Bolivia: tras 24 días de conflicto, la Universidad de El Alto acepta dialogar con el gobierno

UPEA acepta dialogar con la Asamblea después de 24 días de conflicto y un muerto

Aunque sus reclamos de mayor presupuesto datan de 2015, ayer, después de 24 días de movilización –y con la trágica muerte de un estudiante universitario de por medio–, los presidentes de las cámaras legislativas lograron que las autoridades académicas de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) acepten dialogar para poner fin al conflicto que se tornó violento ayer por el amago de toma del nuevo palacio de Gobierno; la UPEA pidió que los grupos afines al Gobierno como la COR y la Fejuve estén en esta cita, prevista para las 7:00 de hoy en la Vicepresidencia del Estado.

“Con ese propósito, pedimos conformar una comisión de 10 personas, entre las cuales estén autoridades de la UPEA, representantes estudiantiles y representantes de las organizaciones sociales fundadoras de esta casa de estudios, como la COR y Fejuve de El Alto”, refiere la nota oficial firmada por la presidenta de Diputados, Gabriela Montaño, y del Senado, José Alberto Gonzales.

El ejecutivo de la Federación Universitaria Local (FUL) de la UPEA, Iván Contreras, dijo, sin embargo, que ellos como estudiantes no asistirían al encuentro porque consideran que la carta de los presidentes es clara. “Ellos quieren debatir nuestras demandas y los debates se hacen en medios, no en una reunión”, dijo el dirigente estudiantil, que aseguró que los universitarios llegarán a la Vicepresidencia para una vigilia.

De ese modo, los únicos que estarían presentes en este encuentro serían los docentes y en el otro lado las autoridades de Gobierno y los dirigentes afines al Gobierno, como Sandro Ramírez, que dirige la Fejuve, y Eliseo Suxo, ejecutivo de la COR alteña. Los estudiantes esperarán las conclusiones y Contreras adelantó que los docentes no pueden comprometer ninguna firma si no es con la participación del estamento estudiantil.

El conflicto

La primera marcha se realizó el 16 de mayo y, en esa oportunidad, las autoridades y estudiantes dijeron que el objetivo era la modificación de la Ley N.º 195, que es una norma promulgada por Evo Morales en 2011 y le permitía a la UPEA acceder a recursos de coparticipación de las recaudaciones impositivas del Estado.

De ese modo empezaron las movilizaciones sin que el Gobierno convoque una reunión. Las marchas se repitieron el 21 y 22 de mayo y un día después comenzó el bloqueo de vías en la ciudad de El Alto; tenían previsto bloquear el aeropuerto internacional el 24 de mayo, pero ese día sucedió la tragedia: una canica acabó con la vida del estudiante Jonathan Quispe, lo que disparó el conflicto.

Ese día, el ministro de Economía, Mario Guillén, dijo que la movilización era innecesaria porque había un diálogo en curso y recordó que, hasta el 30 de mayo, las autoridades de la UPEA tenían que entregar sus justificativos para negociar un mayor presupuesto.

La muerte del universitario dio origen a los llamados a negociación desde el Gobierno y el primer encuentro debía realizarse el 26 de mayo con el ministro de Economía, pero las autoridades universitarias no asistieron por duelo de la muerte de Jonathan Quispe; el lunes 28 fue un nuevo intento y las autoridades universitarias dijeron que solo hablarían con el presidente; el 30 de mayo se ensayó el tercer intento de diálogo y fue convocado por el ministro Rada.

Al día siguiente todo se frustró porque una conferencia de prensa conjunta de la Fiscalía, la Policía y el Ministerio de Gobierno responsabilizó a un subteniente, Cristian Casanova, como el autor de la muerte de Quispe; cinco días antes el ministro Carlos Romero había asegurado que la muerte fue provocada por los estudiantes y había dado por cerrado el caso.

El 1 de junio fue el turno del ministro de Educación, Roberto Aguilar, quien convocó por cuarta vez a la UPEA: tampoco tuvo éxito; al día siguiente, las instituciones de El Alto convocaron un paro de 48 horas para el 4 y 5 de junio, y el lunes el ministro Alfredo Rada lanzó dos invitaciones más.

Para este encuentro, el Gobierno sacó de las negociaciones a Carlos Romero y puso a los grupos afines, como la COR y Fejuve, y el 4 de junio, Alfredo Rada declaró como “abierto” el diálogo y se estableció un cuarto intermedio hasta que se sumen los estudiantes. Hoy se reunirán desde las 07:00.

La violencia

Ayer, la columna de estudiantes que llegaron de forma masiva desde El Alto arribó hasta las proximidades de la plaza Murillo y provocó correteos de agentes antimotines que solo se defendieron con sus escudos y lanzaron gas pimienta en una de las esquinas.

Los estudiantes cercaron todos los accesos a la plaza Murillo y cuando llegaron hasta la calle Potosí, quemaron un muñeco que representaba al ministro Romero; mientras, otro grupo llegó hasta la esquina donde se encuentra el ingreso del nuevo palacio de Gobierno: los estudiantes empezaron a lanzar petardos.

Los obreros tuvieron que retirarse de los accesos y algunos estudiantes se lanzaron contra las vallas de calamina que cubren el lugar, abrieron tres boquetes y estuvieron a punto de ingresar, pero la intervención de los dirigentes y docentes evitó mayores problemas y el asalto al palacio.

El policía

El padre

Enrique Casanova, padre del teniente acusado, llegó hasta La Paz y dijo que su hijo es inocente y que ellos demostrarán que él no disparó.

400 horas

El padre del subteniente Cristian Casanova dijo que no es posible que la Policía espere 400 horas antes de recordar que su hijo haya admitido el disparo.

Reunión con el Ceub

Ayer por la tarde, el Ministerio de Economía se reunió con todo el sistema universitario y prometió recursos adicionales.

El Deber


Gobierno y rectores fijan cronograma de visitas a universidades para analizar necesidades

El ministro de Economía, Mario Guillén, se reunió el jueves con los rectores del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB) y definieron un cronograma de visitas a las universidades del sistema público para analizar sus necesidades y garantizar que terminen la gestión sin dificultades financieras.

En conferencia de prensa, Guillén explicó que en la negociación con la CEUB se incluyó las demandas de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), por lo que esa casa de estudios superiores será la primera en ser visitada para ver sus necesidades.

“Es una demanda de todas las universidades en la que también está incluida la UPEA y también hemos quedado en un cronograma de visitas como lo hacemos todos los años para ver sus requerimientos”, dijo.

Guillén indicó que luego de las visitas se firmará acuerdos con cada universidad del sistema público del país, para luego plasmarlos en un solo convenio con la CEUB.

Por su parte, el rector de la Universidad Tomas Frías de Potosí, Roberto Bohórquez, quien preside temporalmente la CEUB, explicó que el cronograma de visitas a las universidades terminará el 25 de junio y luego se espera firmar acuerdos con el Ministerio de Economía para garantizar el normal funcionamiento del sistema universitario boliviano.

“Esperamos llegar a feliz término, vamos a tener una respuesta como sistema universitario y lo que nos tranquiliza es que hay el compromiso de garantizar el cumplimiento de esta gestión y no llegar a tener ningún problema a nivel del sistema universitario”, remarcó.

ABI


VOLVER