Venezuela y el empecinado soberano – Por Reinaldo Iturriza López especial para NODAL

Reinaldo Iturriza López*

“Acusar a Estados Unidos de crear la crisis venezolana es tan justo como acusar a OJ Simpson de asesinar a la princesa Diana. No digo que eso sería algo que no cabría esperarse de él, solo que en este caso en particular no es cierto” (1). Tal comentario lo hacía el actor y comediante John Oliver el 13 de mayo, en su programa Last Week Tonight, que trasmite la cadena estadounidense HBO.

Medio en serio, medio en broma, Oliver daba algunas pistas sobre lo que cabe esperarse luego de las elecciones del 20 de mayo en Venezuela.

En primer lugar, es absolutamente cierto que Estados Unidos – “America”, sin acento, como diría Oliver – no ha creado la crisis venezolana, de la misma forma que no creó la crisis en Palestina al mover su embajada de Tel Aviv a Jerusalén. No, la crisis ya existía.

De hecho, y ya que estamos, podría decirse que si no fuera por el empecinamiento del pueblo palestino, el Estado de Israel no habría tenido que abrir fuego contra los manifestantes, dejando un saldo de más de cincuenta muertos y más de dos mil heridos, esto solo el 14 de mayo (2).

Estados Unidos no ha creado la crisis en Venezuela, y por tanto no lo ha hecho el imperialismo, esa palabreja ridícula y anticuada. Si el gobierno estadounidense tiene seiscientas treinta y un bases militares repartidas por todo el mundo (3), incluyendo veinte de ellas cercando territorio venezolano (4), tales datos acaso sirvan como información de contexto. Para nada más.

Si durante las últimas dos décadas, como señalan Ana Esther Ceceña y David Barrios Rodríguez, “la franja petrolera del planeta fue siendo ocupada por guerras de características muy variadas” (5), si esta temporalidad coincide con la revolución bolivariana, si Venezuela está ubicada en dicha franja, y si Estados Unidos ha sido el principal instigador y beneficiario de tales guerras, pues habrá que tomar nota de tal circunstancia. Pero hasta allí.

Irónicamente, Nicolás Maduro no ha parado de referirse en sus discursos a las causas multifactoriales de la crisis, comenzando por los estragos provocados por la “nueva clase” que emergió a partir de su relación privilegiada con el funcionariado corrompido, verdaderas mafias que, a decir del Presidente, lograron “perforar” la institucionalidad bolivariana (6); pasando por la incapacidad de su gobierno para prever un escenario de caída de los precios del petróleo, las dificultades para superar el modelo económico rentístico petrolero, el burocratismo, etc., por hablar solo de las que son entera responsabilidad del chavismo.

Pero todo lo anterior es sistemáticamente silenciado. Tal y como recomienda un documento atribuido al Comando Sur estadounidense, fechado el 23 de febrero de 2018, y comentado en extenso recientemente por la periodista Stella Calloni, lo que debe hacerse con Maduro es “sitiarlo, ridiculizarlo y mostrarlo como un símbolo de torpeza e incompetencia” (7), que es exactamente lo que hace el programa Last Week Tonight, y en general la prensa hegemónica.

Sitiar, ridiculizar y mostrar a Maduro como torpe e incompetente es indispensable para lograr el objetivo de disimular las verdaderas intenciones de un gobierno que, como el estadounidense, lo ha intentado todo contra Venezuela: desestabilización de la economía, muy similar a la situación que experimentó el Chile de Salvador Allende (1970-1973), primero con mucha intensidad durante 2002, y luego desde mediados de 2012 en adelante; acciones de sabotaje, sobre todo durante el último quinquenio, muy similares a los que que sufrió la Revolución Sandinista durante los 80; revolución de colores del tipo Yugoslavia (2000), Georgia (2003), Ucrania (2004) y Kirguistán (2005), ensayada aquí fundamentalmente durante 2007, con el protagonismo del “movimiento estudiantil”; manifestaciones violentas del tipo Siria (2011) y Ucrania (2014), primero entre febrero y junio de 2014, y luego entre abril y julio de 2017, cuando el país estuvo prácticamente al borde de una guerra civil.

En Venezuela reina la paz porque fue electa una Asamblea Nacional Constituyente, el 30 de julio de 2017. Y tal iniciativa, recibida con reservas incluso dentro del chavismo, la tuvo Nicolás Maduro. Por eso es necesario, una vez más, ridiculizarlo, mostrarlo como un delirante que habla con pájaros, pero sobre todo como un tirano que controla todos los poderes, y que por tanto no es capaz de garantizar “condiciones mínimas para elecciones libres y creíbles” (8), como afirma el príncipe Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, natural de Jordania, una monarquía constitucional, gobernada por el rey Abdalá II, quien nombra a todos los miembros del Senado, aprueba las leyes, nombra y destituye jueces por decreto, modifica la Constitución y designa a los gobernadores.

Mientras tanto, la paz ganada a pulso es también un paréntesis de meses, en el que arrecian la desestabilización económica y las acciones de sabotaje, que parecen prepararle el terreno a nuevas violencias. Al calor de la campaña electoral, el principal candidato opositor, Henri Falcón, habla de aceptar la “ayuda” del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el gobierno de Estados Unidos (9), con una naturalidad pasmosa.

¿Qué sucederá después del 20 de mayo? Para decirlo con John Oliver, OJ Simpson seguirá en su empeño de asesinar a la princesa Diana, con el apoyo de no pocos reyes y príncipes, y el pueblo venezolano, culpable del delito de empecinamiento, que no tiene delirios de grandeza a pesar de saberse soberano, seguirá intentando evitarlo.

* Reinaldo Iturriza López es Investigador del Centro Nacional de Estudios Históricos.

 ********

(1) Last Week Tonight. (2018, 13 de mayo). Venezuela: Last Week Tonight with John Oliver (HBO). [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=IYfgvS0FA7U 

(2) Mueren 60 palestinos en protestas contra embajada de EE.UU. Telesur, 14 de mayo de 2018.
https://www.telesurtv.net/news/palestinos-protestas-gaza-traslado-embajada-jerusalen-20180514-0007.html

(3) Atlas geopolítico interactivo del OLAG.
http://geopolitica.iiec.unam.mx/node/173

(4) Ana Esther Ceceña y David Barrios. Venezuela ¿invadida o cercada? Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, 11 de abril de 2017.
http://geopolitica.iiec.unam.mx/node/178

(5) Ana Esther Ceceña y David Barrios. Venezuela ¿invadida o cercada? http://geopolitica.iiec.unam.mx/node/178

(6) Maduro: La época de la corrupción institucional debe acabarse en Venezuela. Correo del Orinoco, 8 de octubre de 2013.
http://www.correodelorinoco.gob.ve/maduro-epoca-corrupcion-institucional-debe-acabarse-venezuela/

(7) Stella Calloni. El “Golpe Maestro” de Estados Unidos contra Venezuela (Documento del Comando Sur). Red Voltaire, 9 de mayo de 2018.
http://www.voltairenet.org/article201091.html

(8) High Commissioner’s global update of human rights concerns. 37th session of the Human Rights Council. Item 2: Annual Report and Oral Update by the High Commissioner for Human Rights on the activities of his Office and recent human rights developments. Statement by the UN High Commissioner for Human Rights, Zeid Ra’ad Al Hussein. 7 de marzo de 2018.
http://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=22772&LangID=E

(9) Candidato venezolano propone negociar con el FMI y EE.UU. Telesur, 13 de mayo de 2018.
https://www.telesurtv.net/news/henri-falcon-fmi-venezuela-elecciones-20180513-0002.html