El gobernador Rosselló se reunió con Trump y le pidió la estatidad de la isla

545

El gobernador Rosselló se reunió con Trump y le pidió la estatidad de la isla

Cuando el gobernador Ricardo Rosselló le planteó que reclama para Puerto Rico la estadidad, el presidente Donald Trump con el tono de chiste con el que suele responder ocasionalmente, le preguntó si le garantiza que los electores de la isla van a elegir a senadores federales republicanos, pues entonces eso pudiera ocurrir “muy rápidamente”.

“No queremos ser más un territorio. Queremos ser un estado. Puede ser un gran legado para su administración… Utilizando sus palabras, queremos hacer a Estados Unidos grandioso otra vez. Pero, pienso que podemos hacerlo más grandioso”, dijo Rosselló en una reunión almuerzo del presidente Trump con ocho gobernadores, en el salón Roosevelt de la Casa Blanca, y en la que participó el vicepresidente Michael Pence.

Tras el comentario del gobernador, Trump señaló, mirando al resto del grupo en la mesa –todos republicanos menos Rosselló–, que “Ricardo nos va a garantizar dos senadores republicanos”.

“¿Es eso correcto?”, cuestionó el presidente de EE.UU., provocando risas. Trump agregó que entonces ese proceso se puede dar con rapidez.

Rosselló –quien se vincula con los demócratas de EE.UU.– reaccionó a las palabras de Trump diciendo que Puerto Rico sería un estado que pudiera flotar entre el respaldo a demócratas y republicanos (“battleground state”’).

Al mismo tiempo, Trump afirmó ayer que Rosselló aprovechó el huracán María para lograr fondos federales que le ayudaran a reconstruir un sistema eléctrico que estaba “prácticamente inservible y en bancarrota”.

Con la aparente intención de elogiarlo, Trump argumentó que el gobernador Rosselló “fue muy brillante”, pues “culpó al huracán por destruir (la red) eléctrica”. Pero dijo que respeta y aprecia a Rosselló. Lo presentó como “el gobernador de Puerto Rico”, forzando la pronunciación del nombre de la isla.

El gobernador Rosselló también le comentó que esta semana firmó la ley que permitirá la venta de activos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y reiteró que Trump ha respondido todos sus llamados de asistencia.

El conversatorio de Trump con los gobernadores estuvo centrado en la lucha contra el abuso de opioides, de acuerdo con una comunicación de La Fortaleza.

Rosselló llegó el miércoles en la noche a la zona de Washington D.C. para asistir a esa reunión –la que no anunció previamente– y participar en la cumbre de inversiones SelectUSA, que tiene lugar en el National Harbor, en Maryland, justo en la frontera con la capital estadounidense.

En una reunión anterior, el 20 de octubre de 2017, el presidente Trump eludió hablar de la estadidad cuando un periodista le preguntó sobre el debate en torno a la estadidad. “Me vas a meter en problemas”, dijo entonces.

En Puerto Rico, en proporción de dos a uno, más electores tienden a vincularse con los demócratas que con los republicanos. Actualmente, los republicanos tienen una ligera mayoría de 51-49 en el Senado estadounidense.

“Creo que los republicanos, por lo menos, van a pensar sobre eso”, dijo en 2017 a El Nuevo Día el congresista republicano Steve Chabot (Ohio), en referencia a que los boricuas, en EE.UU. y en las primarias presidenciales en la isla, suelen identificarse de forma abrumadora a favor de los demócratas.

Entonces, Chabot mencionó la posibilidad de que cinco estados pierdan representación si el Congreso rechazara aumentar de 435 a 440 el total de escaños en la Cámara baja para dar paso a cinco ‘congresistas’ de la isla.

Los otros gobernadores en la reunión fueron los de Idaho, Butch Otter; Indiana, Eric Holcomb; Kentucky, Matt Bevin; Misuri, Mike Parson; Oklahoma, Mary Fallin; Utah, Gary Herbert; y Wisconsin, Scott Walker.

Rosselló se entrevistó además con el almirante Doug Fears, asistente adjunto del presidente y asesor de Seguridad Nacional y Contraterrorismo del Consejo de Seguridad Nacional, para hablar de la recuperación de la isla.

El Nuevo Día


¿Trump se burla de Rosselló al pedir la estadidad?

El gobernador Ricardo Rosselló sufrió dos revés en un sólo día; primero al conocer que el Senado no coincidió en derogar la Ley 80 y segundo, al recibir una aparente burla del presidente Donald Trump, cuando este le solicitó la estadidad para Puerto Rico.

El incómodo momento ocurrió durante un almuerzo en Casa Blanca, donde ambos ejecutivos estaban acompañados por otros gobernadores de Estados Unidos.

“Durante el encuentro solicité al presidente Trump que adelantáramos el proceso de reconstrucción de Puerto Rico y que se convirtiera en el proceso más efectivo en la historia de los Estados Unidos. Pero, sobre todo, que culminara con el último enclave del colonialismo y validara la voluntad democrática del pueblo de Puerto Rico, convirtiendo al territorio colonial en el estado 51 de la nación”, expresó Rosselló de manera escrita.

Ante la petición, Trump bromeó con el asunto y expresó que apoyaría la estadidad para la isla si prometen que elegirán dos senadores republicanos.

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos también reconoció la labor del gobernador tras el paso del huracán María.

«Las personas de Puerto Rico deben sentirse bien representadas por este hombre, porque nos gusta y lo respetamos», indicó Trump.

Noticentro

Más notas sobre el tema