Alerta feminista: marchan contra la cultura de la violación en Chile

Movimiento “Ni Una Menos” realizará marcha el viernes 11

La coordinadora “Ni Una Menos Chile”, convocó a una marcha para este viernes 11 de mayo.

Dicha manifestación se realizará desde Plaza Italia hasta la Plaza Los Héroes y comenzará a las 18.30 horas.

El objetivo de la marcha es atacar la “cultura de la violación”, esto tras el revuelo que han generado los casos de la pequeña Ámbar -asesinada por la pareja de su tía- y la situación vivida por una joven que denunció haber sido violada tras un partido de la Universidad de Chile en el Estadio Nacional.

A través de la convocatoria, el movimiento indicó que “celebramos que mujeres y niñas hayan perdido el miedo a denunciar a todo tipo de agresores, en lo público y en lo personal”.

De esta forma, hicieron un llamado a todas las organizaciones feministas y de mujeres para que la manifestación cuente con amplio apoyo, la cual va dirigida a “todas las mujeres y niñas víctimas de feminicidio, por las mujeres y niñas abusadas, maltratadas, humilladas, discriminadas, acosadas”.

24hs


Contra la cultura de la violación

CONTRA LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN.
MANIFESTACIÓN SISTÉMICA Y ESTRUCTURAL DEL PATRIARCADO….decimos ALERTA FEMINISTA

La violencia estructural impuesta por el patriarcado contra las mujeres, se afianza no sólo a través de los mecanismos impuestos por el capital, manifestados en desigualdad laboral, trabajo doméstico, cuidados de niñas, niños, enfermas/os, adultas/os mayores, realizados en forma gratuita, además del control de los cuerpos sin derecho a decidir sobre sexualidad y maternidad. Sino también a través de la cultura, cuyos contenidos imponen normas, valores, símbolos, y subjetividades que actúan en todos los espacios sociales, como la calle, la universidad, el trabajo, o en lugares de diversión como el estadio, el carrete, también la casa o la cama.

Ya lo dijeron en los años ochenta otras compañeras feministas: “Democracia en el país, en la casa y en la cama”. Hoy seguimos en esa misma lucha, porque conscientes de que esta cultura patriarcal, anclada en la expresión de la violencia y el femicidio nos impide sistemáticamente transformar esta sociedad en pos de una cultura donde las mujeres y niñas podamos vivir libres de violencia, hemos decidido salir una vez más a la calle para manifestarnos y denunciar este sistema de opresión, discriminación y dominación.

Estas últimas semanas hemos visto con dolor, rabia e impotencia cómo niñas han sido violadas y asesinadas, mientras las instituciones a su cuidado no hicieron nada; jóvenes han sido golpeadas, violadas y los tribunales ponen en duda sus declaraciones porque “no se resistieron lo suficiente”, estudiantes denuncian a profesores, quienes valiéndose de su status de poder las acosan y la universidad sigue anquilosada en respuestas machistas, actrices denuncian los abusos de sus jefes y todos guardan silencio. Femicidas libres pues las instituciones policiales no investigan lo suficiente. Activistas de la tierra son encarceladas y asesinadas y el estado sigue con sus políticas de represión. Una mujer migrante es detenida, recibiendo un trato denigrante y racista que termina con ella muerta en circunstancias que se desconocen hasta ahora, sin ningún responsable.

Por esto y más, exigimos un cambio social y estructural de este sistema, de esta cultura de la violación que enjuicia, sospecha y culpa a las víctimas, naturalizando prejuicios y estereotipos contra las mujeres.
En este sentido, compartimos las demandas del paro feminista iniciado por compañeras en numerosas universidades, el acoso y abuso sexual ha sido parte del continuo de violencia al que niñas y jóvenes han estado expuestas durante décadas. Una forma de violencia normalizada e invisibilizada que incluso tiende a poner en manos de las propias afectadas, la responsabilidad de los abusos.

Exigimos que acaben los estereotipos y prejuicios discriminatorios por parte del poder judicial y la policía ante las denuncias que hacen las mujeres. Resulta grave el maltrato y la indiferencia de parte de estas instituciones, a las denuncias que realizan mujeres sin recursos, indígenas, migrantes, lesbianas o transgénero.

Queremos una educación de calidad, gratuita y no sexista, donde se termine con lo que profundiza la desigualdad, reproduce y normaliza formas de discriminación y violencia.

No queremos objetores de conciencia ni restricciones de ninguna índole frente a nuestra libertad para decidir sobre nuestra vida y nuestros cuerpos.

Exigimos una ley integral que asegure a las mujeres y niñas una vida sin violencia.

MARCHAMOS CONTRA LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN

Por Ámbar, Sophía, por la joven violada por barristas, por las compañeras universitarias que se encuentran en toma para denunciar y exigir protocolos contra el acoso y los abusos sexuales, por las denuncias de las estudiantes liceo 7, Tajamares y otros, por las actrices que denunciaron abusos sexuales, por las niñas que han perdido el miedo y denuncian a sus padres y parientes abusadores, por el femicidio racista contra Joane Florvil, el femicidio empresarial de Macarena Valdés, el femicidio lesbofóbico de Nicole Saavedra, o el de Yini Sandoval y sus tres hijos que aún hoy sigue sin responsables, por todas las mujeres que han sido víctimas de femicidios, de violencia, de abuso o violación.

Por quienes que ya no están.

Por quienes estamos hoy y queremos una vida sin violencias.

Coordinadora Ni Una Menos Chile