Bolivia: juez de EEUU revierte el fallo contra el expresidente Sánchez de Lozada por la masacre de 2003

El juez James Cohn de la Corte de Distrito de Florida, en Estados Unidos, revirtió este miércoles el fallo de un tribunal ciudadano que halló al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y a su exministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, culpables por las muertes a manos de militares en octubre de 2003 y que había determinado el pago de unos $us 10 millones a las víctimas.

“Con la decisión del juez concluye el juicio sobre los difíciles y lamentables eventos de septiembre y octubre de 2003 que interrumpieron la democracia en Bolivia”, informó poco después el exmandatario en un comunicado citado por el portal web de Radio Fides, en una nota de prensa enviada desde Washington por el periodista Erik Foronda, quien siguió de cerca el caso desde sus inicios.

El fallo alcanzaba también al exministro Sánchez Berzaín, ambos declarados por la justicia boliviana como prófugos precisamente por las más de 60 muertes y 400 heridos que ocurrieron en septiembre y octubre de 2003 en medio una convulsión social que culminó con la renuncia y huida del exmandatario.

Enterado de la decisión, el presidente de la Asociación de Víctimas de Octubre de 2003, Juan Patricio Quispe, dijo que analizarán la decisión antes de tomar una postura oficial.

“El dictamen final del juez comprobó que mi gobierno actuó de acuerdo con la ley y que nunca tuvo intención de causar daño a nadie. Estoy seguro de que para todos quienes me acompañaron desde el gabinete y el gobierno, este veredicto confirma lo que siempre estuvo en nuestra conciencia”, añadió Sánchez de Lozada.

El anuncio fue hecho por el juez Cohn de la Corte de Distrito de Florida, quien atendió el proceso sustanciado desde 2007 y que el 5 de marzo de este año ingresó en su fase oral.

El juez tomó la decisión con base en la denominada Regla 50, que permite a un juez anular un caso cuando la evidencia es insuficiente para poder sustentar una decisión razonable del jurado en favor de los demandantes. No obstante, aún existen instancias de apelación para ambas partes.

Según el reporte de Fides, la demanda en contra del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada no tuvo suficientes evidencias y no pudieron demostrar evidencia para sustentar las acusaciones de actos deliberados e intencionales de militares en contra de civiles bolivianos en 2003.

La Razón


Indignación en víctimas por fallo judicial en EEUU

“Indignación”, “bronca” y “rechazo” fueron las sensaciones que rodearon a las víctimas de octubre después de conocer que un juez de EEUU revirtió el veredicto judicial que determinó que el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y su ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, fueron responsables de la denominada masacre de Octubre Negro de 2003.

El presidente de la Asociación de Víctimas de Octubre, Juan Patricio Quispe, afirmó que están indignados por el fallo porque presentaron pruebas y declaraciones testificales para que ambos sean juzgados y sentenciados por las muertes y heridos.

Afirmó que la decisión es incomprensible, ya que los testigos incriminaron a ambas exautoridades de las ejecuciones extrajudiciales en 2003. Anunció que apelarán el veredicto.

Dionicio Cáceres, quien fue herido en su pierna izquierda por un arma de guerra aquel aciago 12 de octubre de 2003, expresó su “indignación y rechazo”, pero está con la “fortaleza alta” porque apelarán la decisión de la autoridad judicial.

Expresó que no cejarán en sus esfuerzos para que los dos acusados (Gonzalo Sánchez de Lozada y su ministro de Defensa, Carlos Sánchez) sean extraditados al país y paguen por los delitos que cometieron.

Pruebas contundentes

En tanto, Thomas Becker, abogado que acompaña el caso desde hace 10 años, manifestó que están “decepcionados” porque el juez no ratificó el veredicto del jurado que los declara culpables de las muertes de Octubre Negro.

Calificó la decisión judicial norteamericana como un “error”, puesto que los jueces tenían en sus manos suficientes pruebas sobre las ejecuciones extrajudiciales de parte de las Fuerzas Armadas, previa orden de las dos exautoridades.

El jurado de la Corte de Fort Lauderdale del Estado de Florida los declaró culpables de la muerte de civiles en 2003 y dispuso la indemnización de 10 millones de dólares a las familias de las víctimas.

El jurista norteamericano anunció ayer que apelarán la sentencia que libera de culpa a Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Sánchez Berzaín de los hechos de octubre de 2003.

“El proceso sigue porque nosotros apelaremos la decisión del juez y lo haremos inmediatamente. Creemos que el juez se equivocó porque el pueblo, a través del jurado, dijo que las muertes fueron provocadas”, remarcó en una conferencia de prensa en la plaza Murillo.

Evo condena decisión de juez Cohn

El presidente Evo Morales Ayma condenó anoche la decisión del juez norteamericano J. Cohn que libera de culpa a Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Sánchez Berzaín, acusados de crímenes de lesa humanidad.

El Jefe de Estado escribió en su cuenta en Twitter: “Condenamos decisión del juez J. Cohn, de Florida, que en un fallo contrario a sus propias sentencias anteriores, libra de culpa a los asesinos prófugos de la Masacre de Octubre, Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Sánchez Berzaín. Exigimos a #EEUU deje de proteger a esos genocidas”.

En tanto, la Asociación de Familiares de las Víctimas de Octubre Negro prepara la apelación del fallo del juez Cohn que libera de culpa a ambas exautoridades en el proceso judicial interpuesto en Estados Unidos por la muerte de civiles durante protestas callejeras en 2003. El juicio puede durar un par de años más antes de existir un fallo final.

Carlos Mesa se negó a declarar en el juicio

El presidente de la Asociación de Víctimas de Octubre, Juan Patricio Quispe, lamentó ayer la actitud del expresidente Carlos Mesa, quien se negó a ser testigo en la Corte de Fort Lauderdale del estado de Florida pese a que su testimonio era fundamental porque en algún momento declaró que no “estaba dispuesto a matar”.

“En su momento y en su condición de vicepresidente, sus declaraciones fueron necesarias porque participó directamente en la toma de decisiones cuando Sánchez de Lozada decidió intervenir militarmente El Alto. Tenía bastante información que hubiera sido importante para reforzar nuestra acusación”, sostuvo.

Mesa fue vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada cuando se produjo la crisis de octubre de 2003. Estuvo junto al expresidente hasta tres días antes de que deje el poder y huyera a EEUU con Carlos Sánchez Berzaín.

Fuerzas combinadas del Ejército y la Policía dispararon a vecinos desarmados en El Alto, cuyo saldo fue 67 muertos y más de 400 heridos.

Ambas exautoridades fueron llevadas ante un juez de la Florida, Estados Unidos, por ejecuciones extrajudiciales.

Cambio


VOLVER