La UE pide a Cuba “reabrir la negociación de una solución política” en Venezuela

La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, dijo este miércoles que espera que Cuba “pueda desempeñar un papel” en Venezuela “tratando de reabrir la negociación de una solución política” en el país.

En una rueda de prensa junto al canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, al término de la primera reunión ministerial entre la UE y Cuba en el marco del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (PDCA), Mogherini consideró que ” Cuba puede jugar un papel positivo tratando de evitar desarrollos negativos y tratando de reabrir la negociación de una solución política”.

“La esperanza es lo último que se pierde, aunque las señales que vienen de Venezuela no son para nada alentadoras”, agregó, en referencia a la situación de cara a los comicios presidenciales que se celebrarán el próximo día 20.

La política italiana añadió que “si cualquier actor en la región puede jugar un papel positivo para reabrir negociaciones significativas para sacar al país de las actuales tensiones y crisis, esto se apoyaría por parte de la UE”.

“Seguimos llamando a un proceso creíble con la participación de todas las fuerzas políticas, transparente, con un calendario que permita esto, lo que no parece ser el caso en este momento”, lamentó.

Por su parte, Rodríguez Parrilla admitió que, de todos los temas tratados en la reunión, en este asunto “prevalecen las diferencias”, y subrayó que “en opinión de Cuba , Venezuela es un Estado soberano con un Gobierno legítimamente electo”.

“Es un país que ha realizado más elecciones en los últimos años que cualquier Estado europeo, latinoamericano o caribeño que merece respeto; solo corresponde a los venezolanos decidir sobre sus asuntos internos”, respondió preguntado por si Cuba estaría dispuesta a mediar en Caracas.

Para Cuba , agregó, las elecciones “son motivo de esperanza y confianza en que los venezolanos hallen solución en los asuntos que han de resolver ellos, porque son de su estricta soberanía”.

El ministro de Exteriores cubano dijo que coincide con Mogherini en que “las diferencias deben ser siempre resueltas sobre la base del diálogo y la cooperación”.

Por otra parte, mostró su “oposición a la aplicación de medidas coercitivas unilaterales, como las sanciones ilegales que aplican algunos Estados contra la república bolivariana de Venezuela sin ningún respaldo del Consejo de Seguridad” de la ONU.

14 y Medio


Ecuador apoya ‘no injerencia’ en Venezuela ante pedidos de anular las elecciones de mayo del 2018

Ecuador defiende el principio de la “no injerencia” en los asuntos de otros países, ante los llamamientos de distintos Estados a Venezuela a anular las elecciones presidenciales del 20 de mayo del 2018, dijo la ministra de Exteriores, María Fernanda Espinosa.

“Ecuador debe respetar su Constitución, donde se habla de la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados, se habla del principio del derecho internacional de la no intervención”, señaló Espinosa, en conferencia de prensa tras reunirse con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

Señaló que “no podemos negar que la situación en Venezuela es muy compleja” pero subrayó que “cualquier decisión que se tome para resolver la crisis tiene que venir del pueblo venezolano y de la decisión soberana de Venezuela”.

E insistió en que “se deben buscar vías políticas a través del diálogo”. No obstante, aclaró que “el principio de no injerencia no quiere decir indiferencia, es un hermano país latinoamericano y nosotros auguramos que vuelva la calma, exista un proceso de reconciliación nacional que beneficie y vaya en favor de la paz, de la cordialidad y el derecho al desarrollo del pueblo venezolano”, concluyó.

Varios países latinoamericanos, incluidos en el Grupo de Lima -Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía- dieron un ultimátum al Gobierno de Nicolás Maduro para que suspenda los comicios presidenciales del próximo domingo.

Además, con Estados Unidos y otros países han declarado que no reconocerán los resultados.

El Comercio


VOLVER