Crece la crisis en Nicaragua: el gobierno reprime barricadas y se registran tiroteos en varios puntos del país

Crisis en Nicaragua: Tiroteos en varios puntos del país dejan muerte y terror

Nicaragua amaneció en máxima tensión este lunes, debido a los operativos policiales con armas de guerra en Managua para quitar los tranques, mientras que en Chinandega, Mulukukú y Las Maderas los pobladores reportan ataques armados, que habrían dejado a varios muertos. En León, por su parte, estudiantes y sociedad civil han llamado a un paro por 24 horas.

Managua. Los pobladores de los barrios orientales de Managua denunciaron esta mañana un ataque armado por miembros de la Policía Nacional para retirar las barricadas que habían colocado ayer. De forma preliminar se conoce que hay varios ciudadanos heridos, aunque no hay un informe oficial.

Según los habitantes, el ataque inició a la 6:00 a.m., cuando los agentes, armados, empezaron a desalojar a los autoconvocados que resguardan las barricadas colocadas desde ayer en la zona.

El ataque tuvo lugar en los barrios ubicados entre el puente El Paraisito hasta el Puente Larreynaga, pertenecientes al Distrito IV de la capital.

Ayer, tras una caravana Azul y Blanco que recorrió Managua, en estos barrios los habitantes colocaron barricadas. Dicen que temen los ataques de encapuchados, quienes transitan en motodos o camionetas doble cabina, por las noches, disparando a matar.

Videos que se han hecho virales en redes sociales la mañana de este lunes, muestran a los agentes disparando y corriendo en las principales calles de los barrios, obligando a los pobladores a protegerse en sus casas.

Los pobladores cuentan decenas de patrullas y agentes recorriendo los barrios, armados, botando las barricadas.

Además, el tráfico en la zona oriental de Managua era pesado la mañana de este lunes.

La Policía permanece en una gasolinera en el barrio Larreynaga. Son tres patrullas con agentes fuertemente armados con escopetas y fusiles AK.

Las barricadas ubicadas en lo sbarrios El Edén y Larreynaga han sido removidas y los vehículos empiezan a circular por la pista Juan Pablo II. También hay presencia de policías en el mercado Periférico, con un gran arsenal.

En los barrios de Managua asaltaron a dos periodistas de medios internacionales: Jorge Cabrera y Arnaldo Arita Salinas.

Hispamer denunció un ataque armado en contra de su sede central, en Managua, lo que dejó herida con arma de fuego a una de sus trabajadoras.

Matagalpa. Queman una camioneta blanca, doble cabina. Las primeras versiones indican que los pobladores identificaorn que en ese vehículo movilizan a los grupos de choque.

Jinotega. Pobladores hacer sonar las cazuelas en contra de la presencia de los antimotines. En este municipio se dio un fuerte enfrentamiento el pasado viernes, que dejó a un menor de edad muerto a balazos y decenas de heridos.

Represión de Ortega lo aleja más de la realidad de Nicaragua, afirma obispo
Mulukukú. Se dio un enfrentamiento en el sector de la estación de la Policía y se reportan al menos tres personas muertas, incluidos dos policías.

León. El Movimiento 19 de Abril, sociedad civil, agricultores y comerciantes del departamento de León convocaron a un paro nacional, que comenzará mañana.

“Hacemos un llamado general a un paro de 24 horas en el departamento de León”; indicaron los organizadores.

“A partir de las 12 horas del día martes, 12 de junio, dará inicio el paro en el departamento de León”; dijeorn en una conferencia de prensa.

El paro incluye no comprar combustible en el departamento de León y cesar cualquier tipo de actividad económica.

Las Maderas. Tras un ataque ocurrido la noche del domingo, este sector, en Tipitapa, permanece con una fuerte presencia policial.

Los “autoconvocados” de Las Maderas informaron de al menos 2 muertos y 5 heridos durante el ataque policial, que hasta esta mañana no han sido confirmados por organismos humanitarios debido a la fuerte presencia policial en la zona.

Boaco. En Boaco los autoconvocados reportaron quemaduras en la piel al ser rociados con un ácido desconocido por grupos afines al Gobierno, la noche del domingo.

Chinandega. En este municipio un enfrentamiento ocurrido a primera hora de la mañana dejó al menos a dos personas con graves heridas. Una de ellas quedó tendida en el suelo, sobre un charco de sangre. Los pobladores le pedían que no se movieran, cuando la víctima intentaba levantarse tras sufrir un ataque.

El Nuevo Diario


Sumida en el caos Nicaragua espera una respuesta de Ortega sobre el diálogo

El caos en Nicaragua alcanzó la capital este lunes con bloqueo de calles, tiroteos y detonaciones de morteros, mientras el presidente Daniel Ortega se mantiene en silencio sobre una salida negociada a la crisis propuesta por obispos.

El gobierno lanzó una ofensiva entre el domingo y la madrugada del lunes para levantar los bloqueos de vías, llamados “tranques”, con ataques de grupos de civiles armados junto a policías antimotines, denunciaron manifestantes.

“El objetivo es tener control de la vía panamericana y dejar en esos lugares de forma indefinida a gente del gobierno para que no se vuelvan a levantar los bloqueos” opositores, dijo una dirigente de los manifestantes, que no se identificó.

Los ataques a manifestantes atrincherados en Sébaco, 90 kilómetros al norte de Managua, dejaron el domingo un muerto y daños en la unidad de policía, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y la policía.

Las protestas contra el gobierno estallaron el 18 de abril contra una fallida reforma al sistema de pensiones, y se extendió a otros sectores tras la represión, que ha dejado 139 muertos y más de 1.000 heridos, según Cenidh.

“Estamos aterrorizados, después que quitaron el tranque saquearon las pulperías (ventas) y hasta un cerdo se llevaron. Estamos en zozobra, no sabemos en qué momento nos van a volver a atacar”, dijo a la AFP una vecina que pidió anonimato.

Rutas Bloqueadas
El bloqueo de casi 70% de las vías busca proteger a las ciudades de ataques de grupos paramilitares y presionar al gobierno para que acepte negociar una agenda para democratizar al país, según dirigentes del movimiento opositor.

Unos 6.000 furgones de carga de países de Centroamérica que están en tránsito por Nicaragua quedaron atrapados con mercadería en las carreteras del país, lo que genera pérdidas económicas, según dirigentes de transporte de la región.

La operación contra los bloqueos comenzó la madrugada del lunes en la capital, donde pobladores colocaron barricadas de adoquines, para protegerse de paramilitares que se desplazan en camionetas para disparar por las noches a todo lo que se mueve.

“¡No disparen, aquí hay niños!”, “quieren quitar las barricadas a punta de balas”, denunciaron en un video pobladores del barrio Maria Auxiliadora, uno de los siete lugares de la capital asediado por antimotines.

Los atacantes entraron corriendo, disparando y botando las barricadas en las calles de barrios de la periferia oriental de Managua, obligando a los habitantes a protegerse en sus casas, según videos enviados a medios de comunicación y redes sociales.

“Los chavalos que estaban en las barricadas solo andaban con piedras y huleras (hondas)”, dijeron los habitantes.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, llamó a la población de Las Maderas y otros barrios de Managua a “que se resguarden en sus casas y no salgan a la calle. Es muy peligroso por la presencia de los grupos de choque. No arriesguen la vida inútilmente”.

Entre jueves y domingo se reportaron cuatro muertos en Managua, Masaya, Sébaco y Jinotega, durante ataques de los irregulares y fuerzas antimotines a posiciones de pobladores atrincherados, según organismos de derechos humanos.

Las acciones represivas han continuado con igual o más intensidad luego de un encuentro el jueves entre la jerarquía católica y Ortega, a quien le plantearon una agenda para anticipar las elecciones y reformas la Constitución y ley Electoral.

El mandatario pidió 48 horas para reflexionar y dar una respuesta a los obispos, pero hasta el lunes no se había pronunciado.

Según el obispo Báez, en la cita con Ortega le expresó que: “usando solo el lenguaje de la represión en Nicaragua, se aleja cada vez más de la realidad, agrava la crisis política, el dolor del pueblo, y se esfuerza en destruir el Diálogo Nacional”.

Metro