El Senado argentino vota hoy el freno al tarifazo y Macri se prepara para vetarlo

Las negociaciones y la fuerte presión de la Casa Rosada sobre gobernadores y senadores no alcanzó. El mensaje de Mauricio Macri, por segundo día consecutivo, reclamándole al peronismo que no apruebe el proyecto que frena el tarifazo tampoco fue suficiente. El interbloque Argentina Federal, encabezado por Miguel Pichetto, se reunió ayer y adelantó que “mayoritariamente” acompañarán la media sanción de la Cámara de Diputados, que ya contaba con el respaldo del Frente para la Victoria-PJ y otros bloques más pequeños. De esta manera quedó prácticamente garantizada la aprobación de la ley, por lo que el Presidente tendría que recurrir al veto para mantener vigente el tarifazo. La sesión de la Cámara alta está convocada para hoy a las 14 y se prevé que se extienda hasta entrada la noche.

Durante las últimas dos semanas, y sobretodo, durante los últimos días, el Gobierno intentó dividir al peronismo para impedir la sanción del proyecto elaborado por el Frente Renovador y el Bloque Justicialista en la Cámara de Diputados. El encargado de las negociaciones fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien ayer se reunió por la mañana con Pichetto. Le planteó la opción de rebajar el IVA en las facturas de servicios públicos de hogares residenciales y de pymes. No representaba una novedad, era el dictamen que a último momento habían firmado los senadores de Cambiemos durante la reunión de comisión de la semana pasada. A esa idea le agregó la posibilidad de transferir las empresas distribuidoras de energía, Edenor y Edesur, a la jurisdicción de la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Esta oferta excluía a Aysa, que un proyecto de los senadores peronistas Carlos Caserio (Córdoba), Omar Perotti (Santa Fe) y Carlos “Camau” Espínola (Corrientes) sí contemplaba.

Pichetto lo consultó más tarde con los miembros del interbloque Argentina Federal y decidieron mantener el respaldo a la media sanción. Incluso tres de los cuatro senadores que habían firmado el dictamen en disidencia adelantaron que igualmente votarán favor en general. Se trata de Guillermo Snopek (Jujuy), Dalmacio Mera (Catamarca) y Espínola. El salteño Rodolfo Urtubey será el único de los 24 que no acompañará, en línea con la posición de su hermano, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

Mientras tanto, ayer Macri recibió en Casa Rosada a los senadores de otro sector peronista, más cercano al oficialismo. Asistieron Juan Carlos Romero, Carlos Reutemann, María Fiore Viñuales, Lucila Crexell y Guillermo Pereyra. Este último se había pronunciado a favor del proyecto de Diputados pero en ahora anunció que votará en contra. De ese encuentro también participaron Frigerio y los senadores macristas Federico Pinedo y Humberto Schiavoni.

Además de la reunión, Macri grabó y difundió ayer al mediodía otro mensaje en el que le pidió a “los senadores y gobernadores peronistas sean responsables con el futuro de los argentinos y no voten una ley inconstitucional”. El Presidente la definió como una “ley mágica” que puede “sonar bien” pero que no resuelve “el agujero fiscal” que supuestamente provocaría. Esta vez evitó pedirle a los senadores que no se dejen conducir por “las locuras de Cristina Fernández”, como había hecho el lunes. Aquel mensaje en el que propuso el ahorro energético mediante la compra de lámparas de LED, cayó mal entre los opositores. En éste último video bajó un poco el tono de confrontación. Lo mismo hizo el jefe de Gabinete, Marcos Peña, que apeló a su discurso dialoguista. “Aspiramos a que se pueda lograr algo en el marco de la racionalidad como tantas otras veces se ha conseguido con el propio Senado, y hasta último momento vamos a apostar a ese camino de diálogo”, afirmó Peña al salir por la mañana de la reunión de Gabinete.

Desde el kirchnerismo, el neuquino Marcelo Fuentes afirmó que el freno a las tarifas será “un mensaje político muy fuerte que el Congreso argentino le ponga un límite a esa pretensión desmedida tarifaria, lo cual es un mensaje también hacia el FMI”. “Si no pasan las tarifas es evidente que el Gobierno no va a tener acompañamiento en el resto de los ajustes que van a tratar de imponer, tanto en materia laboral como previsional”, agregó, anticipándose a otros debates como la ley de Presupuesto Nacional.

Si bien los números se terminarán de definir al momento de votar, el escenario hasta anoche indicaba que alrededor de 40 senadores aprobarán la medida que declara la “emergencia tarifaria” retrotrae los aumentos a noviembre de 2017 y prohíbe que las actualizaciones superen el índice de variación salarial hasta el 31 de diciembre de 2019.

El oficialismo contaría con una base de 25 senadores para el rechazo, a los que se suman los 5 del interbloque federal y Urtubey. En Casa Rosada reconocían que era “muy difícil” poder revertir la situación.

Página/12


Tarifas: el Gobierno buscó acordar, pero no logró torcer al PJ

En el último intento de frenar la sanción en el Senado de la ley de reducción de tarifas de luz, gas y agua, el presidente Mauricio Macri procuró ayer una negociación agónica con el jefe del bloque del PJ , Miguel Pichetto , pero la bancada que preside ratificó su determinación de votar el dictamen. La Casa Rosada anoche se resignaba a que “será complicado” evitarlo.

Según pudo saber LA NACION, Macri decretaría el veto total. Pero algunos no descartaban plantear la inconstitucionalidad en la Justicia. La Constitución y la Corte Suprema establecieron que el Poder Ejecutivo tiene competencia para definir tarifas y no el Congreso.

Macri recibió ayer en la Casa Rosada a cinco senadores del Interbloque Federal: Juan Carlos Romero, Cristina Fiore, Lucila Crexell, Guillermo Pereyra y Carlos Reutemann, que votarían contra la ley del PJ. Si bien fue una foto para mostrar respaldo, esa alianza no alcanzaría para frenar la sanción.

Por la mañana, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio , y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo , se habían reunido en secreto en el Congreso con Pichetto, en un último intento por acercar posiciones, según confirmaron altas fuentes parlamentarias. Por la tarde, el jefe del bloque del PJ se reunió con su par de Cambiemos, Humberto Schiavoni. Pero el peronismo no retrocedió en su posición.

Luego de la reunión matutina de gabinete que encabezó Macri en la Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña , dijo que el Gobierno “hasta último momento va a apostar al camino del diálogo”. Así, bajó el tono de confrontación con los senadores del PJ, a los que el Presidente les había advertido anteayer que no “se dejen de conducir por las locuras de Cristina Kirchner”.

En la Casa Rosada admitieron a LA NACION que tampoco ello alcanzó. “Los números están complicados y la foto de los cinco senadores federales sirve, porque son cercanos al PJ, pero no varía el escenario”, señalaron en Balcarce 50.

El Gobierno había tomado nota de que la frase de Macri había causado malestar entre los senadores y los gobernadores del peronismo. Por eso Peña intentó suavizar: “Ratificamos la vocación de siempre estar dispuestos a dialogar y buscar alternativas realistas, responsables y dentro de la Constitución”.

El proyecto de ley del PJ, con media sanción de la Cámara de Diputados, anula las subas de tarifas, retrotrae sus valores a noviembre de 2017 y dispone que los incrementos no podrán sobrepasar el índice de aumento salarial. El Gobierno señaló que, además de inconstitucional, la ley implicaría un impacto fiscal de 170.000 millones de pesos en 2018-2019 y que dañaría los contratos con las distribuidoras de energía.

En las últimas semanas, Macri acordó con el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, una modificación que reducía el IVA en las boletas: de 21 a 10,5% para los usuarios residenciales y de 27 a 21% para pymes. Así, el dictamen debía volver a Diputados. Y se reducía el bache fiscal a menos de $20.000 millones.

Pichetto se opuso pese a que Urtubey y su hermano, el senador Rodolfo Urtubey, buscaron convencerlo de que el PJ no debía enarbolar una postura extrema, en plena negociación con el FMI, y asociados al kirchnerismo radicalizado.

El Gobierno recibió por la tarde la noticia de que el bloque del PJ irá a fondo con su proyecto. Tendrían entre 38 y 39 votos, los suficientes para convertirlo en ley, a menos que hubiera un imprevisto.

En el Gobierno aseguraron que Macri vetará la ley y que es improbable un planteo judicial de inconstitucionalidad. Pese a que un veto sería un costo político, lo haría como una señal de firmeza frente a la negociación con el FMI.

Por la noche, Frigerio insistió en que “el diálogo y la búsqueda de consensos siempre han sido una forma de este gobierno; vamos a insistir todo lo que sea necesario”. En declaraciones a Radio Con Vos, señaló: “Queremos que se debata una ley que da alivio a la gente a partir de una baja de impuestos, en donde las provincias y la Nación ceden parte de su recaudación y eso va a bajarles la tarifa a las pymes. CAME, por ejemplo, está solicitando esto”.

Y agregó que “esta otra ley (la de la oposición) es totalmente unitaria, porque beneficia a los porteños y a la provincia de Buenos Aires. Así está escrita, solo devuelve las tarifas a los que tienen Edenor y Edesur, y además es un proyecto que violenta el presupuesto que se votó hace unos meses. Además genera un costo fiscal altísimo, son unos 170 mil millones en dos años”.

FMI: avanzan las negociaciones

WASHINGTON.- Una delegación de funcionarios del gobierno de Mauricio Macri llegó ayer a Washington para retomar las negociaciones con el FMI y terminar de pulir el acuerdo para un préstamo stand-by que ayude a cubrir las necesidades de financiamiento de la Argentina. El jefe de Gabinete del Ministerio de Hacienda, Guido Sandleris, viajó junto al secretario de Hacienda, Rodrigo Pena, y el secretario de Finanzas, Santiago Bausili.

La Nación