Crisis en la oposición: los tres grupos en los que quedó dividida

Tres grupos se disputan dirección de la oposición

Al menos tres grupos se disputan la dirección de la oposición y luchan entre sí para ver cuál logra un objetivo que comparten: el cambio del actual gobierno.

La Mesa de la Unidad (MUD) y el Frente Amplio Venezuela Libre, que agrupa a los más grandes e importantes partidos del país; el grupo Somos Venezuela, liderado por María Corina Machado y ABP, y la nueva plataforma planteada por el excandidato presidencial, Henri Falcón, integrada por Avanzada Progresista, el MAS, Copei y el Movimiento Ecológico; ponen en marcha, por separado, estrategias a fin de lograr la misma meta.

El secretario general nacional de Copei, Miguel Salazar, detalló a Últimas Noticias, que en la actualidad “la oposición está totalmente dividida, fracturada en tres pedazos: uno que quiere salir de Maduro a los trancazos, otro que quiere salir de Maduro solicitando su renuncia y a través de la Asamblea Nacional, y otro que somos los que queremos salir de Maduro por la vía de los votos”.

Con su punto de vista coincide, el exsecretario de la MUD, Jesús “Chúo” Torrealba, quien aseguró que “ahora tenemos tres mini MUD, la del G4 (AD, VP, PJ y UNT), la mini MUD de Henri Falcón y la media mini MUD que comandan María Corina Machado y Antonio Ledezma”. Pero más allá del problema de la división y la unidad, para Torrealba, lo más importante es que la oposición “no sabe para dónde va”.

El otro exsecretario de la coalición, Ramón Guillermo Aveledo, reconoció en Globovisión que hoy la oposición aparece ante el país “fraccionada, separada, buscando lo mismo por distintos caminos”.

El camino es la unidad. Los tres dirigentes políticos también concuerdan en que se impone trabajar por lograr nuevamente una unidad que permita definir una estrategia común del sector opositor.

“La oposición debe por un lado encarar la protesta, el reclamo, pero también la esperanza de la gente. Tiene unos deberes y son, por un lado, presentarse unida, poner de lado lo menos importante y poner por delante lo principal, que es el compromiso del país”, afirmó Ramón Guillermo Aveledo.

El abogado considera que desde la MUD, que es la coalición más grande, “tiene que haber una mayor cohesión y buscar la fórmula de 2015 (cuando se ganó la mayoría de la Asamblea Nacional) que fue objetivos concretos, realizables, comprometerse con ellos y abrirse a la confianza de otros sectores de la oposición como los que participaron el 20 de mayo, los que tienen posiciones más duras, los disidentes del chavismo… Tiene que haber un espacio de encuentro donde nadie sea el hegemón de nadie”.

Torrealba lamentó que Venezuela no cuente con un liderazgo nacional en la oposición y se encuentre “disputando la hegemonía al autoritarismo”.

“Quién ha dicho que la comunidad internacional sola hace milagros, si no hay una fuerza interna el apoyo internacional se disuelve”, señaló.

Salazar indicó que aunque no hay reuniones formales entre los diferentes factores opositores, Copei “está haciendo todos los esfuerzos, todo lo necesario, para lograr reunir a toda esa oposición, y ellos tendrán que hacer lo propio; y yo tengo la fe que la sindéresis va a retornar y vamos a lograr unirnos y llevar una sola estrategia”.

Propuestas. Torrealba propuso en Unión Radio, que se convoque un congreso de reunificación de la sociedad democrática para concretar un liderazgo “que esté a la altura de la exigencia” ciudadana y evitar continuar que “nos sigamos destruyendo y flagelando”.

Voluntad Popular, tras un Encuentro Federal de Activistas (EFA), se comprometió el viernes a “impulsar y convocar un gran acuerdo de unidad nacional con un objetivo muy claro y concreto: Contar con una única y compartida estrategia para las tres fases de esta lucha histórica: La liberación de Venezuela, la transición democrática y el rescate y transformación de Venezuela que le brinde soluciones, estabilidad y progreso a todos”, informó la tolda en un comunicado.

También el partido dijo que trabajará para “organizar a los venezolanos”.

Aveledo saludó la conformación del Frente Amplio Venezuela Libre. Cree que la iniciativa “es un buen ensayo como una semilla y no se puede considerar que tenga paredes, ese es el piso”.

El excandidato presidencial, Henri Falcón, dijo que trabajan en la definición de “un plan de acción y una ruta democrática para el rescate de Venezuela” a través de la plataforma que indicó busca “articular con la MUD y el Frente Amplio en igualdad de condiciones”.

Desmovilización. La división de la dirigencia opositora repercute en sus seguidores.

El secretario de la tolda verde aseguró que “la situación de la oposición es la que tiene prácticamente al país sumido en esta calamidad, porque no tenemos la capacidad suficiente para unirnos y salir del verdadero problema que es el Gobierno” nacional.

Cada grupo “está desarrollando su estrategia con muy poca fuerza”, y muestra de ello, según dijo el dirigente copeyano, es la poca respuesta que tiene la MUD en sus llamados a acciones de calles o los resultados electorales del pasado 20 de mayo donde Falcón no logró la votación “ni del 10% del padrón electoral”.

Para Aveledo “la unidad no se agota en todos los que hemos luchado por un cambio en Venezuela a lo largo de estos años… porque esa mayoría que ahora necesita un cambio incluye a muchas personas que tuvieron fe en Hugo Chávez y ahora se encuentran frustrados porque la crisis de Venezuela afecta a todo el mundo y en profundidad”.

El excandidato presidencial indicó que los venezolanos “reclaman hoy más que nunca del liderazgo colectivo; del equipo y la articulación en lo político, para abordar de manera certera el problema económico y social”.

Ratificó que “a través de esta nueva plataforma opositora recorreremos el país de punta a punta; acompañando la lucha social en barrios, pueblos y campos. Estaremos al lado del venezolano de a pie que hoy reclama ser escuchado y atendido en sus problemas”.

Últimas Noticias


La oposición está en callejón sin salida, no hay liderazgo ni orientación

Las protestas de 2017 que fueron sofocadas por el gobierno y dejaron un saldo de más de 120 muertos, la implantación de una asamblea nacional constituyente, la derrota en las elecciones de gobernadores y el adelanto unilateral de las presidenciales, parecen haber dejado sin aliento a la Mesa de la Unidad Democrática. Su presencia en el mapa político apenas se siente.

El experto Pedro Afonso del Pino afirma que el alejamiento entre la oposición y la ciudadanía comenzó en 2015, cuando en medio de la victoria de las parlamentarias la MUD hizo promesas que no pudo cumplir. La principal fue asegurar que durante el primer año de gestión de la Asamblea Nacional se sacaría al mandatario del poder.

“La estrategia que aplicó fue errada porque se apresuró. No supo capitalizar el triunfo de las parlamentarias. Las actuaciones condujeron a la oposición a un callejón sin salida, ahora no hay liderazgo ni orientación”, señala.

El politólogo Alfredo Coronil asevera que la crisis en la oposición es la consecuencia de que sus miembros hayan utilizado a la MUD para mejorar su posición económica y social, y no para convertirse en una alternativa democrática capaz de transformar al país y devolverle la institucionalidad. Considera que la alianza de partidos “pudo ser gloriosa”.

“A Maduro le tocó una oposición de segundones. Sus integrantes se corrompieron, dejaron a un lado el plan estratégico para acomodarse y se rebajaron al chavismo”, añade.

Además de desunirse, de acuerdo con Del Pino la oposición ha cometido otro error: crear expectativas de que la comunidad internacional resolverá los problemas internos. “Ningún gobierno ha caído por sanciones”, expresa.

Advierte que no haber participado en las presidenciales del 20 de mayo desarticuló aún más a la MUD a pesar de que el proceso fue convocado por la asamblea nacional constituyente. Resaltó que las experiencias en otros países demuestran que ninguna oposición que deje de participar en unos comicios, incluso organizados por “la dictadura”, alcanza el poder.

“La abstención no conduce a la fuerza política. Esa acción desesperanzó más a los venezolanos. Y levantar el ánimo implica que hablen con seriedad y sin levantar expectativas que lleven a la frustración como ocurrió hace tres años”, agrega.

¿Acabada? Desde el año 2015 el gobierno ha arreciado su ataque contra la oposición pero no ha logrado desaparecerla, según Fernando Spiritto y Del Pino. “Maduro tiene arrinconada a su disidencia porque no juega limpio: utiliza la represión, los recursos del Estado y el control de las instituciones para imponer su agenda”, indica Spiritto.

Coronil es más severo en su planteamiento. Asegura que la MUD se suicidó por las fracturas y los intereses partidistas. “Se destruyó ella misma. Ni siquiera Chávez lo hizo”.

Recientemente, la mesa anunció una reorganización de la plataforma que tratará nuevamente de atraer a su electorado y convencerlo de exigir unas presidenciales que cuenten con observación internacional y cumpla con los estándares democráticos.

Los politólogos señalan que si no hay un único vocero que se conecte con la gente, transmita las propuestas y actúe de manera concreta, el esfuerzo se perderá. “Cometerían un grave error si confunden reorganización con acción. El problema no es asignar roles, sino materializar planes que rescaten la voluntad de la gente y la credibilidad de la organización”, expresa Spiritto.

¿Qué hacer? Los especialistas coinciden en que la MUD tiene que comenzar por renovar sus partidos. Afirman que a partir de allí la coalición debe crear un mensaje atractivo que no solo tenga como consigna la salida de Maduro, sino que promueva un cambio de modelo totalitario a uno institucional. Luego, trabajar en una organización eficiente y sin desencuentros, lo que permitirá articular una estrategia.

“Una coalición necesita incentivo, que se sienta que hay un acercamiento al poder porque su agenda se impone sobre el gobierno. Si no existe, se rompe y los miembros buscan otras opciones para acercarse al poder”, puntualiza Spiritto.

Dirigencia perseguida

Leopoldo López, fundador de Voluntad Popular

El ex alcalde de municipio Chacao fue inhabilitado en 2008 por la Contraloría. En 2014 lo encarcelaron y en 2015 lo sentenciaron a más de 13 años de prisión por supuesta incitación pública a la violencia en las manifestaciones de 2014. En la actualidad tiene casa por cárcel.

Henrique Capriles, líder de Primero Justicia

El ex gobernador de Miranda participó en las elecciones de 2012 como adversario de Hugo Chávez, y en las de 2013 contra Nicolás Maduro. En 2017, a un año de celebrarse las presidenciales, fue inhabilitado por 15 años debido a supuestos hechos de corrupción.

María Corina Machado, coordinadora de Vente Venezuela

En 2011 comenzó su ejercicio como miembro de la Asamblea Nacional. En 2014 fue acreditada como representante alterna de Panamá ante la OEA. El presidente de la AN de entonces, Diosdado Cabello, dijo que había perdido su condición de diputada. Ese mismo año fue investigada por la Fiscalía por supuesta conspiración.

El Nacional


Rodríguez Zapatero se reunió con representantes de la oposición en Venezuela

El ex jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunió este sábado en Caracas con representantes de la oposición venezolana, entre ellos el dirigente de Un Nuevo Tiempo (UNT), Timoteo Zambrano; el ex rector del Consejo Nacional Electoral (CNE), Vicente Díaz; y el subsecretario general Nacional de Acción Democrática (AD) Luis Aquiles Moreno.

Zapatero indicó que llegó al país para cumplir con una visita dirigida a avanzar en el proceso de reconciliación nacional, un tema en el que trabaja el presidente de la República, Nicolás Maduro, como una de las líneas principales para su nuevo de período de Gobierno 2019 – 2025.

Zapatero manifestó que continuará su labor en Venezuela por la paz, y destacó que “cuando uno se compromete con la tarea no la puede dejar. No puede ser que el tiempo invertido no sirva para nada”, expresó.

También destacó que seguirá su trabajo para apoyar en el proceso de otorgamiento de beneficios procesales para privados de libertad vinculados a hechos de violencia política en el país.

Desde el 1º de junio, el Estado, a través del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Ministerio Público (MP), ha concedido beneficios procesales a 123 ciudadanos vinculados a estos hechos ocurridos entre 2013 y 2018.

Este proceso, surgido de una solicitud elevada por el presidente Maduro a la Asamblea Nacional Constituyente, se suma a un proceso similar realizado en diciembre de 2017, cuando 69 procesados incursos en las acciones sediciosas de 2017 recibieron medidas sustitutivas de libertad.

En total, 192 ciudadanos han resultado favorecidos con la aplicación de beneficios procesales, entre los cuales figuran: libertades plenas, medidas cautelares de presentación, prohibición de salida del país y fórmulas alternativas de cumplimiento de penas.

Noticias 24