Comenzó el cuarto congreso de universidades nacionales para la agricultura familiar

Ante un auditorio colmado, comenzó el “Cuarto Congreso del Foro de Universidades Nacionales para la Agricultura Familiar”. Durante el acto de apertura, las autoridades coincidieron en la difícil situación que atraviesa el sector, en el marco de la macroeconomía.

En el acto de apertura, desarrollado este martes, en el Anfiteatro 17 de Octubre de la UNLaR, el director del Centro Regional Catamarca-La Rioja, José Luis Riedel, destacó la relevancia y la necesidad de que se haya elegido a La Rioja para ser sede de este cuarto foro, ya que es un lugar donde la agricultura familiar es un “actor fundamental en las economías regionales”. Precisó que este foro es una caja de resonancia para debatir en torno a la agricultura familiar y trabajar para poder avanzar en cuestiones como la producción, el procesamiento y la comercialización de alimentos.

En ese sentido, consideró fundamental para la inclusión las otras etapas que siguen para poner en valor la agricultura familiar, tales como el empaque y la comercialización, señalando que es fundamental para que muchas familias obtengan sus ingresos, puedan mejorar la calidad de vida y continuar en sus territorios.

Por su parte, el presidente del Consejo del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar (CIPAF)-INTA, el productor José Romero, agradeció el apoyo de la UNLaR, señalando que “significa algo muy importante en el marco de esta macroeconomía que nos embiste”. Seguidamente, precisó: “era necesario el apoyo de la universidad ya que significa el mojón que nos acompañará en nuestro reclamo”. “Comprendimos que nos tenemos que ordenar y producir en el marco de lo que el consumidor exige”, agregó.

Para Romero, este ámbito será el que acompaña cuando se habla del arraigo y sostuvo que la Universidad tiene que comprender que la tierra es un bien social. “Quien a nosotros nos descubre y acompaña es el INTA y nos alegra cuando la universidad nos investiga”, indicó; y consideró: “asociándonos será nuestra salvación”. Para finalizar, dijo: “nos planteamos una vida digna en el campo (…) la agricultura familiar tiene que tomar el lugar que se merece”.

En tanto, el director del Instituto para la Agricultura Familiar (IPAF) INTA, Fernando Guzmán, resaltó la organización considerando que es el ámbito para analizar las necesidades en la agricultura familiar y ver que son diferentes en el país. “Es un beneficio para toda la comunidad y es importante porque garantiza la seguridad y la soberanía alimentaria la ocupación equitativa del territorio y la distribución equitativa de la riquezas y son valores muy importantes que tenemos que mantener y propugnar a que crezcan”, señaló.

A su turno, el rector Fabián Calderón dio la bienvenida a “las militantes y activistas de la agricultura familiar”, según definió. Luego, rescató que esta iniciativa es parte de un proyecto de “universidad comprometida, situada y pública, que abre la puerta para visibilizar, materializar muchas realidades que durante muchos años estuvieron negadas en los proyectos formativos y de extensión”. Señaló que, a 100 años de la Reforma, en este cuarto encuentro se busca reafirmar el compromiso de la universidad pública riojana con hombres y mujeres que dejan todo en los campos, cooperativas, pequeños emprendimientos y en los ámbitos donde buscan y trabajan para recuperar la dignidad de los argentinos.

Destacó el compromiso de la universidad y -en dirección a los pequeños productores- resaltó que no están “solos”, sino que son acompañados por 45 universidades que en el último plenario del CIN, han decidido acompañar a este foro.

Asimismo, resaltó el rol de los agricultores familiares que luchan con un sistema que busca dividir y obstaculizar el emprendimiento familiar y este foro debe construirse como un espacio de lucha y necesita ser acompañado por políticas públicas que garanticen y acompañen el desarrollo.

Según el Rector, los datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) del 2014, señalan que 60 millones de personas están involucradas en la agricultura familiar, que llevan adelante su trabajo en un 15 por ciento de terreno disponible. “Hoy, tenemos que trabajar para recuperar territorialmente espacios de producción”, añadió.

Sostuvo también que desde la universidad se acompaña la lucha ante un sistema y política que busca desmantelar el trabajo en la tierra. “La nueva UNLaR acompaña y abre las puertas a las economías familiares, sociales y pequeños productores, que en La Rioja forma parte entre el 80 al 90 % de la agricultura familiar”, precisó.

Para finalizar, la autoridad universitaria sostuvo: “no queremos seguir ninguna receta que no sea la nuestra, de escuchar a nuestros pequeños productores para pensar en una América Latina diferente, dispuesta a avanzar desde ese lugar”.

Fuente-Universidad Nacional de La Rioja