Panamá: la huelga de constructores cumple 22 días sin solución

La Cámara Panameña de la Construcción (Capac) y el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) intentaron, en la tarde de este miércoles, buscarle una solución a la huelga en el sector de la construcción, que cumplió 21 días calendario.

Genaro López, dirigente del Suntracs, informó de una reunión de ‘alto nivel’ entre ambas partes, con la mediación del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral. Sin embargo, al cierre de esta nota, 6:00 de la tarde, aún no habían logrado un acuerdo.

La Capac se mantiene en su propuesta de incrementar cuatro centavos a los ayudantes generales y cinco centavos a los trabajadores calificados, mientras que el Suntracs en un 11% de incremento anual. López indicó que la propuesta de la Capac es muy baja y que, incluso, no se iguala a lo negociado en la última convención colectiva de hace cuatro años.

El Suntracs inició este miércoles el pago, por tercera ocasión, del subsidio de huelga, que ya suma $12 millones.

En medio de la huelga de los trabajadores, este miércoles la Contraloría reveló que la construcción cayó en un 48% durante el primer trimestre comparado con el mismo periodo del año pasado.

Durante los primeros tres meses del año se construyeron 574,657 metros cuadrados entre proyectos residenciales y no residenciales, mientras que el año pasado durante el mismo periodo se habían construido 1.1 millones de metros cuadrados.

La Estrella


Huelga del Suntracs golpea a todo su entorno

Tras 22 días de huelga nacional por parte del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), las megaobras en construcción no son las únicas afectadas en el país.’

Alrededor de la movilidad de los trabajadores del Suntracs están los comercios de mediana a pequeña escala como quioscos, fondas, transporte selectivo y hasta los vendedores de los semáforos, que ya sienten el impacto negativo de una huelga que parece no terminar.

“Mire, todo el desayuno está ahí, no hemos vendido nada”, señaló una de las vendedoras de los famosos quioscos cuara y cuara ubicados en Calidonia.

Otro vendedor de una de las fondas cercanas expresó que “hay pérdidas”, sobre todo durante la última semana.

“Nosotros vamos cocinando a demanda y hay veces que casi no vendemos, dependemos solo de quienes vienen a hacer trámites en el Municipio”, declaró uno de los dueños las fondas.

Triste realidad

En el quiosco Dominic, hasta han optado por colocar letreros con las ofertas del día en grande para atraer clientes.

“Es difícil y más cuando cierran las calles. Llegamos tarde al trabajo. Aquí somos tres más el ayudante y a todos hay que pagarles, las ventas no se mueven”, sostuvo el propietario.

La baja en los ingresos por venta de comida no son los únicos números rojos que hay en la economía a consecuencia de la huelga, también están los transportistas, especialmente los busitos y taxis piratas de Costa del Este y hacia La Chorrera y Arraiján.

“La gente del Suntracs no agarra Uber, somos nosotros, los busitos, los más perjudicados; las chivas que salen de Costa de Este a puntos más accesibles van vacías, estamos gastando mucha gasolina y no reponemos”, sostuvo un conductor de busito pirata del área.

Lo mismo ocurre para el lado de Panamá Oeste. Los carros piratas vienen más vacíos hacia la capital y no hay el mismo flujo de personas en la terminal de Albrook.

En medio de la huelga y sus efectos colaterales, según cálculos de la Cámara de Comercio e Industria de Panamá, el paro ha causado una pérdida de $570 millones.

Además, la Cámara Panameña de la Construcción cree que los trabajadores han dejado de cobrar unos $60 millones en salarios.

Panamá América