Nicaragua: asesor de Ortega y excomandante sandinista admite que el gobierno “se equivocó”

Bayardo Arce admite que Ortega “se equivocó”

El asesor económico del Gobierno del presidente Daniel Ortega, Bayardo Arce, admitió que hacer la reforma al Seguro Social sin consenso con el sector empresarial fue un error, pero lo justificó en que era urgente aprobarla ante el riesgo de “iliquidez” que impida pronto pagar las pensiones.

En entrevista con la periodista Patricia Janiot de Univisión, Arce también aceptó que hubo represión a las personas que de forma pacífica protestaron contra la medida. Sin embargo, no admitió que se usaran turbas orteguistas para golpear a los manifestantes y adujo que la única que actuó fue la Policía; aunque justificó el actuar de la institución.

Arce dijo que espera que uno de los resultados del diálogo nacional en el que participarán diversos sectores sea que “efectivamente se pueda hacer una investigación” de las muertes y los actos violentos “que nos permita como nación aprender mejor esta lección”.

Se solidarizó con las familias de las personas fallecidas, aunque no admitió la represión brutal de la Policía Nacional. “Yo no diría que hubo una represión, solo de la policía hubo una situación como suele suceder en esto fenómenos sociales en que hay un momento en que perdés el control”, declaró.

Aunque Arce admitió, que algunas de las inversiones que ha realizado el INSS, de las que se han documentado diversas denuncias, no han sido exitosas, aseguró que la iliquidez no se debe a ese manejo discrecional de recursos sino al pago de las pensiones reducidas.

Sobre los temas del diálogo, que podrían incluir reformas electorales, respondió a Janiot que la agenda será “amplia” e “inclusiva”. Aseguró que entre los planes de Ortega están las reformas electorales pero no las ha priorizado porque los organismos multilaterales le exigieron resolver la sostenibilidad del INSS.

Te compartimos la transcripción de la entrevista hecha por Patricia Janiot:

¿Se equivoca el presidente al anunciar este decreto para reformar el Instituto de Seguridad Social?

Pues sí. Yo creo que se equivocó. Creo que la presión financiera de la Seguridad Social, la urgencia de darle respuesta al riesgo de una iliquidez que impidiera pagarle a la gente las pensiones lo llevó a no esperar plazos que pedía el sector empresarial para analizar la propuesta y presentar alternativas desde el punto de vista de ellos.  Y eso se tradujo en que la política de consenso que hemos tenido en los últimos diez años y que ha permitido que el país vaya saliendo poco a poco adelante, se viera rota.

¿Cuánto en esa crisis hay un ingrediente de corrupción? Porque hay quienes dicen que el Instituto se dedicó a prestar dinero para proyectos que fueron un fracaso y ese dinero se perdió.

Mirá, efectivamente el Seguro Social, como lo hacen todos los países del mundo, buscó hacer inversiones. Lo ha hecho comprando bonos tanto a nivel nacional como afuera, y también comenzó apoyando a través de los bancos los programas de vivienda social, después se fue extendiendo a otros campos que son los que están en cuestionamiento porque al parecer no todos fueron exitosos, pero estás hablando en términos relativos de cantidades que no son las que causan este impacto. El estudio que nos hizo el Fondo Monetario Internacional que trajo a cuatro actuarios de cuatro países que se llama “Mejorando la sostenibilidad de la Seguridad Social nicaragüense” señala que la principal causa de la crisis que tiene la Seguridad Social son las pensiones reducidas.

¿Lo tomó por sorpresa al Gobierno la reacción de los estudiantes en estas marchas multitudinarias de protesta? 

Claro que lo sorprendió al Gobierno.

¿Y por qué?

Nos sorprendió a todos, yo creo que sorprendió a los empresarios, sorprendió a los sindicatos, a todo el mundo; porque precisamente la reacción viene de un sector que no está directamente vinculado a la problemática de la Seguridad Social. (El que protesta) es el estudiante universitario, que todavía no es empleado, que todavía no es cotizante, que todavía no es pensionado.

¿Y por qué la represión?

La primera situación es que están unos jóvenes protestando pacíficamente y de repente llega una serie de gente a agredirlos. Creo yo, que esa fue la segunda chispa detonante, porque la gente dice “¿por qué llegan unos por muy simpatizantes del Gobierno (que sean) a atacar a quienes sencillamente están diciendo de manera pacífica diciendo: no estoy de acuerdo con la medida del INSS? Y eso va generando una bola de nieve en la que lamentablemente y yo aprovecho aquí, aunque no sé cuánta gente vea Univisión en Nicaragua, para expresar mi solidaridad con la familia de los muertos. Hoy vi que la Policía daba un reporte de dos oficiales muertos, y ciento y pico de lesionados. Hay cantidad de gente lesionada. Nada de esto debió haber sucedido.

¿Se equivocó el Gobierno al ordenar la represión o al permitirla?

Mira, yo no diría que hubo una represión. Solo de la Policía hubo una situación, como suele suceder en esto fenómenos sociales, en que llega un momento en que perdés el control. La misma Policía perdió el control y las noticias además te hacen perder el control. Por ejemplo, hay un periodista que murió en Bluefields (Ángel Gahona), era un periodista que le trabajaba al Canal del Estado, simpatizante del Gobierno y fue una cosa horrible que lo hayan matado, como fue una cosa horrible que hayan muerto una cantidad de gente, como también ahí vi un caso de un muchacho que andaban la foto de él como muerto y él está en España desde hace un año. En estos fenómenos, lamentablemente se crea un caos tal que las cosas se van de las manos. Yo creo que el Gobierno, desde mi punto de vista, (porque) yo soy asesor económico del presidente, no estoy en decisiones políticas, tal vez confió que más rápido iba a enfriar la situación.

¿Y por qué era necesario censurar los medios de comunicación? 

Yo no creo que eso… si hoy en día y todos los estudios que se han hecho aquí te demuestran, que sobre todo los jóvenes se informan a través de los teléfonos y las redes sociales. No es la televisión, mucho menos los periódicos, los que informan a los jóvenes, o sea que sacar un canal del aire no iba a servir para nada.

¿Y usted cree que se va a hacer justicia? ¿Qué van a haber en este país investigaciones para determinar a los culpables de estas muertes?  

Bueno, ya te digo, en unas circunstancias como estas, pues todo pasa y toda acusación se hace. Yo espero que parte de los resultados del diálogo es que efectivamente se pueda hacer una investigación que nos permita como nación aprender mejor esta lección.

¿Usted cree que los responsables estarán pagando sus delitos?

Eso es lo que esperamos todos. ¿No?. Ahora, hay responsables en todos lados.

Aquí se queja la oposición que no tiene garantías, que no tiene un camino abierto para participar, que los poderes (del Estado) están copados por aliados al Gobierno, que no hay independencia, que está protesta fue la chispa que derramó un vaso que ya estaba copado de indignación, de años de acallar esas voces disidentes. ¿Usted cree que ese mensaje lo recibió el Gobierno?

El modelo de gestión  de nuestro Gobierno ha sido de consenso, al contrario…

¿Pero en política?

Un modelo que han venido a ver muchos países… aún en política. Ahora es obvio que el Gobierno tiene opositores, tiene gente que está en desacuerdo, hay gente que no comparte algunas políticas gubernamentales y tiene derecho a expresarlas y las expresa. Aquí, antes de ese fenómeno (de protestas por las reformas al INSS), si hubieras venido antes no se había censurado a nadie y todo el mundo criticaba todo eso que estás diciendo con toda la libertad del mundo.

Muchos dicen que en esa mesa de diálogo debe existir una reforma electoral y la independencia de los poderes del Estado (deben estar) como temas fundamentales de esa agenda. ¿Se va a poder?

El diálogo ya se concertó, ya hay un acuerdo. El COSEP pidió el diálogo inclusivo y amplio, pidió a la Iglesia como garante, el Gobierno lo aceptó, la Iglesia ha estado en contacto con el Gobierno. A esta hora (7 de la noche del martes 24 de abril) la Iglesia debe estar dando a conocer que acepta su papel de garante y participar; y que lleva la agenda amplia e inclusiva. Todos los temas que se pongan en la mesa, creo que el Gobierno tiene que asumirlos y discutirlos.

La marcha fue una manifestación de un descontento social, después de años de no haber garantías para esas voces disidentes, de altos índices de corrupción, dicen (muchos sectores)… Y muchos piden que se vaya Daniel Ortega y su esposa (Rosario Murillo) del Gobierno, que se vayan del país.

Creo que con toda la libertad del mundo, pues hay jóvenes que tienen el derecho de pedir que se vaya Daniel Ortega. En todos los países del mundo hay gente que no quiere al Gobierno que tiene, en Estados Unidos hay gente que dice que no quiere a (Donald) Trump, entonces aquí también hay gente que dice que quiere a Daniel. Lo importante es que en el diálogo, los problemas puntuales que incomoden a sectores significativos de la sociedad, se discutan y se resuelvan.

¿Y está usted de acuerdo en que se necesita una reforma electoral que… ?

Creo que sí y el presidente (Ortega) también. El presidente ya había anunciado que este año iba a impulsar esa reforma electoral, lo que pasa es que si no me equivoco lo anunció por enero o febrero, pero de repente le dijeron: antes de estar reformando elecciones, reformá el INSS, porque si no, no va a haber elecciones porque a un montón de gente no va a haber con qué pagarle las pensiones.

¿Qué sigue ahora para Nicaragua? ¿Usted ve que después de ese diálogo, si se concreta, va a surgir una sociedad más pluralista? 

Creo que el desenlace está en esa mesa de diálogo, de lo que logremos obtener de consenso. ¿Y qué es lo que queda para nosotros? Seguir avanzando, seguir adelante. Nuestro problema principal, desde que volvimos al Gobierno en el 2007 ha sido el problema de la pobreza y seguimos teniendo pobreza, seguimos siendo un país pobre. El problema del desempleo, seguimos teniendo desempleo; pero parte del crecimiento económico nuestro está basado en la inversión extranjera. Aquí hay una cantidad de inversiones extranjeras, de Walmart, de Cargill, de compañías norteamericanas, europeas, mexicanas, etcétera. Entonces es posible que los inversionistas digan: “oye, ¿qué está pasando ahí? yo quiero ver si mi dinero va a estar tranquilo y seguro”. Entonces, nosotros tenemos que avanzar en este diálogo, a reconstruir el estado de armonía que teníamos, a mejorar el funcionamiento político, social y económico del país para seguir en el camino que teníamos antes.

Estas protestas han renovado las voces que dicen que en Nicaragua hay una dictadura, donde no hay independencia de poderes, donde se reprime a la oposición y donde se censura a los medios de comunicación

Bueno, hay gente que lo dice y tiene derecho, porque aquí hay democracia, al fin de cuentas. Usted puede ver el diario La Prensa y todos los días dice eso…(se ríe) y tiene todo el derecho a decirlo y hay canales de televisión que todos los días dice eso y tienen derecho a decirlo.

¿Y usted cree que aquí hay una dictadura o hay una democracia?

Yo creo que hay una democracia. Imperfecta. (Se ríe).

Confidencial


A casi una semana de anunciado el diálogo nacional por el presidente designado Daniel Ortega, los sectores invitados por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), para participar en la mesa del diálogo, aún no definen los temas ni la fecha en que iniciará el mismo. Sin embargo, coinciden en que se exigirá justicia para los jóvenes asesinados durante la violencia gubernamental.

“La justicia para todos los jóvenes que fueron asesinados es un tema en que coincidimos los sectores y para eso será necesario la conformación de una Comisión de la Verdad, que integren la Relatoría de las Naciones Unidas, así como Amnistía Internacional”, explicó Carlos Tünnermann, invitado por el episcopado para la mesa del diálogo.

El exdiplomático dijo que adelantar las elecciones nacionales para definir el futuro de Ortega es un tema que aún está en consenso; sin embargo, reconoció que es un clamor nacional de la sociedad.

“No somos sordos ni mudos, ya que es una demanda de clamor nacional”, afirmó Tünnermann.

Por su parte, el analista político Luis Sánchez Sancho, invitado también por el episcopado para participar en el diálogo, explicó que uno de los temas torales en el proceso del diálogo debe ser definir el futuro de Ortega.

“Por supuesto que la justicia para las decenas de jóvenes asesinados es una prioridad, no se puede dialogar sin la búsqueda de la justicia; pero el tema toral de este diálogo debe ser pedir elecciones anticipadas que decidan la salida pacífica de Ortega”, expresó Sánchez Sancho.

También explicó que para que el diálogo se desarrolle con transparencia “el Gobierno deberá detener la represión contra los estudiantes y la sociedad civil y permitir que la gente ejerza su derecho constitucional a la protesta pacífica”.

La abogada Azahálea Solís, también invitada por la Conferencia Episcopal, dijo que el consenso que hay entre los sectores es que haya una solución pacífica.

“Sin embargo, la sangre derramada no puede ser pasada por alto, por tanto, esa masacre de los chavalos es de clamor nacional, que debe tener una vía de respuesta”, aseguró Solís.

Por su parte, el organismo Hagamos Democracia, vio con satisfacción que sean los obispos de la CEN los mediadores y testigos del diálogo.

“Estamos de acuerdo en un diálogo que ponga fin a la represión, se haga justicia y se respeten los derechos humanos, por lo cual es imperativo restituir el Estado de Derecho, con elecciones libres y transparentes de manera anticipada”, señaló Hagamos Democracia.

También demanda una reforma integral del Sistema Electoral, que se cambie a todos los magistrados, se permita la observación electoral nacional e internacional irrestricta, cedulación imparcial y sin preferencia partidaria, un padrón auditado, la participación de todas las fuerzas políticas y la despartidización de todas las estructuras electorales.

Si no hay voluntad, se retiran del diálogo

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, dijo que para que se dé el diálogo deben crearse las condiciones básicas, que pasan por el cese del uso de la fuerza en contra de las protestas estudiantiles y de la población que les apoya, la liberación de todos y cada uno de los detenidos durante las protestas y la inclusión de amplios sectores sociales, entre los que se incluye a los estudiantes.

En breves declaraciones a LA PRENSA, monseñor Álvarez señaló que aún no existe una fecha definida para realizar el diálogo, pero expresó que “nosotros vamos a estar informando constantemente a la población”.

Agregó que si los obispos de la CEN no ven “buena voluntad de las partes” para realizar el diálogo, “nosotros nos retiraríamos como mediadores”.

La Prensa


Ministerio Público iniciará proceso de investigación sobre hechos violentos de la semana pasada

La Fiscal Auxiliar de Managua Inés Miranda, en representación del Ministerio Público, dio a conocer el comunicado 003-2018 en el que informa que iniciará un proceso de “investigación responsable y formal” sobre los actos que provocaron las muertes de personas y lesionados en los hechos violentos registrados la semana pasada.

fiscalia

fiscalia

El 19


CPDH asegura que protestas en Nicaragua dejan 63 muertos y 15 desaparecidos

La Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH) aseguró que las protestas en Nicaragua han dejado a 63 personas muertas y al menos 15 desaparecidas.

El dirigente de la CPDH, Marcos Carmona, ofreció una conferencia de prensa en la cual abordó los efectos de las protestas en Nicaragua.

“Lo que se dio es una masacre contra los estudiantes, contra el pueblo de Nicaragua”, declaró Carmona.

Hasta ayer la cifra de muertos que se manejaba en Nicaragua era de 39, pero la CPDH afirma que son 63 los fallecidos.

La CPDH indicó que ha cotejado informes con sus delegaciones en los departamentos de toda Nicaragua para concluir que los muertos confirmados por las protestas son 63.

Carmona añadió que la CPDH recorerrá los hospitales para conocer si hay más muertos o heridos a causa de las protestas.

Además, la CPDH registra a a más 160 personas heridas por bala, de las cuales nueve perdieron uno de sus ojos y hay dos que han quedado paralíticas.

“Estamos comprobando una información de que en el Sistema Penitenciario están bapuleando a los privados de libertad, producto del apoyo que le dieron a los universitarios y a las personas que estaban detenidas”, sostuvo Carmona.

La ola de manifestaciones en Nicaragua comenzó la semana pasada, tras unas reformas al INSS que aumentaban las cotizaciones y deducían 5% a las pensiones, entre otros cambios.

A causa de las protestas, el INSS revocó la reforma y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega aceptó un diálogo, en el cual participarán el Estado, empresarios, trabajadores y estudiantes, con la iglesia Católica como mediador y testigo.

Sobre el tema, el cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, dijo que los delegados serán él y los obispos Silvio Báez, Rolando Álvarez, Bosco Vivas y Jorge Solórzano.

El diálogo en Nicaragua todavía no tiene fecha de inicio y ni el gobierno ni los empresarios han informado sobre quiénes serán sus delegados.

El Nuevo Diario


Cosep y Funides exigen aclarar asesinatos y desapariciones en protestas de Nicaragua

El Cosep y Funides exigieron a las autoridades investigar y aclarar los asesinatos y las desapariciones ocurridas durante las protestas en Nicaragua, tras las reformas al INSS.

En comunicados emitidos por separado, tanto el Consejo Superior de la Empresa (Cosep), como la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), expresan “indignación y repudio” por lo ocurrido.

Además, piden una investigación para atrapar y procesar a los responsables de las muertes ocurridas durante las protestas.

“Que la Policía Nacional, en el papel que le corresponde, no reprima manifestaciones pacíficas”, indicó el Funides, y en similares palabras se expresó el Cosep: “Los responsables de esas muertes no pueden quedar impunes”.

El Cosep, además, demanda revisar las listas de desaparecidos y que se liberen de inmediato “y dignamente, que aparezcan los desaparecidos y que a los heridos en los hospitales públicos se les brinde la atención debida”.

Ambas instituciones, por otro lado, llamaron a garantizar el derecho a la libre manifestación a los estudiantes que lideran las protestas, sin que existan represalias.

“Ratificamos nuestro compromiso por la democracia en Nicaragua, por lo que apoyamos y seguiremos apoyando toda manifestación o expresión ciudadana cívica que abandere ese derecho”, concluyó el Cosep.

Mientras, Funides llamó a una “depuración” enla Policía Nacional.

“Un país no puede funcionar sin una policía que resguarde la seguridad pública. Es imprescindible la depuración de la institución, de tal manera que oficiales que actuaron correctamente puedan garantizar con legitimidad el orden público”, dice el Funides.

Las protestas en Nicaragua han dejado unas 63 personas muertas, de acuerdo con un informe emitido por la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH).

El Nuevo Diario