Entrevista a Miguel Francisco, productor avícola del Estado de Miranda (Venezuela).

353

-¿Cuáles son las principales dificultades que se presentan actualmente para producir?

– En primera instancia, nosotros tenemos una producción que puede ser considerada pequeña, ocho mil aves ponedoras. Y nos hemos encontrado diversas dificultades sobre el manejo técnico de la producción, pero sobre todo al acceso a la materia prima, para el desarrollo de alimento, para la producción de alimento. Sobre todo lo relacionado al tema de la proteína, que lleva la composición del alimento de las gallinas ponedoras. Eso ha traído como consecuencia que los lotes que nosotros manejamos, tengan disparidades y deficiencias en las posturas, y nos lleva a desarrollar alternativas distintas a lo que es un proceso productivo normal. Recordemos que nuestro país vive una severa crisis, producto de un bloqueo económico brutal, y al mismo tiempo eso trae como consecuencia que se desarrollen grupos, que se aprovechan de esta situación y dificultan el acceso a todo tipo de materias primas y productos terminados, que para nosotros son necesarios para la alimentación de las gallinas ponedoras.

– Queríamos también que nos explicaras un poco cuáles son los principales desafíos y perspectivas que observas como joven productor.

-Uno de los principales desafíos es el desarrollo de la cultura productiva en el campo, recordemos que nuestro país es un país productor de petróleo y sus derivados, y eso ha tenido como consecuencia que en cincuenta años, cincuenta años y más, nuestra economía se desarrolle alrededor del tema petrolero, y todo lo que esto significa. Por tanto el campo, ha sido abandonado, las ciudades sobrepobladas y nuestra economía está establecida en el comercio, el servicio, pero todo fundamentado en los ingresos que genera el petróleo. Al haber una caída de los precios del petróleo, obviamente el país tiene menos acceso a insumos que se producen internacionalmente, y con esta tendencia y este viraje que venimos teniendo, eso ha dificultado el proceso. Ahora bien, nosotros creemos profundamente, que si nos abocamos al campo desarrollamos tecnología para el campo, la semilla, maquinarias agrícolas, incluso algunos insumos que nunca se han producido en el país vamos a lograr salir de esta situación, y sobre todo tener capacidad propia para la siembra y para la producción de nuestro alimento, que es básicamente donde más nos atacan; por el consumo de alimento de nuestra población, es ahí donde está el frente de batalla en este momento.

-Cuéntanos un poco qué te llevó a interesarte en la producción en tu país.

-La misma situación que te comentaba anteriormente: vengo básicamente de estudiar Derecho en la Universidad, y he estado prácticamente mi vida después de la Universidad, abocado a las instituciones públicas pero en este llamamiento que se nos hace al campo, nosotros decidimos, no sólo yo, sino un grupo de compañeros, decidimos explorar y sin ninguna experiencia nos fuimos al campo a desarrollar un proyecto socio-productivo. Se nos presentó una oportunidad, nos la brindó el Estado mediante un financiamiento, un crédito del Fondo de Desarraigo Agrario. Nos financiaron unas aves, y nosotros sin mucha experiencia pero con mucha esperanza y algo de esfuerzo, logramos sacar adelante este proyecto, levantamos nuestras aves. Posteriormente una decisión que tuvimos era salir de las aves de dieciséis semanas o quedarnos produciendo, tomamos la difícil, difícil por el tema que comentaba del alimento, tomamos la difícil decisión de seguir con nuestro proyecto productivo y actualmente contamos con ocho mil aves, produciendo en Higuerote, Estado de Miranda. Tenemos perspectiva de ampliar nuestro espectro a otro tipo de producción animal y producción animal.