El gobierno argentino despide a 354 trabajadores de la agencia oficial de noticias

Cientos de despidos como política de comunicación

El sistema de medios públicos estatal argentino recibió ayer un nuevo golpe: el despido masivo de centenares de trabajadores de planta de Télam, la agencia oficial de noticias. “Hemos decidido desvincular a empleados que no responden al perfil”, argumentó el directorio de la agencia de noticias estatal, en un cable en el que daba cuenta de los despidos masivos y que llamativa y cínicamente se tituló “La agencia Télam tiene futuro”. Si bien aún se desconoce la cantidad exacta de despedidos, el mismo Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (SmyCP), confirmó que el ajuste dejó sin trabajo a un total de 354 profesionales. “Hoy ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos. Hoy ganó el futuro de la Agencia Télam”, celebró desde su cuenta de Facebook Lombardi, que desde su asunción al frente del SMyCP lleva adelante un plan de ajuste que incluyó despidos, retiros voluntarios, jubilaciones anticipadas, no renovación de personal contratado y una merma en la producción de contenidos en Radio Nacional, la TDA, Pakapaka, Encuentro, DeporTV y la TV Pública. Los trabajadores de Télam decidieron ayer comenzar un paro total de actividades, acompañado por la ocupación y permanencia pacífica en los dos edificios de que la agencia tiene en Buenos Aires. Hoy al mediodía realizarán una nueva asamblea para consensuar los pasos a seguir.

Los 354 despedidos confirmados por Lombardi representan un 40 por ciento del total de la planta de Télam, que hasta ayer alcanzaba a 926 empleados. Según pudo reconstruir PáginaI12, los despidos masivos alcanzaron a todo tipo de empleados, sin discriminar en áreas, antigüedad ni cargos.

“En virtud de la reestructuración general que se lleva a cabo en esa sociedad se le notifica que queda despedido a partir del día de la fecha”, dice el texto de los telegramas que empleados de diversas áreas, muchos con más de 20 años de antigüedad, comenzaron a recibir a primera hora del martes. En paralelo, en el afán de dividir a los trabajadores, a otros les llegaba una carta a sus correos electrónicos donde se les daba la bienvenida a la “nueva” Télam. “Sos parte de la nueva Agencia Télam. Confiamos en vos para la construcción de una agencia profesional, pluralista, democrática y federal, con capacidad para producir contenidos informativos confiables”, fue el mail que enviaron desde Recursos Humanos, también con la firma del directorio de la agencia. “Esperamos que sigas sumando tu aporte”, cerraba el mensaje electrónico. En el medio, la incertidumbre de decenas de empleados de la agencia que hasta ayer no habían recibido ni el telegrama ni el mail de “bienvenida”.

Los despidos masivos e injustificados no son otra cosa que la puesta en marcha en Télam de un ajuste económico brutal, que no se corresponde con la justificación que las autoridades de la agencia que abastece a cientos de medios de comunicación de todo el país esbozaron en su comunicado. “En el camino para modernizar y profesionalizar la empresa, y luego de una minuciosa evaluación en cada área, hemos decidido desvincular a empleados que no responden al perfil que buscamos para una agencia pública de noticias que debe avanzar hacia un mejor y eficaz funcionamiento”, subrayó el directorio, que denunció que la estructura de Télam fue “sobredimensionada” por la gestión anterior, donde “confundieron periodismo con propaganda partidaria”.

En un comunicado, los trabajadores de Télam expresaron su preocupación sobre una decisión que, consideran, representa un “desguace” en los medios públicos. “Con un extraordinario nivel de cinismo y perversión –afirmaron-, Lombardi anunció los despidos masivos como una buena noticia, con un llamado a construir una “nueva Télam” luego de promover una suerte de limpieza ideológica de aquellos trabajadores que –dijo- ingresaron en el gobierno anterior. Un discurso insostenible y falso. Los despidos consumados hoy responden a trabajadores de todos los sectores, de toda antigüedad, de todas las pertenencias políticas. Lo que hay es un desguace: un proyecto para desmantelar a los medios bajo gestión estatal y entregar el sistema de medios en favor del capital concentrado de la industria”.

Página|12


La justificación de Lombardi: “Hoy ganó el periodismo y los ciudadanos”

El titular del Sistema Federal de Medios Público, Hernán Lombardi, confirmó en diálogo con Jorge Lanata que los despidos en la agencia estatal Télam son 354 personas y justificó la decisión en un posteo en su cuenta de Facebook, donde señaló que “hoy ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos”.

Al igual que el comunicado realizado por el directorio de la agencia, Lombardi responsabilizó al gobierno anterior de haber utilizado a Télam para disfrazar “propaganda de periodismo”.

“En Télam la administración anterior vulneró, despreció y destruyó este sentido último. La propaganda se enmascaró detrás del periodismo. La información tendenciosa y las operaciones sucias fueron la tónica de la época. Los lobos se disfrazaron de corderos, la propaganda se disfrazó de periodismo”, sostuvo.

“El desmanejo administrativo no tuvo precedentes: denuncias de corrupción en el manejo de la pauta y contrataciones desleales. Al límite de lo imaginable, se encontraron impresiones y diversos productos de merchandising de propaganda partidaria y de celebración del gobierno anterior financiados con dinero del presupuesto de la agencia”, agregó.

En el mismo sentido, cargó contra los delegados de los trabajadores. “La oposición desplegada por 44 delegados en una empresa de más de 900 personas y por 61 medidas de fuerza en dos años y medio, exhiben lo manifestado. Cuesta encontrar en la memoria un ejemplo tan contundente como la reciente decisión que tomó la justicia de impedir la entrada a la empresa al secretario general de un gremio por considerarlo “peligroso para sus compañeros”, sostuvo.

“Por todo esto, acompañamos la decisión del directorio de Télam de completar un plan de reformas y modernización para poner a la agencia donde debe estar”, indicó y finalizó: “Hoy ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos. Los ciudadanos porque recibirán de la Agencia Télam información objetiva, veraz e independiente. El periodismo porque podrá desplegar, sin presiones ni chantajes, su noble oficio. Hoy ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos. Hoy ganó el futuro de la Agencia Télam”.

tiempoar 


Comunicado: La Agencia Télam tiene futuro

“El esfuerzo de dos años y medio por profesionalizar la empresa siempre chocó con un grupo que confunde privilegios con derechos. Hoy, las decisiones de la Justicia nos permiten avanzar”, sostiene el comunicado que lleva la firma del Directorio de la Agencia.

Como tantos organismos y empresas del Estado, la Agencia Télam que heredamos también fue víctima de la irresponsabilidad y del desmanejo del gobierno anterior, que utilizó “lo público” para fines político-partidarios.

En 2003, la Agencia contaba con 479 empleados; en 2015, antes de que asumiera el nuevo gobierno, Télam había duplicado su plantilla y alcanzó los 926 empleados. Seis de cada diez ingresos fueron contratados para tareas periodísticas. Sin embargo, la mayoría de las incorporaciones no contaban con formación ni experiencia en el área. Confundieron periodismo con propaganda partidaria.

El abuso sistemático fue tal que en aquellos años incluso se utilizó el reparto de la pauta publicitaria de forma arbitraria y abusiva, confundiendo la labor periodística con las campañas políticas y manchando a la Agencia con casos de corrupción.

Desde que asumió el nuevo directorio, en enero de 2016, nos encontramos con una Agencia en una situación económica y financiera compleja y delicada. Sobredimensionada en cantidad de gente, desarticulada desde lo administrativo y muy desprestigiada en lo periodístico. Por ello nos propusimos hacer de Télam una agencia de noticias confiable y respetada en la Argentina, haciéndola más austera y eficiente con los recursos del Estado.

En dos años y medio fue mucho lo que avanzamos. Se lograron poner en orden los números dudosos heredados, se mejoraron los contenidos con información confiable y se hizo una fuerte apuesta e inversión en nuevas tecnologías. Aumentó la cantidad de abonados y se sumaron clientes a nivel internacional que volvieron a confiar en Télam.

Sin embargo, la oposición demostrada por 44 delegados sindicales, que realizaron 61 medidas de fuerza en dos años y medio, pone en evidencia el hostigamiento del que fue víctima el directorio en una empresa del Estado que paga puntualmente los salarios, respeta las leyes y los convenios laborales y preserva las condiciones de trabajo.

Así construyeron un complejo entramado sindical, empresarial y legal para mantener cautiva a la Agencia y coartar el trabajo libre de los verdaderos periodistas que se desempeñan en la empresa. Pretenden apropiarse de la línea editorial de la agencia pública de noticias como si fuera un botín político.

El esfuerzo de dos años y medio por profesionalizar la empresa siempre chocó con un grupo que confunde privilegios con derechos. Hoy, las decisiones de la Justicia nos permiten avanzar.

En el camino de modernizar y de profesionalizar la empresa, y luego de una minuciosa evaluación en cada área, hemos decidido desvincular a empleados que no responden al perfil que buscamos para una agencia pública de noticias que debe avanzar hacia un mejor y eficaz funcionamiento.

A esos empleados se les envió la carta documento correspondiente el viernes pasado y se les pagará la indemnización que establece la ley.

La nueva Télam será una agencia moderna, confiable y multiplataforma; líder en el mercado informativo nacional y regional, con proyección internacional, recuperando el orgullo de ser una empresa pública argentina y reconocida en todo el mundo por su confiabilidad.

Télam tiene futuro y seguirá informando.

El directorio de la Agencia Télam

Télam


VOLVER