Giras diplomáticas a Cuba y al Vaticano en medio del debate por el aborto

Marcos Peña llegó a La Habana y tendrá el primer encuentro con el Gobierno cubano tras el alejamiento de Castro

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, llegó esta mañana a La Habana, donde mañana mantendrá una agenda de reuniones con autoridades del gobierno cubano para abordar distintos asuntos bilaterales.

Según informaron fuentes gubernamentales, a las 11.30, Peña y Fulvio Pompeo, el secretario de Asuntos Estratégicos, serán recibidos por el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla. También participará de la audiencia el embajador argentino en Cuba, Ernesto Pfirter.

Será el primer contacto formal de la administración de Cambiemos con el nuevo Gobierno cubano encabezado por Miguel Díaz- Canel, a un mes de su asunción en reemplazo de Raúl Castro.

El cronograma de Peña en La Habana continuará a las 14, cuando se reúna con el ministro de Comercio e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca. Luego, a las 15 se entrevistará con el vicepresidente del Consejo de Ministros y ministro de Economía y Planificación, Ricardo Cabrisas Ruiz.

Desde Presidencia informaron que el jefe de Gabinete regresará a Buenos Aires el martes a primera hora y confirmaron que “asistirá a la habitual reunión semanal del gabinete nacional”. Sin embargo, su estadía de vuelta en el país durará poco porque está previsto que Peña encabece el 4 de junio en Londres un homenaje argentino a los soldados británicos caídos en la guerra de las Islas Malvinas.

De esta manera, después de dar el tercer informe de gestión del año en Diputados el funcionario tomará distanciara de la vorágine de la política interna para sumergirse en el terreno de diplomacia.

Como parte de la misma gira internacional, el funcionario tiene programado un viaje a Nueva York junto el ministro de Finanzas, Luis Caputo, y Pompeo, para asistir a una conferencia del Council of the Americas.

TN


Jorge Faurie va al Vaticano tras el mensaje del Tedeum y verá a Francisco en una misa

La voz del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, dejó en el Tedeum del 25 de Mayo un mensaje claro de la Iglesia al Gobierno. Pocas horas después, desde Cancillería confirmaron que Jorge Faurie, ministro de Relaciones Exteriores y Culto, viajará a Roma para un encuentro con su par de la Santa Sede, el canciller Paul Richard Gallagher, y verá al Papa Francisco en una misa, pero no habrá encuentro a solas.

Según informaron fuentes del Vaticano y de Cancillería a Télam, Faurie emprenderá el domingo a la noche su viaje a Roma, en tanto el martes a las 7 hora local (2 de la madrugada de Argentina) participará de la misa privada que el pontífice presidirá en la capilla de su residencia de la Domus Santa Marta.

Faurie irá en una visita de reciprocidad, ya que el arzobispo británico Paul Richard Gallagher llegó al país en noviembre, cuando fue recibido por el presidente Mauricio Macri en la Quinta Presidencial de Olivos. Y se espera que en la misa salude brevemente al Papa, que fue su profesor de Literatura en el Colegio Inmaculada Concepción de Santa Fe, cuando Jorge Bergoglio daba clases.

Según aclararon en Cancillería a Clarín, verá al Papa en la misa matutina de Santa Marta pero no hay agendado un encuentro privado entre el ministro del Gobierno y el Sumo Pontífice.

Explicaron además que en el marco de reciprocidad, Faurie tiene previsto un encuentro con la comunidad de San Egidio (la organización que asiste al papa Francisco en temas de mediación internacional y que impulsa los corredores humanitarios desde Líbano) por el tema refugiados y el programa Siria. El lunes también se verá con referentes del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, una suerte de “ministerio social” del Vaticano, donde se entrevistará con el subsecretario de la sección migrantes y refugiados, Michael Czerny.

Tras la reunión con Gallagher, Faurie tendrá una entrevista privada con el cardenal italiano y “número dos” del Vaticano, Pietro Parolin, ex embajador del papa Benedicto XVI en Venezuela, con quien dialogará sobre la situación del país caribeño.

En sus encuentros con Parolin y Gallagher, Faurie les ofrecerá detalles de una propuesta formulada por una ONG argentina al Gobierno de Bangladesh para establecer algún tipo de corredor humanitario que permita la llegada al país de 15 familias de refugiados rohingyas, a raíz de la persecución que sufren en Myanmar y que el propio Francisco denunció durante su visita en noviembre pasado.

En una de sus últimas actividades de agenda, Faurie participará de una cena a beneficio de la obra misionaria del sacerdote católico argentino Pedro Pablo Opeka en Madagascar, que contará con la participación del presidente de Eslovenia, Borut Pahor.

El viaje fue pautado hace dos semanas, antes del Tedeum en el que el cardenal Mario Poli emitiera su mensaje con dos focos claros: su oposición a la despenalización del aborto y la situación económica en medio de la vuelta al Fondo Monetario Internacional.

“La indiferencia y el egoísmo de los ricos frente a los pobres no pasan inadvertidos frente a los ojos de Dios -arrancó Poli-. Si hoy celebramos un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo es porque Dios padre acompañó el camino. Nuestra Nación siempre tiene destino. Siempre habrá futuro para la Argentina si confiamos en él y levantamos la barrera de la desconfianza entre nosotros. De lo que debemos desconfiar es de los logros instantáneos”.

“El primer deber de un Estado es cuidar la vida de sus habitantes, especialmente de los más pobres y débiles. Cito al papa Francisco: ‘La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada, porque allí esta en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada’. Que vivan los dos. Para Dios no hay excluidos”, agregó el cardenal Poli en referencia al debate sobre la despenalización del aborto que se trata en el Congreso Nacional.

Clarín


VOLVER