Bolivia: inicia paro cívico en El Alto en respaldo a universitarios y el gobierno insiste en el diálogo

La Alcaldía se suma al paro de 48 horas de El Alto en apoyo a UPEA

La alcaldesa de la ciudad de El Alto, Soledad Chapetón, junto a los funcionarios municipales acatarán hoy el paro cívico convocado por una de las dos federaciones de juntas vecinales, exigiendo justicia para el universitario Jonathan Quispe Vila y en respaldo a las demandas de la Universidad Pública de El Alto (UPEA).

“Nos adherimos al paro cívico en apoyo a las demandas de la UPEA. Queremos que se haga justicia”, señaló Chapetón a través de su cuenta de Twitter y acompaña su mensaje con el comunicado de la directora de Talento Humano, Fiorela Quispe, en el que se establece el acatamiento de la medida de presión.

El Gobierno Autónomo Municipal de El Alto determinó que todos los funcionarios de la entidad acaten el paro cívico, pero los servicios de emergencia y salud atenderán con normalidad y las horas laborales del lunes serán repuestas en el transcurso de los próximos días, según cita ANF.

El sábado, otra de las federaciones de juntas vecinales inició una huelga de hambre, mientras que la otra se fue por el paro cívico. La Central Obrera Regional (COR) también se ha adherido al paro, en apoyo a las demandas de la UPEA y hasta ayer había cinco piquetes de ayuno.

Los universitarios piden dar con los autores intelectuales de la muerte de Jonathan, la renuncia de los ministros de Gobierno y Economía y de los Altos Mandos policiales, así como mayor presupuesto para esa casa superior de estudios.

A la fecha, la UPEA sostiene cuatro piquetes de huelga: dos instalados en ambientes de la Fejuve, uno en la COR y otro en la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia.

Los puntos de bloqueo, anunciados por la UPEA, son el Peaje, Multifuncional, Faro Murillo, Parada Ch, avenida Mario Mercado, plaza Ballivián, Extranca Río Seco, cruce a Viacha, cruce a Villa Adela, casa amarilla camino a Laja, Santa Rosa-Achocalla, extranca Senkata, puente Bolivia, puente Vela, Cruz papal y puente Río Seco-Costanera, enumera ERBOL.

Entretanto, la comunidad universitaria de la UPEA definió 16 puntos de bloqueo en esa urbe, aledaña a La Paz.

Opinión


Gobierno espera que sectores que van al paro también interpongan oficios para instalar diálogo con la UPEA

El ministro de Economía, Mario Guillén, dijo el domingo que se espera que los sectores que convocaron a un paro cívico de 48 horas en la ciudad de El Alto interpongan sus oficios para que se instale el diálogo con la universidad pública de esa ciudad, única manera de resolver las demandas de esa institución académica.

“Esperamos que las organizaciones de El Alto que convocaron al paro cívico también hagan sus buenos oficios para que nos sentemos a la mesa y empecemos la negociación (con la UPEA)”, dijo en una breve rueda de prensa.

La Federación de Juntas Vecinales de El Alto convocó a un paro cívico para el lunes y martes en apoyo a las demandas de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) que son la modificación de la Ley de Coparticipación Tributaria y el esclarecimiento de la muerte del universitario Jonathan Quispe.

A la convocatoria del paro de actividades se sumó también la Alcaldía que, mediante un comunicado que circuló en redes sociales, instruyó acatar la suspensión de actividades.

“En apoyo a las demandas de la UPEA y la disposición de la Fejuve la Dirección de Talento Humano del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto comunica a todos los funcionarios públicos y a la población en general (…) que en el marco de nuestra autonomía municipal acata el paro cívico convocado para el día lunes 4 de junio”, señala el documento.

Entretanto, la comunidad universitaria definió 16 puntos de bloqueo en esa urbe, aledaña a La Paz, y se instaló un tercer piquete de huelga de hambre.

La UPEA, además de las dos demandas mencionadas, pide la renuncia del ministro de Gobierno, Carlos Romero; de Economía, Mario Guillén, y del viceministro de Presupuestos, Jaime Durán.

Para el titular de Economía ese tipo de pedidos de renuncia no son reivindicaciones de la universidad, sino más bien se advierte un elemento político.

“Cuando los pedidos sobrepasan las reivindicaciones justas vemos que hay un elemento político y eso pasa cuando reivindicaciones pasan por el pedido de renuncia del ministro o viceministro o mandos policiales eso no son reivindicaciones de la propia universidad”, mencionó.

Guillén reiteró la invitación a la UPEA a dialogar para ver sus requerimientos y analizar cómo se puede asignar recursos económicos para que esa casa de estudios superiores siga funcionando.

“Si el objetivo de la movilización son reivindicaciones de la universidad no vemos cuál es el fundamento de la negativa al diálogo”, aseveró.

ABI