Bolivia: la Universidad de El Alto anuncia la radicalización de la protesta y el ministro Romero dice que no renunciará

UPEA determina radicalizar medidas de presión

La Asamblea de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) determinó radicalizar las medidas de presión en demanda de mayor presupuesto, y exigió que el conflicto se solucione en diálogo con los presidentes de las cámaras legislativas, José Alberto Gonzales y Gabriela Montaño, además del primer mandatario Evo Morales.

“Vamos a radicalizar las medidas, vamos a seguir hasta las últimas consecuencias y vamos a mantener nuestra posición firme”, dijo el máximo dirigente estudiantil, Franz Contreras. Luego de la Asamblea, los universitarios bloquearon el peaje.

Los representantes universitarios explicaron su demanda es modificar la Ley 195 para incrementar los recursos destinados a la UPEA, por lo cual quienes deberían atender su pedido son los presidentes de las cámaras legislativas junto con el presidente, y no los ministros.

Sostuvieron que no quieren reunirse con ministros, como lo propone el Gobierno, puesto que les han perdido confianza por anteriores diálogos sin resultados óptimos y la campaña mediática que difunden contra la demanda de la UPEA.

Asimismo, rechazaron la oferta del Gobierno de subvenciones extraordinarias al considerar que sólo son parches, sin resolver el tema de fondo de la carencia de recursos.

La Asamblea también ratificó en el pedido de renuncia de los ministros Carlos Romero, Mario Guillén y el viceministro Jaime Durán. Además, exigió la dimisión de los comandantes nacional y regional de la Policía, además de los jefes de la UTOP.

La UPEA también declaró traidores a la Federación de Juntas Vecinales (FEJUVE) y la Central Obrera Regional (COR) afines al MAS, debido a que se reunieron con ministros para abrir el diálogo, sin la presencia de los universitarios.

Sostuvieron que si los dirigentes de la Fejuve y la COR asisten al diálogo, deberán sentarse del lado del Gobierno y no de la Universidad.

Además, la Asamblea decidió exigir disculpas de las autoridades gubernamentales debido a la campaña mediática que se realiza contra al UPEA, que a su criterio es de calumnia. Asimismo, exigen disculpas por las declaraciones del presidente del MAS, Gerardo García, en sentido de que el presidente no se reúne con la Universidad para no arriesgar su vida.

Correo del Sur


UPEA: Romero dice que no renunciará ante la presión

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, fue determinante la noche del miércoles al afirmar que no cederá a las peticiones políticas, en referencia a los pedidos de renuncia a su cargo por parte de la comunidad universitaria de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) por la muerte de Jonathan Quispe.

“No quiero emitir opinión sobre el conflicto porque existe una invitación al diálogo y para ello no debe haber condiciones”, aseguró la autoridad de Estado, en una conferencia en Santa Cruz con motivo de los operativos policiales por el crimen del piloto beniano.

Más temprano, la Cámara de Senadores aprobó que el ministro de Gobierno debe acudir a esa instancia del Legislativo para dar un informe sobre las circunstancias en las que falleció el estudiante de la UPEA, el 24 de mayo en la ciudad de El Alto.

Por su parte, el abogado del policía acusado de disparar contra Quispe, Juan Carlos Vaca, contradijo la versión del Gobierno y afirmó que su cliente no disparó contra el universitario. “Mi cliente manifiesta su inocencia, él estuvo evidentemente en los actos de represión porque toda su unidad estaba participando, pero él no ha quitado la vida a nadie. Él señala claramente que utilizó el armamento que le es dotado por la Policía Nacional y este armamento es el reglamentario”, afirmó el abogado.

Sobre este punto, Romero aseguró que la investigación ya dio un resultado al respecto.

El Deber