El Salvador: asume la nueva Asamblea Nacional con mayoría opositora

136

Seguridad y economía dominarán agenda de Asamblea Legislativa de El Salvador hasta el 2021

Los temas de seguridad y economía dominarán la agenda de los diputados salvadoreños que asumieron hoy la riendas del Congreso hasta 2021, y quedarán en segundo plano la deuda relacionada con los derechos de las mujeres y de legislación del agua que dejó la legislatura anterior.

Con la conformación de esta legislatura, en la que el 70 por ciento de los votos quedaron en la derecha, se ven casi sepultadas las posibilidades de que en los próximos 3 años se despenalice el aborto terapéutico, se apruebe una ley de agua que no permita su privatización y se repare a las víctimas de la guerra civil.

La mayoría de los diputados, incluidos los de la izquierda, mantuvieron este martes, durante la sesión de instalación de la nueva legislatura, el discurso de que impulsarían una agenda enmarcada en los dos principales problemas de los salvadoreños: la violencia y la economía.

José Almendáriz, diputado del Partido de Concertación Nacional (PCN), dijo a Acan-Efe que su formación se concentrará en una “agenda conocida por la población” en los “ejes” de seguridad, hacienda y salud, que son los “pilares” para traer “desarrollo, paz y tranquilidad”.

El PCN es, junto a la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), uno de los partidos que resultó más fortalecido en las elecciones del 4 de marzo pasado, al pasar de 6 a 9 diputados.

Este crecimiento en el número de legisladores le permitió revivir una vieja alianza que mantuvo con Arena, que pasó de 35 a 37 escaños, y con la que privatizaron las pensiones, las telecomunicaciones e impusieron el dólar como moneda en circulación.
La diputada de Arena, Felissa Cristales, señaló a periodistas que su partido también pujará por mejorar las condiciones para las inversiones y los emprendedores, y que mantendrá su bloqueo a la despenalización del aborto.

Apuntó que los diputados de Arena votarán en “bloque” y que seguirán en contra de iniciativas que buscan despenalizar el aborto “por principios”, pese a que uno de sus exdiputados presentó una propuesta en octubre de 2017.

El diputado del PNC Roberto ngulo dijo a Acan-Efe que existe la posibilidad de legislar en situaciones en las que peligra la vida de las mujeres para que los médicos no sean encarcelados por permitir un aborto.

Carlos Ruiz, diputado del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), explicó a Acan-Efe que, pese a la pérdida de influencia en el Congreso, el partido de izquierda seguirá luchando para la aprobación de leyes referentes al agua y alimentación.

“La ley general del agua es una necesidad que no debe de llevar ningún elemento que indique la privatización”, sostuvo el diputado, y añadió que buscarán la aprobación de una iniciativa para garantizar el derecho a la alimentación.

Sostuvo que el FMLN sostendrá una “batalla por el desarrollo de una agenda que impulse los cambios necesarios para que el país siga avanzando en la ruta del crecimiento (económico) que favorezca a todos los salvadoreños”.

El FMLN perdió influencia en la toma de decisiones en el Congreso tras la derrota electoral del 4 de marzo, que lo dejó con 23 diputados, 8 menos que en la anterior.

La presidencia del Congreso fue asumida este martes por el excandidato presidencial en las elecciones de 2014 y exalcalde de San Salvador (2009-2015), Norman Quijano, quien se mantendrá en el puesto hasta el 31 de octubre de 2019.

La presidencia del órgano de Estado entre el 1 de noviembre de 2019 y 30 de abril de 2021 será encabezada por el diputado del PCN Mario Ponce, quien ha estado en el Congreso como legislador desde el 2012.

Esta legislatura dominada por la derecha elegirá a 4 jueces de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, magistrados de la Corte de Cuentas, al procurador general y de Derechos Humanos, y al fiscal general.

También deberán alcanzar acuerdos sobre la solicitud del Ejecutivo, en manos del FMLN, de la financiación 3.600 millones de dólares para amortizar la deuda soberana y renovar Eurobonos que vencen en 2019 y para cubrir el déficit fiscal del próximo año.

El Economista


El nuevo escenario legislativo con ARENA como protagonista

La aparición de Nuevas Ideas en el escenario partidario salvadoreño podría sumarse a las crisis internas de los dos partidos mayoritarios
El partido ARENA, triunfante en las elecciones legislativas y municipales del pasado 4 de marzo, dominará a partir del 1 de mayo y hasta 2021, la Asamblea Legislativa y la mayoría de alcaldías del país, pero en medio de la polarización, según analistas políticos.

“La polarización está dada por la crisis económica y social persistente, pero también por la crisis de los partidos políticos, que han quedado carentes de credibilidad y es un resultado evidente de las pasadas elecciones”, reflexionó el observador político Roberto Cañas, uno de los firmarte del fin de la guerra en 1992.

En los pasados comicios el gran perdedor fue el partido gubernamental, el FMLN, que bajó en más del 50 por ciento de su “voto fiel” en comparación con las elecciones de 2015; la derecha, pese a su triunfo, también bajó su caudal de adeptos en menor escala.

La abultada derrota del FMLN o “voto de castigo” fue a causa de no haber resuelto los agravantes temas de inseguridad, que hacen de El Salvador uno de los países más violentos de Latinoamérica, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS); también debido a la vigencia de la crisis económica que conllevó al alza de los precios y a la no generación de empleos.

Luego de las elecciones pasadas el panorama político se enrareció incluso para la triunfante derecha de ARENA, misma que vive actualmente contradicciones entre sus sectores de poder.

En declaraciones vertidas en la televisión local este lunes por el vocero presidencial, Roberto Lorenzana, apuntó que: “elección interna en ARENA para escoger al candidato presidencial y tras los comicios de marzo le ha dejado con un traumatismo sin precedentes y una división en la que se excluyó al capital árabe representado por Javier Simán (precandidato perdedor)”.

“Se optó por el capital salvadoreño con líneas judías de Carlos Calleja, el candidato triunfador”, agregó Lorenzana, al tiempo que indica que las pugnas visibles se dan en el seno de la fracción legislativa.

Por su parte, el analista Marvin Aguilar, comentarista político de televisión y radios locales, apuntó que además de la crisis de los dos partidos mayoritarios, está la aparición de una tercera fuerza política que ha cobrado gran empuje: Nuevas Ideas (NI), liderada por el joven empresario Nayib Bukele, exalcalde capitalino y expulsado del FMLN por divergencias políticas.

“Hay fenómenos que marcarán las elecciones presidenciales de 2019: el fin del bipartidismo, por la pujanza de Nuevas Ideas (NI) y la caída del FMLN de primera a tercera fuerza política”, afirmó Aguilar, y agregó también que se vislumbra “la derrota de ARENA y su obligada reconversión si no desea ser desplazada iniciativas ciudadanas desde la derecha”.

La polarización es “grave” señala Cañas. “El país necesita con urgencia un pacto fiscal y eso significan consensos básicos, entendimientos; necesitamos pactos en Seguridad Ciudadana, un plan de Empleos. Entonces, esa polarización nos hará pagar costos políticos a todos”, acotó el también académico.

Finalmente advirtió Cañas que “la polarización en medio de las campañas como en las que estamos involucrados les pone a los políticos una venda en los ojos y no les deja ver más allá de sus intereses particulares.

Las elecciones presidenciales del 3 de febrero de 2019 se llevarán a cabo entre las principales fuerzas ARENA y el FMLN, así como entre la fuerza centrista Nuevas Ideas (NI), que apareció desde fines del año pasado como fenómeno pujante, y que como opinan los analistas, acumula el descontento de 30 años en el que dominó un bipartidismo que no resolvió los graves problemas sociales y económicos de El Salvador.

Contrapunto


Quijano y Ponce presidirán la nueva Asamblea Legislativa

Norman Quijano, de ARENA, será el presidente de la Asamblea Legislativa durante los próximos 18 meses, del 1.° de mayo de 2017 hasta el 31 de octubre de 2018, y el pecenista Mario Ponce lo sucederá los siguientes 18 meses hasta que termine el período legislativo el 30 de abril de 2021. Ambos fueron elegidos con 83 votos a favor. Por su parte, el único diputado independiente, Leonardo Bonilla, se abstuvo de dar su voto.

La nueva junta directiva estará conformada por 11 legisladores, la mayoría hombres. Las mujeres solo tendrán tres cargos: una vicepresidencia y dos secretarías.

El FMLN estuvo pujando por añadir un miembro más de su partido a la junta directiva, para sumar 12 legisladores; sin embargo, al final terminó votando por la propuesta presentada. Mientras que Bonilla y el único diputado por el CD, Juan José Martel, explicaron que sus votos de abstención en la conformación de la nueva junta directiva no obedecen a cuestiones personales con quienes fueron elegidos, sino que consideran que 11 miembros en una junta directiva es un exceso.

Algunos de los cargos serán compartidos. Para el período comprendido entre el 1.° de noviembre de 2019 y el 30 de abril de 2021, ocupará la presidencia Mario Ponce, del PCN; la primera secretaría será para Reynaldo López, también del PCN; y tendrá la quinta secretaría Lorenzo Rivas, de GANA.

La instalación del nuevo pleno comenzó cerca de las 12:00 del mediodía en el Salón Azul del Palacio Legislativo, pese a que la convocatoria estaba programada para las 10:00 de la mañana.

El retraso de dos horas se debió a que aún no estaba listo el acuerdo para conformar la junta directiva, por lo que en media hora solo fue conformada una comisión de instalación, que fue coordinada por la diputada arenera Mayteé Iraheta y en la que los diputados Serafín Orantes, del PCN, y Mario Tenorio, de GANA, se desempeñaron como secretarios. Al filo de las 12:30 del mediodía, Iraheta decretó un receso de dos horas para revisar las credenciales de los 84 legisladores.

El diputado Quijano declaró que se sentía agradecido con Dios, con su familia, con su equipo, con sus compatriotas y con su partido por esta designación. “Mi compromiso es trabajar con responsabilidad, honestidad y transparencia en la búsqueda de acuerdos que necesita el país”, aseguró.

La jefa de la fracción del FMLN, Nidia Díaz, se quejó de que la alianza entre los partidos de derecha —ARENA, PCN y PDC— para elaborar el Protocolo de Entendimiento, el cual culminó con la elección de la junta directiva y, según ella, irrespeta la pluralidad y la representatividad proporcional. Aunque todos los diputados efemelenistas votaron a favor de cada miembro de la nueva junta directiva, aseguró que no firmaron dicho protocolo. GANA tampoco lo firmó, pero también votó.

La Asamblea Legislativa está compuesta por 37 diputados de ARENA, 23 del FMLN, 10 de GANA, nueve del PCN, tres del PDC, uno del CD y uno no partidario.

La Prensa Gráfica


VOLVER

Más notas sobre el tema