Marcha Mundial de la Marihuana: países de la región se movilizan a favor de la legalización del cannabis medicinal

Notas sobre el tema

Movilizaciones mundiales a favor de la legalización del cannabis

En varios países del mundo miles de personas se unieron a la Marcha Mundial por la Marihuana, por la legalización del canabbis para uso medicinal y para exigir la liberación de los presos por el cultivo de esta planta.

Bajo la consigna “Basta de presos por cultivar ¡regulación del cannabis ya!”, miles de personas llenaron varias calles de Argentina.

También desde Santiago, capital de Chile, los ciudadanos exigieron la legalización del cannabis como uso medicinal.

Otro de los países que no se quedó atrás fue Colombia. Desde Medellín las personas también pidieron su legalización.

En Quito, capital de Ecuador, también se unieron a la causa y con consignas como “no más presos por sembrar” y “autocultivo” exigieron el acceso libre al cannabis con fines de investigación, industriales y lúdicos, además de la reforma del Código Orgánico Integral.

La Marcha Mundial por la Marihuana, también conocida con el nombre de la Marcha por el Millón de la Marihuana, inició en 1999 y, desde entonces, en más de 700 ciudades del mundo realizan esta actividad el primer sábado de mayo.

Telesur


Argentina | Miles de personas participaron en Buenos Aires en el Día de la Marcha Mundial por la Marihuana<7h3>

En el Día de la Marcha Mundial por la Marihuana, miles de personas marcharon ayer desde la Plaza de Mayo al Congreso, en la Ciudad de Buenos Aires, para pedir la despenalización del cultivo domiciliario del cannabis y la efectiva implementación de la ley que autoriza su uso medicinal.

“Peleamos todavía porque el Estado nos permita cultivar en nuestras casas sin tener miedo a ir presos. Para la ley, la mamá que tiene una planta para hacer la medicina de su hijo es igual a un narcotraficante que tiene cantidades para vender”, dijo Yanina Soto, integrante de Mamá Cultiva, organización que agrupa a familias de chicos con epilepsia refractaria y otras enfermedades.

La Ley de Cannabis Medicinal aprobada en marzo de 2017 por el Congreso nacional no autoriza el cultivo domiciliario y, aunque fue reglamentada por el Ejecutivo en septiembre, ninguno de los organismos públicos autorizados a investigar sobre los usos terapéuticos de la planta comenzaron a cultivar.

Pero la marcha no fue sólo por el cannabis medicinal. Muchas de las agrupaciones reclamaban la regulación amplia, es decir, que incluya los usos industriales y los recreativos. En la marcha estaban también los cultivadores, algunos de ellos agrupados en asociaciones civiles como Cogollos del Oeste, cuya consigna era “Basta de presos y presas por cultivar”.

“La planta es una sola y la separación de su uso no viene al caso. El uso es adulto y responsable y el fin siempre es estar mejor, ya sea si tomás un aceite porque tenés dolor o si fumás una pitada a la noche porque estás estresado”, explicaba a los medios presentes Facundo Rivadeneira, vocero de Cogollos del Oeste. “Detrás de toda prohibición hay un mercado especulativo que lucra con los sectores más vulnerables y la salud de la gente: queremos acceder de manera segura. Por eso desarrollamos una red terapéutica que enseña a cultivar y brinda asesoramiento a los usuarios. En estos momentos ya hay más de doscientas familias en la red” se enorguleció.

La Avenida de Mayo también estaba poblada por cientos de adolescentes que no marchaban con ninguna organización pero exponían argumentos con contundencia.

“Como todas las cosas, el cannabis tiene efectos positivos y negativos, sólo hay que saber regularlo y eso se logra con información, y si es ilegal, la información se reduce”, dijo un estudiante de 17 años que cursa del último año del secundario.

Otro consumidor argumentó que se pide la despenalización “simplemente porque es una planta, algo natural que con un consumo moderado no hace mal”. Su amigo, un colombiano de la ciudad de Armenia, que hace siete años que vive en la Argentina, contó: “Yo uso marihuana desde los 14 años, y ahora tengo 34. Es sólo porque me gusta fumar”.

Ignacio Varela tiene 33 años y consume cannabis con fines recreativos hace tres, nunca compró marihuana porque no quiere “incentivar el mercado ilegal” y planta en su balcón. “Detrás de la prohibición está el narcotráfico y una cadena de coimas que no sabés dónde termina”, sentenció.

Una señora caminaba sola, curioseando con mucho interés los stands de todas las agrupaciones. “Yo vengo para averiguar por el aceite. Quiero asesorarme bien, para no caer en truchadas. Tengo 73 años y ahora estoy bien de salud, pero la pasé bastante mal. Tuve cáncer de útero y un melanoma maligno que me obligó a pasar por siete operaciones. Me interesa el aceite porque desconfío del negocio de los laboratorios. Trabajé en salud muchos años, y vi cómo se manejaba el tema de los medicamentos industriales. Te recetan demasiadas cosas, te arruinan por todos lados. Y los efectos colaterales son terribles”, contó mientras iba hacia el stand de Mamá Cultiva.

Página 12


Perú | Marihuana medicinal: pacientes marcharon para pedir reglamento de ley

Pacientes, familiares y colectivos que promueven el uso medicinal del cannabis salieron a las calles ayer por la tarde para participar de la Marcha Mundial de la Marihuana.

Desde las 12 del mediodía, se concentraron en el parque Washington, en el Cercado de Lima, desde donde se movilizaron por la avenida Arequipa hasta la plaza Francia.

El principal pedido de los participantes a la marcha es que se incluya sus aportes en la reglamentación de la Ley 30681 que legaliza el uso medicinal y terapéutico del cannabis. Esta norma fue promulgada por el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski en noviembre pasado; sin embargo, aún no puede aplicarse por la falta de reglamento.

La marcha fue encabezada por niños que padecen enfermedades degenerativas quienes utilizan el aceite del cannabis como tratamiento alternativo a los fármacos.

Esta semana, César Cabezas Sánchez, jefe del Instituto Nacional de Salud (INS) e integrante de la comisión multisectorial del Ejecutivo encargada de elaborar el reglamento, informó a El Comercio que la primera versión será publicada la próxima semana en la página web de la Presidencia de Consejo de Ministros (PCM).

El Comercio


México | Marchan para pedir legalización del consumo de marihuana

Cientos de personas se manifestaron ayer en varias ciudades de México para pedir un cambio en la legislación que permita el consumo recreativo de la marihuana, así como la aceptación de esta planta para el uso terapéutico.

Las marchas, que responden a una movilización mundial que se ha repetido en lugares como Madrid, Santiago de Chile y Río de Janeiro, fueron convocadas en la Ciudad de México, Guadalajara, Mérida, Monterrey y Tijuana, entre otras urbes.

En la capital los participantes, acompañados por un grupo de música, salieron del céntrico Hemiciclo a Juárez y tomaron el Paseo de la Reforma en dirección al Ángel de la Independencia, muchos de ellos fumando.

Durante el recorrido proliferaron banderas en las que se pedía la “legalización” de la marihuana y carteles con textos como “soy artista, no delincuente” o “infórmense”.

Algunos de los asistentes cubrieron sus rostros gracias a máscaras con la forma de la hoja de marihuana, y uno de ellos protagonizó la anécdota de la jornada cuando se puso una careta de Andrés Manuel López Obrador y pidió públicamente al candidato presidencial que, si llega a Los Pinos, permita el consumo de la planta.

En Guadalajara, capital del occidental estado de Jalisco, unas doscientas personas se manifestaron con pancartas, globos de color verde y una hoja gigante de esta hierba.

Daniela Sesmas, madre de Valeria, quien tiene retraso psicomotor severo y epilepsia desde su nacimiento, pidió a las autoridades permitir el autocultivo de esta planta para su uso con fines terapéuticos en pacientes que sufren la misma enfermedad que su hija o padecimientos como el autismo.

”Si se legaliza el cultivo sería muchos más barato, porque sale en unos mil pesos (unos 51,9 dólares) entre que se siembra hasta que se cosecha, y tendríamos la seguridad de saber exactamente qué le damos a nuestros hijos”, expresó a Efe.

Uno de los jóvenes participantes, que pidió ser identificado solo como Cristian, dijo que si los jóvenes pudieran tener su propia planta de marihuana habría menos ingresos para el narcotráfico y se permitirá a los consumidores fumar en lugares específicos.

”Lo que queremos es algo pacifista y estamos dispuestos a tener ciertas restricciones como no fumar en público. Queremos que dejen de perseguirnos porque no hacemos nada malo, sino simplemente estamos probando algo que nos da la tierra”, dijo el mexicano de 20 años.

En junio del año pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto que legaliza la marihuana para uso terapéutico en todo México, y aunque el Gobierno dijo que contaba con 180 días para reglamentar dicho uso, hasta ahora no lo ha hecho.

Por otra parte, en 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concedió un histórico amparo que autorizó el consumo lúdico de la marihuana a cuatro personas, al considerar inconstitucional la prohibición absoluta del uso recreativo de la hierba recogida en la Ley General de Salud.

Para que dicho fallo tenga aplicación general se requiere que el máximo tribunal emita cinco criterios en el mismo sentido, algo que está más cerca desde el pasado abril, cuando la SCJN amparó a otra persona para el consumo privado.

Debate


VOLVER