Piñera presentó “agenda mujer” ante la ola feminista y las organizaciones lo consideran “maquillaje”

Desmenuzando la Agenda de Género de Piñera: La mirada crítica de tres mujeres feministas

Parece que la administración Piñera lo hizo a propósito: mientras las calles del país se inundan de mujeres reclamando una educación no sexista y el fin de la violencia contra las mujeres en los establecimientos educacionales, el presidente detalla su anunciada Agenda de Género sin hacer ni una referencia a los cambios estructurales que reclaman las jóvenes.

Ante un auditorio estratégicamente distribuido, con las mujeres a primera fila, entre ellas las comunistas Karol Cariola y Camila Vallejo, y la socialista Maya Fernández, Sebastián Piñera anunció -con mucho “qué” pero poco “cómo”- cada una de las 12 medidas que ya son parte de su famosa Agenda de Género. Una larga lista de propuestas que desde ya el Ejecutivo quiere llevar a cabo para dar respuesta a las reivindicaciones feministas que en los últimos meses están copando las agendas de Chile (y del mundo).

Sin embargo, el instructivo de género no despertó muchas confianzas en las organizaciones feministas que históricamente vienen reclamando el fin de la violencia contra las mujeres y reformas estructurales en clave de género. Ni mucho menos convenció al movimiento estudiantil feminista, que ya han respondido que son cambios “simbólicos” e “insuficientes”, por lo que convocó una marcha para el próximo 6 de junio. La llamada de este miércoles fue a ver la letra chica de cada una de las propuestas.

“Lo más importante será revisar detalladamente las medidas porque cuando se aterrizan una se da cuenta de que son cosas que no se pueden aplicar, que cuesta mucho legislar o que no benefician a toda la población, es decir, a todas las mujeres”, señala a El Desconcierto Erika Montecinos, directora ejecutiva de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio.

Para Lorena Astudillo, abogada de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, las iniciativas ya vienen con un defecto de entrada, que quedó evidenciado durante su presentación: “Esta agenda no puede pensarse seria si la cabeza de este país comienza hablando de agenda de género diciendo que ‘hemos sido injustos con nuestras mujeres’, poniéndonos nuevamente en una calidad de cosas, susceptibles de propiedad”, afirma. Además, critica que se haya denominado “Agenda de Género” cuando, según ella, “se invisibiliza a quienes están en la calle, que es un género concreto: las mujeres”.

Un escepticismo similar muestra la ex ministra de la Mujer Claudia Pascual, al observar que “no hay una valoración profunda e integral de lo que implica tener una agenda de género transversal, intersectorial e interministerial”. La ex secretaria de Estado dice que echó de menos una revisión “más integral” de los avances en esta materia durante el gobierno de Michelle Bachelet y que faltó también incluir “la fuerza de las organizaciones de mujeres y feministas que históricamente han pedido mayor celeridad en estos temas”.

Oportunismo y sin mirada inclusiva

Las tres voces señalan el abandono de las mujeres lesbianas y del colectivo de la diversidad sexual en los anuncios de Piñera. Cada una a su manera también denuncia el oportunismo del Ejecutivo en un instructivo que se instala justo en un momento en el que el feminismo se ha tomado el protagonismo como nunca y es respaldado por la mayoría de la sociedad.

“Hay un aprovechamiento mediático”, asegura Montecinos, quien opina que el feminismo se está “manipulando” e “instrumentalizando” para el beneficio de cada partido. Según ella, “hay mucho entusiasmo porque quizás las mujeres de derecha recién se dan cuenta de que sus derechos han sido vulnerados desde siempre, pero ellas ven solo una parte de todo esto”, en referencia a la exclusión de temas relevantes para las defensoras de los derechos de la mujer como el aborto libre o el matrimonio igualitario. Sin embargo, sobre lo propuesto este miércoles, la activista LGBTI asegura que “la religión y la Iglesia le van a cobrar a Piñera”.

Astudillo, por su parte, critica que se articule un discurso “hecho a la rápida y poco reflexivo”, que se retomen proyectos “añejos” y que “terminan parcializando la violencia contra mujeres”. Es lo que Pascual definió como “agenda reactiva”, es decir, que se dio por el peso de la movilización de las últimas semanas. A ella le llama la atención que “el conglomerado de gobierno que hasta hace muy poco no quiso tener ministerio de la Mujer y Equidad de Género porque quería el de Familia, no quería despenalización voluntaria del embarazo ni tampoco la paridad de género en la Ley Electoral, hoy esté interesado en la agenda de género”. Sin embargo, la ex secretaria de Estado pone en valor el “allanamiento” de la derecha en estos temas.

Sin cambios estructurales

“No está escuchando las actuales demandas estudiantiles. No menciona la principal demanda del movimiento estudiantil feminista: Educación no sexista. Esto demuestra que el presidente le baja el perfil a las violencias, abusos e invisibilizaciones que han sufrido y siguen sufriendo las estudiantes a lo largo del país”. Así de contundente fue la respuesta de la vocera de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), Paz Gajardo, ante el anuncio presidencial.

Una crítica que es absolutamente compartida por las tres mujeres entrevistadas por El Desconcierto, que subrayan la falta de profundidad de los cambios. Erika Montecinos lo califica de “maquillaje”, mientras que Astudillo opina que “se limitan a darnos permiso par ciertas cosas”. La abogada de la Red destaca que el gobierno no hable sobre los medios de comunicación, a los que tilda de “agentes reproductores de la cultura machista” y subraya la necesidad de otra forma de informar. “Nunca más podemos ver a los medios de comunicación festinando y dudando de una mujer que es víctima de la violencia [machista]”, señala en referencia, por ejemplo, al caso de Nabila Riffo, quien sufrió una doble victimización por el tratamiento de su caso en programas especiales, reportajes y matinales.

Para Pascual es relevante que el gobierno no presente temas que condicionan las protestas de las estudiantes, que hoy ya suman más de 18 universidades movilizadas. “No hay una propuesta para colegios segregados públicos, ni para cambios en las mallas curriculares”, sostiene la ex ministra, quien además considera insuficiente la reforma constitucional al artículo 1 (para establecer como deber del Estado el promover y garantizar la plena igualdad de derechos, deberes y dignidad entre el hombre y la mujer y para evitar toda forma de abuso o discriminación arbitraria contra nuestras mujeres), y opta por una nueva Constitución “discutida en democracia que garantice la igualdad de género”.

Consultada sobre las dificultades para avanzar en materia de género durante el gobierno de la ex presidenta Bachelet, una de las críticas planteadas por las organizaciones feministas en su momento y también ahora, Pascual dijo: “A mí también me hubiera gustado avanzar más rápido” y explica que la tramitación parlamentaria retrasó mucho las agendas. Además, la ex ministra de la Mujer recuerda que un mes después de la primera gran marcha convocada por la plataforma “Ni Una Menos” en Chile, tras el asesinato de la joven argentina Lucía Pérez, en octubre de 2016, la entonces presidenta firmó el proyecto de Ley que garantiza a las mujeres una vida sin violencia. El mismo al que ahora, dos años después, el gobierno le pondrá urgencia.

Montecinos, en cambio, piensa que las dificultades de la anterior administración para avanzar tuvieron que ver más con los equilibrios que el gobierno tuvo que hacer para convencer a la oposición: “Trataron de mantener las formas para no oponerse a una derecha que bloqueaba un montón de reformas”, afirma la activista. Un recuerdo que, pensando en el anuncio de hoy, la lleva a una conclusión muy clara: “Que no venga ahora la derecha a dar lecciones de feminismo”.

El Desconcierto


La apuesta de Piñera para canalizar la “ola feminista”

Con 50 minutos de retraso, el Presidente Sebastián Piñera apareció este miércoles en el Patio de los Cañones, donde -ante cerca de 200 personas- realizó un discurso de casi 24 minutos, cuyas ideas y frases principales fueron replicadas anoche en Cadena Nacional, exponiendo los principales ejes de la agenda que impulsará el gobierno en materia de equidad de género. La demora se debió, dicen en La Moneda, porque hasta el último momento ajustó los detalles finales de su discurso, que trabajó junto a la titular de Segegob, Cecilia Pérez, y su par de Mujer, Isabel Plá.

La alocución del Mandatario se concretó en medio de la denominada “ola feminista”. Así, con parlamentarios del oficialismo y de la oposición presentes, el Jefe de Estado se hizo cargo de un tema que hace semanas miraba con atención, dicen en Palacio, anunciando una serie de medidas que buscará sacar adelante.

“Hacen bien las mujeres en luchar por una causa justa”, dijo Piñera, quien, acto seguido, realizó una autocrítica. “Todos hemos cometido errores en nuestras familias, en nuestros trabajos, en nuestro diario vivir y en nuestra sociedad (…). Yo también he cometido esos errores y haré todos los esfuerzos para corregir estas conductas”.

Sus palabras, dicen en el Ejecutivo, reflejan “que Piñera ha madurado”. Esto, en alusión a que el Jefe de Estado “se hizo cargo” de un tema que, si bien tenía contemplado en el programa de gobierno, ahora lo abordó con mayor énfasis dada la transversalidad de la demanda.

En ese sentido, en el gobierno realizan un contraste de lo que fue su primera administración y la manera en que se abordó la movilización estudiantil, en el 2011, donde, dicen, hubo demora en responder a la ciudadanía, lo que finalmente impactó en la gestión del gobierno.

De hecho, el propio Mandatario -quien esta anoche realizó su primera cadena nacional sobre este tema- recalcó en La Moneda su apertura a escuchar las demandas de la gente. Sostuvo que como gobierno tienen “la responsabilidad, urgencia y deber de ejercer nuestro liderazgo para, no solo cumplir con los compromisos de nuestra campaña presidencial y de nuestro programa de gobierno, sino también y más importante aún para escuchar, dialogar y recoger todas las propuestas de nuestra sociedad para contribuir a que esta noble causa avance con toda la fuerza de nuestro compromiso y voluntad”.

No es primera vez que el Mandatario se hace eco de una demanda ciudadana. En la etapa final de la campaña presidencial, por ejemplo, se abrió a la gratuidad técnico-profesional, y también lo hizo al fijar postura respecto de la ley de identidad de género, poco después de que la película chilena Una mujer fantástica, protagonizada por la actriz transgénero Daniela Vega, ganara un Oscar.

Con todo, en La Moneda advierten que no significa que empezarán a legislar según la coyuntura, sino que hay “una apertura para atender demandas realmente importantes”.

Reforma constitucional

Artículo 1. La primera medida que anunció el gobierno fue la decisión de reformar el artículo 1 de la Constitución “para establecer también como deber del Estado el promover y garantizar la plena igualdad de derechos, deberes y dignidad entre hombres y mujeres. También para combatir con eficacia toda forma de abuso o discriminación arbitraria contra nuestras mujeres”.

El Mandatario, en su discurso, recordó el tardío avance en materia de conquistas sociales por parte de las mujeres. “Recién en 1877 se autorizó que pudieran estudiar en la universidad, lo que permitió a Eloísa Díaz postular a Medicina en 1880 y que se titulase en 1887, siendo la primera doctora graduada en Chile y Sudamérica. Recordemos que recién en 1935 las mujeres pudieron votar por primera vez en una elección municipal, en 1950 en una elección parlamentaria y en 1952 en una elección presidencial”.

Instructivo presidencial

la firma del instructivo presidencial fue la primera acción concreta de las medidas anunciadas por el gobierno. El Presidente Piñera y la ministra de la Mujer, Isabel Plá, firmaron este martes el documento que promueve y garantiza igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y también establece disposiciones en materia de prevención, denuncia, investigación y de todo tipo de abusos, tales como el acoso sexual, acoso laboral, discriminación o malos tratos en contra de ambos sexos.

El instructivo exige eficacia a los mecanismos preventivos y un informe anual de rendición de cuentas de los avances en esta materia, el que deberá ser entregado al Estado de Chile.

La medida considera el trabajo iniciado por el Servicio Civil, organismo que recogió la realidad de los protocolos de acción ante casos de acoso sexual en los 23 ministerios, arrojando que entre ellos existen fuertes matices, situación que arrojó la urgente actualización de varios de estos documentos.

Ley de Ues. estatales

La promulgación de la Ley de Universidades Estatales, que se debería concretar en los próximos días, entregará un marco normativo que sanciona el acoso. Justamente este es uno de los temas demandados por las alumnas protagonistas de las tomas feministas. La ley, tramitada durante el gobierno anterior, establece en el artículo 49 que “las prohibiciones para el personal académico y no académico de las universidades del Estado, relativas a actos atentatorios a la dignidad de los demás funcionarios, incluido el acoso sexual, el acoso laboral y la discriminación arbitraria, se entenderán referidas también a conductas del mismo tipo que resulten atentatorias a la dignidad de estudiantes, y de toda persona vinculada a las actividades de la respectiva institución.

Además, dice que los afectados “tendrán derecho a aportar antecedentes a la investigación, a conocer su contenido desde la formulación de cargos, a ser notificadas e interponer recursos en contra de los actos administrativos, en los mismos términos que el funcionario inculpado”.

Apoyo laboral

Programa 4 a 7 Este programa está vigente desde 2013 y va dirigido al cuidado de los hijos después del término de la jornada escolar normal, facilitando así la participación de la mujer en el mundo del trabajo.

Los favorecidos son niños y niñas, de entre seis y 13 años de edad, quienes tienen la posibilidad de permanecer protegidos en sus escuelas, “mientras sus madres o mujeres responsables directas de su cuidado se encuentran trabajando, buscando un trabajo, nivelando estudios o capacitándose para una pronta inserción laboral”, se explica en la página oficial del Ministerio de la Mujer y Equidad.

En 2014, el programa se implementó en 133 escuelas, en las 15 regiones del país.

Mujeres en altos cargos

Promover mayor participación de las mujeres en cargos de alta responsabilidad y de dirección, tanto en el sector público como privado, es otra de las iniciativas. También se buscará fomentar la participación de mujeres en carreras científicas y tecnológicas, y programas de posgrado. Lo anterior se traduciría en mejores puestos y remuneraciones que permitirían acabar con la brecha salarial que existe actualmente entre hombres y mujeres.

De acuerdo a la Ocde, Chile es el quinto país con mayor brecha de género. En su último informe en esta materia, el organismo concluyó que la diferencia en los ingresos mensuales de hombres y mujeres con cargos similares era del 21,1%, mientras que en el resto de los países Ocde el promedio es de 14,3%. Otros datos de la entidad muestran que pese a que las mujeres jóvenes tienen más años de escolaridad que sus pares masculinos, siguen teniendo menos probabilidades de estudiar carreras ligadas a la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Urgencia a proyectos antidiscriminación

Pololeo. La Ley de Violencia Intrafamiliar (19.968) no considera a las parejas que no tienen convivencia, es decir, a los pololos. Expresamente señala que las relaciones de pareja sin convivencia no se considerarán, para ningún efecto legal, como relaciones de familia. Para solucionar este vacío legal ya está en el Congreso el proyecto de ley (al que ahora se le dará máxima urgencia) en el que se incorpora y sanciona la violencia entre parejas que no conviven (pololos) para que tengan el mismo trato de las que sí lo hacen.

Sociedad Conyugal. La ley de matrimonio civil rige de 1857. En los matrimonios que se casan bajo el régimen de sociedad conyugal, el hombre administra los bienes y si las mujeres quieren disponer de los suyos deben tener “la autorización del marido”. Para modificar esta situación hay dos proyectos ingresados en el Congreso. Uno fue presentado en el primer gobierno de Sebastián Piñera, que desde 2013 está en segundo trámite constitucional. Este es el proyecto que se retomó en esta gestión y al que ahora se le agrega suma urgencia.

Fuero maternal en FF.AA. Cuando las mujeres que pertenecen a las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad se convierten en madres, no tienen los mismos derechos que las demás trabajadoras. Un proyecto de ley para subsanar esta desigualdad fue ingresado en 2017 y hoy está en primer trámite constitucional en la Cámara de Diputados. En su texto, la iniciativa agrega al artículo 201 del Código del Trabajo un inciso final que señala expresamente que a estas funcionarias también les será aplicable el fuero maternal. Así, no podrán ser dadas de baja por motivos de salud si están embarazadas.

Derecho a la mujer a vivir en ambiente libre de violencia. Fue presentado por Michelle Bachelet en 2017 y recogido por este gobierno. Señala que la violencia es un reflejo de la cultura discriminatoria que valida relaciones históricamente asimétricas entre hombres y mujeres, marcadas por el abuso. Incorpora temas de acoso sexual, difusión de imágenes íntimas, atención de parto humanizado, adopción de medidas que permitan detectar la violencia contra las mujeres en el ámbito de la salud y promoción del respeto y protección de la igualdad en los medios de comunicación.

Nuevos proyectos

Eliminar restricción para nupcias. Piñera anunció la presentación de un proyecto de ley que termine con la discriminación que significa el impedimento a la mujer de contraer nupcias, antes de los 270 días desde la disolución del vínculo matrimonial, por divorcio, nulidad o muerte.

Protección a la lactancia.Un proyecto de ley que establezca el derecho a la lactancia libre a las mujeres, que proteja la maternidad a través de programas de acompañamiento.

Salacuna universal. A través de un proyecto de ley se busca ampliar a universal la cobertura de salas cuna para todos los niños y niñas hijos. Actualmente, el artículo 203 del Código del Trabajo establece que las empresas que tienen contratadas más de 20 mujeres están obligadas a otorgar este servicio a sus trabajadoras y tienen tres alternativas para hacerlo: ya sea creando y manteniendo una salacuna anexa e independiente de los lugares de trabajo, construyendo o habilitando y manteniendo servicios comunes de salacuna con otros establecimientos de la misma área geográfica, o derechamente pagando los gastos de salacuna al establecimiento que haya designado el empleador para que la trabajadora lleve a sus hijos de menos de dos años. Además, el cambio busca hacer motivo de beneficio también a los padres. “No es justo que la salacuna sea obligatoria para la empresa cuando hay una mujer, es poner todo el peso en la mujer y no en el padre”, dijo el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg.

Seis ministerios convocados

Educación es una de las carteras que deberá realizar acciones contenidas en la Agenda Mujer. En lo concreto, deberá elaborar un plan de asistencia técnica y acompañamiento para Ues., IP y CFT y establecimientos de educación escolar que promueva y asegure que los reglamentos internos y protocolos tendrán altos estándares en materia de sana convivencia, prevención de abusos y discriminaciones y malos tratos. Además, el plan deberá resguardar que los documentos fijen procedimientos eficaces para efectuar denuncias, investigaciones y sanciones ante este tipo de conductas. Actualmente, cada institución es responsable de generar sus propios reglamentos en la materia. El ministro Gerardo Varela dijo este martes que “esto requiere un cambio cultural, tenemos que trabajar en que los profesores, los apoderados, las comunidades en torno a los colegios cambien su manera de aproximarse al tema de género haciéndolo con más respeto, con más tolerancia y preocupados de dar igualdad de oportunidades”.

Los ministerios de la Mujer y Equidad de género, Interior y Defensa desarrollarán en conjunto un plan de derewchos humanos que establezca como uno de sus ejes principales la no discriminación arbitraria hacia las mujeres que integran las fuerzas de orden, seguridad y defensa nacional.

Justicia tendrá la tarea de mejorar los protocolos de Gendarmería y su coordinación con los servicios de salud para asegurar la dignidad de aquellas mujeres privadas de libertad que van a ser madres. Actualmente, las cárceles de mujeres deben tener instalaciones especiales para el tratamiento de reclusas embarazadas, de las que acaban de dar a luz y de las convalecientes. El Manual de Función Penitenciaria, “hasta donde sea posible, se tomarán medidas para que el parto se verifique en un hospital civil. Si el niño nace en el establecimiento, no deberá hacerse constar este hecho en su partida de nacimiento”.

Salud tendrá a cargo la reivindicación de la equidad de las mujeres en materia del aseguramiento privado, donde se han detectado graves anomalías como, por ejemplo, que las mujeres pagan 179% más que los hombres, en promedio, por un mismo plan de salud. Por esto, el gobierno ha anunciado una reforma a las isapres, que deberá equiparar las condiciones económicas, lo cual podría, además, mejorar el acceso para las mujeres, considerando que su presencia llega a solo el 36% del total de cotizantes. “Tenemos que terminar con una serie de circunstancias que desfavorecen a las mujeres. Una de ellas dice relación con el aumento de los costos de sus planes de salud en el seguro privado, por el hecho de estar en edad fértil. Eso, con la nueva ley se termina y vamos a avanzar a terminar con la discriminación por sexo. Esto implica que todos vamos a tener la misma prima y vamos a tener que solidarizar el exceso de costo que hoy están asumiendo las mujeres”, dijo el ministro de Salud, Emilio Santelices.

Otras materias

Acompañamiento y apoyo a embarazos vulnerables y que permita prevenir embarazos adolescentes no deseados. Estas premisas también son parte del proyecto de ley que busca asegurar el libre derecho a la lactancia materna. De acuerdo al registro del Ministerio de Salud, en 2016 hubo 22.349 embarazos adolescentes, lo que representó una baja de 10.943 respecto de 2013, donde se alcanzaron los 33.292 casos. Pese al descenso en los números, este fenómeno también forma parte de las preocupaciones del gobierno.

Facilitar cobro de pensiones alimenticias es otra de las iniciativas que promueve la Agenda Mujer. Hoy, quienes deseen presentar una demanda por pensión de alimentos deben contar con un abogado, a menos que el juez haga una excepción por motivos fundados. Si la persona acusada no paga, se arriesga a sanciones que van desde la suspensión de su licencia de conducir por un máximo de seis meses, el embargo de sus bienes hasta ser arrestado completamente por un periodo de 15 días.

Fortalecer terapias de reproducción asistida y tratamientos contra la infertilidad para promover y apoyar la maternidad deseada. Esta también es una de las iniciativas impulsadas en el primer gobierno de Piñera. En ese entonces, se asoció la infertilidad a una prestación asociada a diagnóstico que reducía el costo de los trámites médicos de quienes deseaban ser padres. No obstante, Patricia Ramírez, vocera de la corporación Queremos ser Padres, dice que “actualmente son solo dos o tres centros de salud que funcionan con ese PAD por falta de información”.

La Tercera


VOLVER