Colombia: tras reunirse con Santos, Duque promete destrabar la Jurisdicción Especial para la Paz

Iván Duque buscará destrabar la JEP en el Senado

La ley de procedimiento de la Jurisdicción Especial de Paz fue uno de los temas que se trató en la primera reunión de empalme que se adelantó entre el presidente electo Iván Duque y el mandatario actual Juan Manuel Santos.

Al término del encuentro, que duró más de tres horas, Duque planteó la necesidad de hacer un diálogo en el Congreso que permita llegar a un acuerdo para destrabar el trámite de la iniciativa.

“Creo que es importante que se haga un proceso de diálogo en el Congreso con la bancada del Centro Democrático y algunos otros miembros de lo que será nuestra coalición para escuchar las posturas, las recomendaciones, las sugerencias y que eso permita de pronto avanzar en tener claro cuál debe ser el mejor camino a seguir”, señaló.

Dijo además que la Corte Constitucional debe decir si es viable o no seguir tramitando este proyecto, pese a que aún no está en vigencia la ley estatutaria.

“Sería importante que la Corte Constitucional pudiera hacer un pronunciamiento donde orientara que el proceso que se está adelantando en el Congreso tiene o no tiene algún vicio de forma, de manera que tengamos esa claridad”, añadió.

La FM


Reunión entre Santos y Duque, un encuentro agradable tras años de oposición

Caía una lluvia microscópica en el Centro de Bogotá. Todo alrededor de la entrada principal era caótico porque policías, guardas de seguridad y periodistas se agolpaban en ella. Desde las 7:30 de la mañana se veía un movimiento inusual, caras nerviosas, fotógrafos con grandes cámaras, a la expectativa de lo que iba pasar ¿Habría alguna sorpresa? ¿A qué hora llegaría? ¿Quién lo acompañaría? ¿Le dirá algo a la prensa? Eran las preguntas que circulaban entre las personas que lo esperaban.

La cita era a las 9:00 de la mañana, sin embargo, todos lo que los esperaban no querían arriesgarse a perder ni un solo detalle. Él entró pocos minutos después de la hora acordada, por la llamada ‘puerta blanca’ de la Casa de Nariño.

– Señor Presidente, gusto en saludarlo
– Muchas felicitaciones, muy bienvenido a su casa, respondió el Presidente
– Muchas gracias, contestó el invitado.

El invitado era Iván Duque, el presidente electo de Colombia, que empezará a ocupar la Casa de Nariño el 7 de agosto de 2018. Vestía un traje azul oscuro, corbata naranja y camisa celeste, y fue recibido por el mandatario en ejercicio, Juan Manuel Santos, quien llevaba un traje negro, camisa blanca y corbata amarilla.

Lo primero que hicieron fue un recorrido por la casa privada del presidente, lejos de las cámaras de los periodistas. Allí estuvieron más de una hora conversando de varios asuntos. Según se conoció, fue un encuentro agradable, tranquilizador para ambos dirigentes, luego de haberse declarado opositores en muchos aspectos durante los últimos cuatro años de la administración Santos. Allí tuvieron tiempo para que el equipo de prensa oficial les tomara unas fotos para tranquilizar a la prensa que quería saber todos los detalles del encuentro.

Ambos aparecen sentados en una de las salas de la casa privada del presidente Santos. Están en unas butacas de cuero color camel intercambiando algunas palabras y divididos por una mesa de madera que tiene un gran ramo de rosas blancas y algunos libros. Atrás, se puede observar una pequeña bandera de Colombia con una paloma de la paz parada en la cúspide. También hay una foto del presidente Santos con el Papa Francisco durante su primera visita a Colombia.

Y fue precisamente la paz, como se preveía, uno de los temas centrales de la conversación entre ambos mandatarios. Allí hablaron de la importancia que tiene para el país la implementación del acuerdo con el hoy partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), y que le mereció el Nobel de Paz al presidente Juan Manuel Santos; del proyecto de reglamentación de la Justicia Especial para la Paz (JEP), que mantiene una puja en el Congreso de la República para ser aprobado; y de cómo se hará el empalme en esta materia.

Después de su encuentro privado, Santos y Duque se unieron a la reunión que sostenían la vicepresidenta electa, Marta Lucia Ramírez; el actual vicepresidente de la República, Óscar Naranjo; el exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas; y la ministra de Comercio, María Lorena Gutiérrez, para coordinar detalles del empalme.

Luego de casi tres horas de reunión, el equipo de logística del presidente Santos le organizó al mandatario entrante, Iván Duque, un espacio en una de las terrazas de la Casa de Nariño para que desde allí hiciera unas declaraciones a la prensa.

Duque, rodeado de cámaras y periodistas, le pidió a la Corte Constitucional pronunciarse sobre el proyecto de ley que reglamenta la Justicia Especial para la Paz (JEP), y convocó un diálogo con las bancadas de su coalición en el Congreso.

“Creo que sería importante que la Corte Constitucional pudiera hacer algún pronunciamiento donde orientara que el proceso que se está adelantando en el Congreso tiene o no tiene algún vicio de forma”, dijo Duque en relación a la puja que se ha presentado en los últimos días por la aprobación de la reglamentación de JEP entre el Congreso y el Gobierno.

El presidente electo sostuvo que es importante que se haga un proceso de diálogo en el Congreso con la bancada del Centro Democrático y algunos otros miembros de la coalición del nuevo gobierno, para “escuchar posturas, recomendaciones, sugerencias” y que esto permita “avanzar y tener claro cuál debe ser el mejor camino a seguir”.

Duque dijo que en el diálogo con Santos, este le informó que el vicepresidente Naranjo va a manejar el proceso de empalme, los temas relacionados con el acuerdo de paz con las FARC y su implementación. “Yo le he pedido a la vicepresidenta electa, Marta Lucía Ramírez, que esté al frente de este proceso para tener toda la información y que nosotros podamos adelantar la transición de la forma más rigurosa posible”, añadió.

El mandatario electo agregó que también se habló de temas de coyuntura de la agenda pública y sostuvo que fue un “ejercicio serio que le ayuda a la democracia colombiana para hacer una transición ordenada”.

Tras estas palabras, Iván Duque dijo que no respondería preguntas y se dispuso a saludar y agradecer a cada uno de los periodistas y camarógrafos por algunos minutos, para después salir por la misma puerta blanca de la Casa de Nariño por donde entró.

El Universal


Congresistas de EEUU piden a Duque avanzar con el Proceso de Paz

Los representantes del congreso estadounidense Mark Pocan, Keith Ellison, y Henry C. “Hank” Johnson emitieron el siguiente comunicado para felicitar a Iván Duque por su victoria en las elecciones presidenciales del pasado domingo e instarle que defienda e implemente en su totalidad el Acuerdo de Paz.

“Felicitamos al presidente electo Iván Duque por su victoria en unas elecciones pacíficas, y aplaudimos su compromiso público a unir y servir a todos los colombianos. Colombia se encuentra en una coyuntura decisiva en su historia. Después de más de 50 años de conflicto civil que dejo cientos de miles de muertos, más de 80,000 desaparecidos, y más de siete millones desplazados, por fin parece que se está construyendo la paz entre el gobierno y las Farc. El acuerdo de paz también le da la oportunidad a Colombia de abandonar el crimen organizado, adoptar un desarrollo económico sostenible y legítimo, y reconocer los derechos sociales, económicos y políticos de las comunidades Afro-Colombianas e indígenas, que han sido marginadas. Bajo un acuerdo completamente implementado, los cultivos de coca serán substituidos por productos lícitos, ayudando a acabar con el azote de la violencia que ha afligido a tantas comunidades en Colombia y Estados Unidos.”, se lee en el comunicado.

“En el espíritu de avanzar el llamado a la unidad del presidente electo Iván Duque, le instamos respetuosamente a que se distancie de aquellos que pretenden desmantelar el proceso de paz. Las fuerzas opositoras a la paz han cometido atrocidades en un esfuerzo para sabotear el acuerdo de paz, matando a unos 200 líderes de movimientos sociales, defensores de derechos humanos, y otros activistas desde la ceremonia que marcó el comienzo de la paz en enero de 2017. Colombia se balancea y peligra en volver a caer en una era de atrocidades contra los derechos humanos, un interminable conflicto armado, secuestros, desapariciones, y desplazamientos forzosos. Como antes, estos problemas no se contendrán dentro de las fronteras colombianas, sino se esparcirán más allá de ellas.”, dicen los congresitas.

“En este histórico momento, y mientras el gobierno del señor Duque se prepara para tomar posesión del cargo, instamos a los colombianos a unirse con el objetivo de promover la paz y los derechos humanos. Le pedimos al nuevo gobierno colombiano que continúe con la defensa e implementación completa del histórico acuerdo de paz. Como un duradero aliado en términos financieros, diplomáticos, y de seguridad, el congreso estadounidense está preparado para trabajar con la entrante administración hacia estos objetivos.”, finaliza el comunicado de los legisladores.

El Nuevo Siglo


VOLVER