Ecuador: Espinosa renuncia para asumir en la ONU y José Valencia Amores será el nuevo canciller

Espinosa tuvo último acto como Ministra de Relaciones Exteriores

María Fernanda Espinosa se despidió como Canciller. Este lunes 11 de junio ofreció el último acto en esta función, en donde participó en la suscripción de un nuevo convenio de Cooperación para el Desarrollo Sostenible para el período 2019-2022.

La firma se efectuó entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana y ONU Ecuador en el auditorio de Ciespal. La herramienta busca dar una directriz en favor de la construcción de la Agenda 2030.

El convenio fue construido con insumos de la sociedad ecuatoriana, como la academia, el sector privado y los gobiernos autónomos descentralizados (GAD).

“Nuestra aspiración es ser un aliado estratégico y apolítico del Estado”, manifestó Arnaud Peral, representante de ONU en Ecuador.

Asimismo, este 11 de junio se realizó la rendición de cuentas de la Cancillería del periodo 2017-2018. Espinosa aclaró que durante su gestión, “he defendido y defenderé los derechos de las personas en cualquier lugar del mundo. He sido consecuente con la posición de Ecuador en las relaciones internacionales”.

Tras su renuncia, Espinosa se alista para asumir en septiembre próximo la Presidencia de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En la mañana del lunes 11 de junio, en cambio, el presidente Lenín Moreno en un acto público presentó al designado ministro de Relaciones Exteriores, José Valencia Amores, a quien le manifestó su orgullo, ya que el Ministerio contará con un diplomático de carrera.

El funcionario, según el Ejecutivo, deberá generar acciones para impulsar el comercio exterior, las inversiones y las relaciones con los otros países. Al respecto José Valencia manifestó que las políticas de servicio exterior deben estar enmarcadas en lo que es el Estado.

Moreno aclaró que la presencia de Valencia dará un giro a la política exterior, siempre que se enmarque en el respeto a la autodeterminación de los pueblos.

“Bajo ninguna circunstancia permitiremos que se violen derechos humanos y haremos los reclamos y cuando haya que endurecer nuestras posiciones, las endureceremos”.

El Telégrafo