Chile: comprueban el primer vuelo de la muerte durante la dictadura de Pinochet

Cuando las turbinas de la aeronave tomaron su máxima potencia, la fuerza fue tal que sacudió el césped y miles de gotas de rocío explotaron alrededor. El Helicóptero H225 “Puma” y las siete personas que iban en su interior, se dirigieron directo hacia el mar. Esa mañana, un día de octubre de 1973, después de casi una hora de vuelo, sólo cuatro regresarían de ese viaje. Las tres personas restantes se convertirían en las primeras y únicas víctimas conocidas, hasta hoy, de un vuelo de la muerte.

Sus nombres, Ceferino del Carmen Santis Quijada, Luis Fernando Norambuena Fernandois y Gustavo Manuel Farías Vargas. Todos ellos fueron detenidos por militares del Regimiento de Ingenieros de Tejas Verdes de San Antonio.

“Este sujeto joven le puso resistencia, pero este capitán igual lo tomó de las axilas, lo giró hacia la puerta y lo lanzó al mar. Aquí hay un detalle: el capitán, al empujar hacia abajo, el sujeto apoya los pies en el carenaje del tren de aterrizaje, se produce una lucha, o sea un forcejeo y, visto esto, lo vuelve a tirar de las axilas, lo despega del tren de aterrizaje y ahí lo lanza hacia el mar”.

Es la primera vez, desde que se investigan las violaciones de los derechos humanos cometidas durante la dictadura que un testimonio da cuenta del lanzamiento de personas vivas al mar. Este relato, al cual El Dínamo tuvo acceso exclusivo, es el de Juan Guillermo Orellana Bustamante, suboficial en retiro del Ejército. Como mecánico del helicóptero militar, formó parte de una tripulación que despegó de madrugada desde el aeródromo de Tobalaba.

Orellana declaró por primea vez el 29 de mayo de 2012 y su testimonio había pasado inadvertido hasta hoy. Señala que el vuelo ocurre el 12 de septiembre, sin embargo conforme a los antecedentes que se han podido conocer, es posible que la fecha que menciona corresponda a los primeros días de octubre.

“Recuerdo que se ordenó el vuelo hacia las Rocas de Santo Domingo (Quinta Región), posándonos en una cancha de golf… Mientras yo vigilaba la aeronave, vi aparecer una camioneta, no recuerdo marca, pero estaba cubierta con un toldo de lona y se atracó a la puerta izquierda del helicóptero”.

Orellana Bustamante, que en ese entonces tenía grado de cabo segundo, contó al juez Arancibia, que esta escena la observaba a la distancia. Cuando se acercó, la camioneta partió del lugar, quedando un capitán de Ejército que vestía de civil.

“Al subir a la aeronave me encontré en el piso con tres personas vivas, que estaban atadas de pies y manos y con la vista vendada. Recuerdo que los tres sujetos eran varones. El primero de estos era un señor adulto de pelo canoso, de 45 a 55 años, de contextura gruesa. La segunda persona era más joven, era de tez morena. Calculo que debió tener entre 30 y 40 años, y la tercera persona la recuerdo como de 25 a 30 años, tez morena, delgado”.

Juan Guillermo Orellana también amplió su declaración el 7 de agosto de 2014. Allí agregó otro dato que coincide con la política sistemática de desaparición forzada de cientos de prisioneros y prisioneras en el mar: “Las personas iban amarradas de pies y manos y con los ojos vendados y con un pedazo de fierro amarrado a los pies, por lo que nunca escuché sus voces”.

Además de él y el misterioso capitán que vestía de civil, la tripulación del Puma H225 estaba comandada por el mayor Emilio Robert de la Mahotiere y el capitán Richter Nuche Sepúlveda, como copiloto.

Una vez que los oficiales recibieron instrucciones, De la Mahotiere los reunió. Según el ex mecánico, les explicó que “en esta misión a cumplir, tenemos dos caminos a seguir. Primero que cumplamos la misión y, segundo que la rechacemos. En esta segunda instancia, nos tomarán prisioneros, trasladados a Tobalaba, se nos realizará un Consejo de Guerra y seremos fusilados por traidores a la Patria.”

Al terminar la última frase, la suerte de los tres militantes de izquierda quedó sellada

“La misión esta cumplida”

Orellana Bustamante dice que la mañana que se les ordenó la misión criminal, el día estaba despejado, condiciones ideales para volar. “Levantamos vuelo dirigiéndonos hacia el interior del mar. Cuando estábamos en la costa, dimos un vuelo en círculo y el copiloto observó que no había nada en el lugar. En pleno vuelo el comandante me señaló que tomara la hora de 20 minutos de vuelo mar adentro”.

El ex militar se refiere a 20 minutos, desde la playa. Según fuentes castrenses, una de esta aeronaves es capaz de recorrer el tramo Santiago Viña del mar (unos 122 kilómetros) en poco mas de 30 minutos. De esta forma, si el testimonio es cierto, ese vuelo mortal habría recorrido aproximadamente unos 81 kilómetros (unas 43 millas náuticas).

Ya en vuelo dice que “a mí (De la Mohotiere) me ordenó que me comunicara con el capitán (el misterioso oficial vestido de civil) diciéndole que estábamos en la zona de operaciones y lo único que hacía yo era abrir la puerta izquierda del helicóptero”.

El testimonio no entrega precisión si la aeronave se detuvo y quedó suspendida en el aire cuando llegaron al lugar escogido, o si la aeronave siguió en movimiento. Pero es en este instante en el que el relato de Orellana Bustamante se vuelve cada vez más crudo para describir el destino final de las tres personas vivas y conscientes de la tragedia que se aproxima. La puerta está abierta, el viento y el ruido envuelven la cabina silenciando cualquier voz.

“El capitán de Ejército procedió, solo, a tomar a las personas. En primer lugar tomó a la persona más adulta de los pies; lo giró hacia la puerta y lo empujó con las manos hacia abajo, hacia el mar”.

Aunque la descripción del mecánico no coincide con precisión respecto de la persona, todo indica que se trataría de Ceferino del Carmen Santis Quijada, obrero y militante del MIR industria Rayonhil. Tenía 31 años y era el mayor de las tres personas secuestradas. Era casado y tenía dos hijos.

“Al segundo sujeto lo tomó de las axilas, lo llevó hacia la puerta y lo tomó de los pies. Lo empujó de la misma manera que al primero”. Probablemente el testimonio de refiera a Luis Fernando Norambuena Fernandois. Con 30 años, era integrante del Comité Central del Partido Socialista, regidor por San Antonio y secretario regional de la CUT. Trabajaba en Esso Industrial. También era casado y tenía un hijo.

Como método de exterminio, los vuelos de la muerte son ampliamente conocidos en Argentina, donde la dictadura lo utilizó para masacrar prisioneros. Se calcula que entre mil 500 y tres mil personas fueron lanzadas desde aviones, a las costas del Río de la Plata y el estuario, en la desembocadura de Atlántico”.

La tercera persona, el más joven de los tres, fue quien luchó por su vida. Aún en condición de absoluta sumisión, amarrado de pies y manos, vendado, opuso resistencia a las manos del verdugo.

“El tercero, que era el sujeto más joven, lo tomó de la misma forma que al segundo…” Su nombre era Gustavo Manuel Farías Vargas, un recaudador de obras sanitarias en San Antonio, militaba en el MIR y era soltero. Él y sus tres hermanos fueron detenidos y llevados a los cuarteles de Tejas Verdes.

Tras el forcejeo y con las tres víctimas lanzadas al mar, Orellana relata: “En esos instantes yo cierro la puerta y le comunico al comandante de la aeronave que la misión está cumplida”.

El pacto de silencio

“Al quedar junto al capitán de Ejército, éste se sienta y yo me fui a mi puesto de tripulante, para luego volver a las Rocas de Santo Domingo, al club de golf. Allí se dejó al capitán y nosotros volvimos al Aeródromo de Tobalaba”.

El antecedente no es menor para intentar descifrar quién es el rostro de la muerte de estas personas. Probablemente estaba asignado en el contingente militar del Regimiento de Ingenieros de Tejas Verdes. Por esos días, y unos meses más, el comandante era Manuel Contreras Sepúlveda, quien ya se encontraba preparando lo que sería la escuela donde se formarían los primeros agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

“Quiero hacer presente que el oficial de Ejército que lanzó a las personas que se encontraban amarradas, vendadas y vivas, dentro del helicóptero, me parece que correspondería a Miguel Krassnoff”. El entonces capitán integraría el primer contingente de la DINA y pronto comandaría la Brigada Halcón, dedicada a exterminar a los militantes del MIR en todo el país.

Hace unos días, el 9 de mayo, Krassnoff, De la Mahotiere y Nuche fueron sometidos a proceso como autores del secuestro calificado de Santis, Norambuena y Farías. El ministro Jaime Arancibia agregó a este delito, también como autor, a Carlos Oscar Evaristo Gregorio Mardones Díaz, en ese entonces, comandante del Comando de Aviación del Ejército, con asiento en Tobalaba.

La principal prueba es que en la segunda declaración del mecánico Orellana (en 2014) éste amplió un detalle del episodio ocurrido una vez que aterrizaron, por primera vez, en el cesped del club de golf y se disponían a recibir a los prisioneros. “A los minutos después llegó otro helicóptero americano, el que estaba a cargo del coronel Carlos Mardones y de tripulante, Alejandro Pardo Fernández. Pero estos no participaron de los hechos, ya que su helicóptero tenía un solo motor y para andar mar adentro, se necesitan aeronaves de dos motores”.

No obstante, el juez consideró que esa acción demostraba que Mardones había aterrizado en el campo de golf para dar la orden al comandante del Puma de lanzar personas vivas al mar.

Con la revelación realizada, la expectativa de la investigación del juez Arancibia es determinar si se trató del único vuelo de la muerte o pudo haber existido otros, cuyas tripulaciones, oficiales y suboficiales, aún guardan silencio.

El Dínamo