no se lo permitan, podrá acudir al Tribunal Electoral para que decida. Si consiguiera finalmente el estatus de candidato, el proceso judicial seguiría su curso. Y, si finalmente la Justicia da la razón a Moro, los votos que haya recibido serán anulados.

Notimerica