Brasil: el expresidente uruguayo José Mujica visita a Lula en la cárcel

José “Pepe” Mujica, ex presidente de Uruguay visitará hoy al ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso político desde hace más de dos meses en Curitiba.

La visita de Mujica, que viene participando de todos los actos en favor de la democracia brasileña y por la libertad del ex gobernante y su derecho a ser candidato en las elecciones de octubre próximo, “refuerza el prestigio internacional de Lula y su fuerza simbólica en el escenario latinoamericano”, significó.

Entre otros temas los ex presidentes deben hablar de la Copa Mundial de Fútbol, un deporte al cual ambos son aficionados.

La invitación para visitar a Lula y a los participantes en la vigilia democrática que permanecen en las inmediaciones de la Superintendencia de la Policía Federal (PF) en Curitiba desde el 7 de abril, cuando fue encarcelado el fundador del Partido de los Trabajadores (PT), le fue extendida a Mujica por Manuela Da Ávila.

La precandidata presidencial por el Partido Comunista de Brasil (PCdoB) viajó a Montevideo para explicar la situación de Lula, perseguido judicialmente con el propósito de excluirlo de la venidera contienda electoral.

En marzo último, Mujica se encontró con Lula en la localidad fronteriza de Santana do Livramento, en el inicio de la cuarta etapa de la caravana con que el líder histórico del PT comenzó a recorrer Brasil para constatar las negativas consecuencias de dos años de gobierno de Michel Temer.

En un diálogo público del cual tomó parte también la depuesta mandataria constitucional Dilma Rousseff, Mujica enfatizó que “en América Latina tenemos que aprender que sin unidad no hay poder y que nadie tiene la verdad absoluta”.

La izquierda, que se dedicó a luchar entre sí mucho más que a enfrentar la derecha, también comete errores y se equivoca, y “no queremos aprender que las derrotas son hijas de sus divisiones”, dijo.

Lula, por su parte, comentó que nunca antes como entre los años 2000 y 2014 hubo tanta política social en América Latina. “Vimos avanzar el continente de forma extraordinaria y además creamos un modo de hacer política que en algún momento comenzó a incomodar a los Estados Unidos”.

Expresó también que, a su juicio, la gran novedad del siglo XXI son los golpes de nuevo tipo, que se desarrollan a través de una acción judicial, criminalizan a las personas, transforman las verdades en mentiras con el apoyo de los medios y terminan con el Poder Legislativo apartando, sin razón, a presidentes legítimamente electos.

En Brasil, dijo, tenemos hoy un golpista en el poder (Michel Temer) que está atendiendo todas las exigencias del mercado financiero. Las conquistas alcanzadas durante más de una década están acabando, hay además un acelerado proceso de privatización y de desmantelamiento de los bancos públicos, denunció.

Dirigiéndose personalmente a Mujica, Lula expresó también tener la certeza de que si las elecciones del próximo mes de octubre (para las cuales todas las encuestas de intención de voto lo sitúan como favorito) son normales, “va a tener el placer de ver al Partido de los Trabajadores (PT) volver a gobernar”.

República


Aplazan un interrogatorio a Lula en otro caso por corrupción en Brasil

Un tribunal brasileño aplazó este miércoles por tiempo indefinido el interrogatorio al que iba a ser sometido este jueves el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por el juez que lo investiga en un caso en el que se le acusa de haber favorecido a la empresa que se adjudicó el contrato para 36 cazabombarderos.

El interrogatorio previsto inicialmente para este jueves fue suspendido por el magistrado Néviton Guedes, miembro del Tribunal Regional Federal de la Primera Región, con sede en Brasilia, a petición de la defensa del exjefe de Estado.

Los abogados del exmandatario alegan que Lula, como principal acusado, solo puede ser interrogado cuando el juez del caso termine de escuchar a todos los testigos del proceso, una extensa lista que incluye a hasta el expresidente francés Nicolás Sarkozy.

El magistrado coincidió en que el interrogatorio de Lula tan solo puede ser anticipado, y realizado antes del de los testigos, en caso de que exista un riesgo para el proceso, como su posible prescripción, por lo que aceptó el recurso de la defensa.

Este proceso es uno de los seis que aún enfrenta Lula, que desde el pasado 7 de abril purga una condena de doce años de prisión por corrupción en una celda especial en la sede de la Policía Federal en la sureña ciudad de Curitiba.

En el nuevo proceso, instruido por un juez federal de Brasilia, Lula y uno de sus hijos son acusados de los delitos de tráfico de influencia, lavado de dinero y asociación para delinquir por supuestamente haber integrado una organización que recibía sobornos a cambio de favorecer empresas en contratos con el Gobierno.

De acuerdo con la Fiscalía, Lula y su hijo Luis Claudio recibieron un soborno de 2,5 millones de reales (unos 675,675 dólares) de una empresa de consultoría que representaba los intereses de la constructora aeronáutica sueca Gripen.

La Gripen fue la vencedora de una millonaria licitación por la que el Gobierno brasileño compró 36 cazabombarderos para renovar la flota de su Fuerza Aérea.

Una de las empresas derrotadas en la licitación era francesa y fue defendida por Sarkozy, por lo que los abogados de Lula citaron al expresidente francés como testigo para demostrar que el concurso fue realizado lícitamente.

Lula posiblemente será interrogado mediante una videoconferencia debido a que permanece en su celda en la ciudad de Curitiba.

Pero su defensa espera que el expresidente pueda ser liberado el próximo martes, cuando la Segunda Sala de la Corte Suprema juzgará una nueva petición para que Lula pueda permanecer en libertad mientras espera que las instancias superiores juzguen el proceso por el cual ya fue condenado por corrupción.

En caso de que tres de los cinco magistrados que integran la Segunda Sala del Supremo acepten el pedido, el exjefe de Estado, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010 y aún pretende presentarse a las elecciones de octubre, podría responder en libertad hasta agotar todas las apelaciones en las distintas instancias judiciales.

Lula fue condenado el año pasado a 9 años y 6 meses de prisión por el juez Sergio Moro, quien le halló culpable de beneficiarse de las corruptelas en Petrobras, y la pena fue ratificada y ampliada hasta los 12 años y 1 mes por un tribunal de apelación.

El Partido de los Trabajadores (PT) espera que su máximo líder pueda disputar en libertad las elecciones presidenciales de octubre próximo, para las que aparece como líder en todas las encuestas de intención de voto.

Sin embargo, su candidatura está virtualmente anulada, pues la legislación brasileña impide que condenados en segunda instancia, como es su caso, puedan presentarse a cargos electivos.

TVN


Moro agenda interrogatório de Lula no caso sítio para 11 de setembro

O juiz federal Sérgio Moro marcou para o dia 11 de setembro o terceiro interrogatório do ex-presidente Luiz Inácio Lula da Silva no âmbito da Operação Lava Jato. Desta vez, o petista vai falar em ação penal que responde por supostas propinas de R$ 1 milhão referentes às reformas do sítio em Atibaia.

O interrogatório do acusado marca a fase final da ação penal, em que restam apenas, depois, as alegações finais das defesas e Ministério Público, antes de ser proferida a sentença.

O caso envolvendo o sítio representa a terceira denúncia contra Lula no âmbito da Operação Lava Jato. Segundo a acusação, a Odebrecht, a OAS e também a empreiteira Schahin, com o pecuarista José Carlos Bumlai, gastaram R$ 1,02 milhão em obras de melhorias no sítio em troca de contratos com a Petrobrás. A denúncia inclui ao todo 13 acusados, entre eles executivos da empreiteira e aliados do ex-presidente, até seu compadre, o advogado Roberto Teixeira.

O imóvel foi comprado no final de 2010, quando Lula deixava a Presidência, e está registrado em nome de dois sócios dos filhos do ex-presidente, Fernando Bittar – filho do amigo e ex-prefeito petista de Campinas Jacó Bittar – e Jonas Suassuna. A Lava Jato sustenta que o sítio é de Lula, que nega.

Estadao


VOLVER