Elecciones en Colombia: Viviane Morales renuncia a su candidatura

Viviane Morales renuncia a su candidatura presidencial

La excongresista y ex fiscal general de la Nación Viviane Morales anunció este miércoles que deja su aspiración a la Presidencia de la República por el movimiento político Somos.

Su decisión obedece a “hechos objetivos” que “han convertido en imposible que pueda continuar de manera responsable mi candidatura”, aseguró en un comunicado.

“Así como siempre es cobarde negarle a las fuerzas vivas su derecho a batallar en democracia, así mismo es irresponsable y desleal llevarlas a una batalla injusta y tramposa”, agregó Morales.

Morales señaló que “la cúpula del Partido Liberal arremetió” contra su aspiración a la Presidencia y afirmó que “resulta difícil encontrar en la memoria una campaña presidencial independiente y limpia, que haya sido atacada con tanta saña y tanta trampa por sus detractores”.

La exsenadora agregó que se enfrentó con “el bloque infame y discriminatorio de grandes medios de comunicación y de sus encuestadores” al no ser invitada a los debates presidenciales.

Agradeció a los pastores y líderes cristianos que la acompañaron -entre estos el movimiento Colombia Justa Libres- y dijo que “el pueblo cristiano es un pueblo grande y honrado” y que no estaba dispuesta a someter a “la Colombia moral” al “dolor y la desesperanza que quieren causarle quienes lo han prefabricado todo para burlarla y destruirla”.

La candidatura de Viviane Morales quedó en firme el pasado 11 de abril, cuando el Consejo Nacional Electoral le permitió seguir adelante, en respuesta a una demanda interpuesta por supuesta doble militancia. Esto, debido a que antes de promover su aspiración por el movimiento Somos, Morales hacía parte del Partido Liberal, del cual era senadora.

Comunicado completo
“Colombianas y colombianos todos
A mis hermanas y hermanos de la Colombia de la Fe.

Debo asumir la decisión de interrumpir mi candidatura a la Presidencia de la República. Le he enviado mi carta de renuncia a la Registraduría Nacional.

Resulta difícil encontrar en la memoria una campaña presidencial independiente y limpia, que haya sido atacada con tanta saña y tanta trampa por sus detractores.

Las trampas evidentes con que la cúpula del Partido Liberal arremetió contra mi aspiración.

Una vez renuncié al Senado y me inscribí gracias al aval que generosamente me ofreció el Partido Somos, aún antes del acto oficial de inscripción, en su empeño por impedir mis derechos, demandaron mi candidatura con el ardid leguleyo de una supuesta doble militancia.

El Consejo Nacional Electoral me dio la razón, sin embargo, el proceso lento trajo como consecuencia que mantuvieron en entre dicho jurídico la candidatura cuarenta y cinco días de una campaña de noventa.

Sin duda lograron sumir la candidatura en la incertidumbre pública durante la mitad del tiempo legal disponible.

Superada esta batalla, nos encontramos con el bloqueo infame y discriminatorio de grandes medios de comunicación y de sus encuestadores. Nos desconocieron en los debates en una decisión premeditada por invisibilizarnos.

Como si esto no les bastara, el Consejo Nacional Electoral obstaculizó el desembolso de los anticipos financieros que me correspondían para adelantar las tareas elementales de mi campaña.

Todos sabemos que no soy una mujer adinerada y que jamás he hecho negocios con mi vida pública.

Nos llevaron a la asfixia económica total, y con ella a una desventaja antidemocrática insuperable.

Estos hechos objetivos han convertido en imposible que pueda continuar de manera responsable con mi candidatura.

La responsabilidad y la lealtad han sido dos principios rectores de mi concepción del liderazgo.

Mi candidatura presidencial nunca se redujo al simple empeño de una aspiración personal. Sé que represento unos principios y unos valores que no son en abstracto, son principios y valores encarnados en las mayorías morales de nuestra sociedad, en esos hombres y mujeres abnegados sobre cuyos hombros se edifican el trabajo y la esperanza de nuestro país. Son la gente buena, de carne, hueso y familia, que constituyen nuestra verdadera nación, nuestra verdadera cultura.

Somos mujeres y hombres que entendemos y amamos la democracia, que en ella estamos dispuestos a ganar o a perder, pero siempre en franca lid. En una franca lid democrática que esta vez se nos negó.
Como líder responsable y leal, no puedo llevar a las fuerzas sociales y morales que me han confiado su amor y su respaldo político al dolor de una batalla injusta y antidemocrática.

Así como siempre es cobarde negarle a las fuerzas vivas su derecho a batallar en democracia, así mismo es irresponsable y desleal llevarlas a una batalla injusta y tramposa.

El pueblo cristiano es un pueblo grande y honrado, la Colombia moral es mayoritaria y limpia, y no voy a someterla al dolor y la desesperanza que quieren causarle quienes lo han prefabricado todo para burlarla y destruirla.

Nadie dude que esas mayorías morales estamos viviendo un despertar histórico de largo aliento.

Después de años de quietud, comenzamos a reaccionar ante las injusticias y hemos decidido hacer parte activa de las transformaciones que requiere nuestra nación.

La historia no termina aquí. Apenas comenzamos.

Con todo mi amor les agradezco a todos su compromiso, su creatividad y sus luchas.

Les agradezco a los pastores y líderes cristianos que abrazaron nuestra causa en todos los rincones de Colombia.

Les agradezco a los miles de voluntarios que dieron lo mejor de su vitalidad hasta llegar a constituir la más activa y numerosa fuerza de acción moral y comunicativa.

Les agradezco a los expertos en tantos temas que nos colaboraron con pasión y sueños de un mejor país en la construcción de las propuestas.

Les agradezco a los artistas que embellecieron la jornada con sus canciones, sus pinturas, sus creaciones.

Le agradezco a esa enorme red de abuelas que se lanzaron audaces a la aventura de las redes sociales, sintiendo que con sus Whatsapp contribuyen a labrar el país que quieren heredarles a las familias de sus hijos y sus nietos.

Le agradezco a Jorge Leyva la generosidad de su compañía y las luces grandes de su experiencia de maestro.

Le agradezco a Colombia Justa Libres su respaldo.

Le agradezco al Partido Somos su apoyo incondicional. A Álvaro Araujo, a Mabel, a Royman a todos sus líderes mi corazón.

A todas las colombianas y todos los colombianos mi amor y mi lucha por siempre.

De nuevo les agradezco con todo mi corazón el apoyo generoso y franco que me han brindado, y dejo en total claridad que no me arrogo ninguna vocería ni decisión política en su nombre.

Respeto su libertad absoluta de tomar la decisión que, en conciencia, asuman en el actual debate electoral.

La Fe por siempre.
Colombia: la Fe por siempre”.

El Tiempo


Duque y Petro lideran nueva medición del Celag

El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) publicó este miércoles un nuevo estudio cuantitativo de opinión. En este, Iván Duque y Gustavo Petro lideran la intención de votos, con 34 % y 30,1 % respectivamente, de cara a las elecciones presidenciales del próximo 27 de mayo.

Detrás de Duque y de Petro están Sergio Fajardo (14,2 %), Germán Vargas (6 %), Humberto de la Calle (2,6 %) y Viviane Morales (0,8 %). Pero uno de los puntos importantes de la medición del Celag es que, si se compara los resultados del tercer estudio cuantitativo de opinión con los dos primeros, se puede evidenciar que los dos únicos candidatos que han tenido crecimiento son Duque (12,8 % en febrero) y Petro (16,7 % en febrero), mientras que los demás se han quedado rezagados.

En cuanto a la pregunta de por quién nunca votaría, los que van al frente son De la Calle (62,7 %) y Vargas (67,6 %). Después de ellos, siguen: Morales (64,7 %), Petro (51 %), Duque (48,4 %) y Fajardo (40,9 %). Unos resultados que se complementan con el de la imagen favorable, donde la imagen favorable de Fajardo se ubica en 49,9 %, seguido por Duque (46 %), Petro (42,7 %), De la Calle (29,9 %), Vargas (23,7 %) y Morales (9 %, aunque de ella hay que decir que es la candidata con menos conocimiento entre los encuestados).

Pero la medición del Celag también indaga sobre lo que llama “atributos diferenciales de los candidatos”, los cuales son: expresan un cambio en la clase política, tienen experiencia y capacidad de gestión, son personas muy capacitadas, alto compromiso con las necesidades de la gente y son honestos/confiables. De estos, el único en el que se diferencian Petro y Duque -la medición solo habla de ellos dos en este punto- es el referente a la experiencia, pues mientras que los encuestados dijeron que Petro si destacaba en tal aspecto, señalaron que Duque no.

La medición del Celag también consultó a las personas sobre su intención de voto en distintos panoramas de una posible segunda vuelta. Entre Duque y Petro, el ganador sería el uribista (52,2 % contra 47,8 %), al igual que si fuera Duque contra Vargas (72,3 % a 27,7 %) o contra Fajardo (52,5 % a 47,5 %). Petro, por su parte, a Vargas, pues se impondría con el 35,9 % de los votos, pero perdería también con Fajardo (52,5 % a 47,5 %), quien también le ganaría a Vargas (73,4 % a 26,6 %).

Ficha técnica

• Universo de estudio: población mayor de 18 años en todo el territorio nacional, con cédula de votación inscripta en su lugar de residencia y que manifiestan su intención de participar en las elecciones a presidente de la República el 27 de Mayo.

• Tipo de estudio: Cuantitativo, realizado a través de encuestas cara a cara en hogares.

• Diseño muestral: probabilístico multietápico, representativo del universo. Muestra estratificada por departamento. Se seleccionaron 20 / 32 departamentos, cubriendo el 92% del padrón electoral. En cada departamento se seleccionó la ciudad más importante (77% del padrón electoral). Y en cada ciudad se realizó una selección aleatoria de barrios, luego de manzanas y posteriormente de hogares. Finalmente, selección de entrevistados controlando cuotas de sexo, edad y nivel socioeconómico.

• Tamaño de la muestra: 2.500 casos totales efectivos.

• Tasa de respuesta: 39% (total de encuestas efectivas / total de contactos realizados).

• Control de calidad: Todas las etapas de la investigación se desarrollan cumpliendo la norma internacional ISO 20252:2006 para investigación de opinión pública. Revisión del 100% de los cuestionarios, supervisión in situ del 20% y supervisión telefónica por auditor externo del 10% de cada encuestador.

• Margen de error: El margen de error oscila entre +/- 1% y +/- 2%, de acuerdo a la dispersión de la distribución, con un 95% de intervalo de confianza.

• Fecha de trabajo de campo: 14 al 28 de abril de 2018.

• Profesional responsable del estudio: Leandro Caruso.

El Espectador


COLOMBIA. ELECCIONES PRESIDENCIALES 2018: Tercera encuesta de opinión

El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica CELAG ha elaborado su tercer estudio cuantitativo de opinión sobre las elecciones presidenciales de Colombia, cuya primera vuelta está prevista para el próximo 27 de mayo. Este nuevo trabajo se suma a dos encuestas cuantitativas publicadas el 28 de febrero y 1 de abril, y al estudio cualitativo de opinión publicado el 21 de marzo.

El trabajo de campo de esta tercera encuesta fue realizado entre el 14 y el 28 de abril.

El estudio, dirigido por el coordinador del Área de Opinión Pública de CELAG Leandro Caruso, constó de 2.500 entrevistas presenciales efectuadas a personas que manifestaron su voluntad de votar. Es decir, se desechó a todas las personas que no explicitaron la intención de ejercer el derecho al voto o mostraron dudas al respecto. Asimismo, para la construcción de la muestra se seleccionaron 20 de los 32 departamentos del país, lo que supone el 92% del censo electoral y de entre estos 20 departamentos se eligió la ciudad más importante de cada uno, cubriendo de esta forma el 80% del censo. El margen de error oscila entre el +/- 1% y +/- 2,8% y el intervalo de confianza es del 95%.

La principal conclusión del estudio es que, si las elecciones tuvieran lugar hoy, Iván Duque y Gustavo Petro pasarían a segunda vuelta.

A continuación se detallan algunos de los principales datos contenidos en la encuesta:

  • La intención de voto a Presidente a menos de un mes de la cita electoral otorga el primer puesto al candidato Iván Duque con 34%, seguido de Gustavo Petro con el 30,1%.
  • En un lejano tercer lugar se ubica Sergio Fajardo (14,2%); luego le siguen Germán Vargas con 6% y Humberto de la Calle con 2,9%.
  • El nivel de indecisos (5%) y voto en blanco (7,2%) se mantiene estable respecto de la última medición, lo que indicaría que existe transferencia de votos entre los candidatos.
  • Sergio Fajardo continúa siendo el candidato con mayor imagen favorable (49,9%), pero ello no se traduce en su intención de voto: ésta muestra una clara tendencia decreciente, pasando de 21,1% en febrero, a 17,5% en marzo y 14,2% en abril. Algo similar ocurre con la tendencia a la baja de Vargas Lleras y Humberto de la Calle, que siguen perdiendo votos a medida que avanza la campaña.
  • A un mes de la contienda, el país ya vive un fuerte clima electoral que se observa en dos datos: 1) mientras que en febrero solo el 35,1% de los encuestados sabía la fecha de la elección presidencial, en abril son el 85,3% de los consultados los que conocen con precisión esa fecha. 2) Todas las candidaturas presentan en esta medición un nivel de instalación cercano al 90%. Es decir, 9 de cada 10 encuestados saben quiénes son los candidatos presidenciales.
  • El estudio muestra un clima de marcado descontento con la gestión del presidente Santos, desaprobada por 7 de cada 10 colombianos.
  • No obstante, ello se da en el marco de un cierto optimismo respecto al futuro: 7 de cada 10 colombianos cree que su situación económica personal será igual o mejor dentro de un año.
  • Entre las principales preocupaciones señaladas por los colombianos destacan los problemas de empleo, la salud y la corrupción, mencionadas por más del 50% de los ciudadanos como los temas de la agenda nacional más importantes para definir su voto.
  • En orden de importancia, el segundo grupo de principales problemas son educación, economía e inseguridad ciudadana.
  • En cuanto a imagen y conocimiento de los candidatos, destaca en esta medición el marcado aumento del nivel de conocimiento de Iván Duque, quien alcanza ya un 90,4%. Sin embargo, el candidato con mayor nivel de conocimiento es Gustavo Petro (92,5%).
  • El crecimiento del nivel de conocimiento de Duque está acompañado de un incremento de su imagen favorable que pasa de 32,6% en marzo a 46% en abril. Mientras que su imagen negativa se mantiene estable en las tres mediciones registrando en abril un 44,5%.
  • En el caso de Gustavo Petro, su imagen favorable crece 4,6 puntos respecto a la medición anterior, ubicándose en 42,7%, mientras su imagen desfavorable decrece en la misma proporción, de 53,7% en marzo a 49,7% en abril.
  • Preguntados por la experiencia y trayectoria de los presidenciables, el 6 de cada 10 encuestados no recuerda a Iván Duque ocupando un cargo, a pesar de haber sido senador. Este dato contrasta con el amplio recuerdo de Gustavo Petro, al que el 85,2% recuerda como Alcalde.
  • En cuanto a la relación entre autoadscripción ideológica e intención de voto se observan diferencias interesantes respecto de la medición anterior que explican la polarización de la contienda:
    • Duque capitaliza el voto de 9 de cada 10 encuestados que se autoidentifican como “uribistas”.
    • Disminuye la proporción de votantes que se autoidentifican como “de izquierda” y “progresistas” que eligen a Fajardo, volcando su apoyo ahora a Petro, quien ahora capta el voto de 9 de cada 10 “de izquierda” y 7 de cada 10 “progresistas”.
    • Además, Petro duplica la proporción de liberales que lo apoyan (3 de cada 10) respecto a la medición anterior.
    • Entre los que se declaran “apolíticos”, el 52,3% de los encuestados, es Gustavo Petro quien concentra la mayor proporción de apoyos (27,8%), seguido de Iván Duque (22,3%) y Sergio Fajardo (18,6%).
  • En un escenario potencial de segunda vuelta, entre Iván Duque (52,2%) y Gustavo Petro (47,8%), la diferencia observada a día de hoy es de sólo 4,4 puntos.
  • De continuar la tendencia a la polarización la segmentación por regiones apuntaría a una futura disputa por el importante caudal de votos de Sergio Fajardo en Antioquía-Eje cafetero, donde aún mantiene un 17,4% de la intención de voto y en la región Sur occidental donde el 16,7% de los encuestados se inclinarían por este candidato.
  • No obstante, es esperable que se produzcan cambios en la opinión pública y en los alineamientos con posterioridad al 27 de mayo como consecuencia del propio resultado electoral.

Estudio Completo

Celag


VOLVER