Tras 30 años, entregan restos de víctimas de ejecuciones y desapariciones forzadas

Tuvieron que pasar más de 30 años para que sean enterrados por sus familias. Un total de 14 restos de víctimas de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas entre 1980 y 2000, durante la época de la lucha contra el terrorismo en la región Apurímac, fueron entregados tras ser identificados.

La entrega tuvo lugar en el auditorio de la región de Apurímac, donde en 1980 el grupo terrorista Sendero Luminoso realizo parte de sus acciones violentas. Previamente a la entrega de los restos, se efectuó el recorrido de los familiares vestidos de negro y los ataúdes por las principales calles de la ciudad de Abancay en Apurímac.

La fiscalía peruana, encargada del proceso de identificación y entrega, señaló que “los restos corresponden a ciudadanos víctimas de ejecuciones extrajudiciales y desaparición forzada por parte de Sendero Luminoso entre 1986 y 1992”, en diversas localidades de departamento de Apurímac.

Las víctimas son en su mayoría campesinos, cuyas familias pasaron décadas buscándolos y reclamando justicia. “La espera fue amplia. De alguna manera vamos a cerrar esta herida que nos ha marcado de por vida, hoy le podré por fin darle el descanso que se merece a mi madre”, dijo en un video de la fiscalía, la hija de Mónica Huayhua, una de las víctimas.

De acuerdo a las cifras de la fiscalía, hace dos semanas el Perú elevó a 20 mil 329 las personas desaparecidas en el conflicto armado interno, un tercio más que en el anterior recuento, de los cuales el 40% de los casos son de la región Ayacucho

RPP


VOLVER