Honduras: denuncian que 127 mujeres fueron asesinadas entre enero y abril de este año

Representantes de la Colecti­va de Mujeres Hondureñas (Code­muh) y otras organizaciones femi­nistas, hicieron el pasado 29 de mayo un plantón en el parque central con el fin de exigir respeto a la vida y pedir a las autori­dades policiales. del Ministerio Pú­blico y Poder Judicial que investi­guen las decenas de femicidios ocu­rridos en el país.

Según detallaron, la crimina­lidad contra las féminas ha incre­mentado en comparación al año pa­sado ya que de enero a abril de 2017 se registraron 124 muertes violen­tas y para este año se contabiliza­ron 127 crímenes.

Recordó que entre el 2011 al 2017 el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autóno­ma de Honduras contabilizó 3,607 femicidios.

Lo anterior lo dio a conocer Ma­ría Luisa Regalado, representante de Codemuh, quien junto a otras mujeres se reunieron a las 10:00 de la mañana para conmemorar el Día de la Acción Mundial por la Salud de las Mujeres.

Manifestó que “estamos deman­dando al Estado que nos brinde más seguridad para que vivamos libres de violencia, porque la violencia también es un problema de salud pública”.

Añadió que las mujeres no pue­den salir tranquilas a la calle porque andan en zozobra y no están tran­quilas ni en su propios trabajos y mucho menos en sus hogares por la ola de violencia que existe con­tra ellas.

“A nivel nacional ha aumentado las muertes contra las mujeres y eso nos tiene preocupadas. Las zonas más conflictivas en donde hay más muertes violentas son en Choloma, San Pedro Sula, La Ceiba y Francis­co Morazán”, aseguró Regalado.

El grupo de Codemuh le exigió al Ministerio Público, en especial a la Unidad de Muertes Violentas de Mujeres y Femicidios, que asegure las investigaciones técnicas y cien­tíficas de las muertes contras las fé­minas. Al Poder Judicial le solicita­ron que judicialice a los responsa­bles.

Según la dirigente, la violencia en contra de las mujeres se origi­na en el sistema machista patriar­cal, diseñado para que las mujeres sean vistas como objetos. “El cuer­po de las mujeres se vuelve un cam­po de batalla porque el nivel de des­precio que hay es muy grande y mu­chas veces eso es promovido desde las mismas instancias del Estado”.

Por su parte el jefe de la Direc­ción Policial de Investigaciones (DPI), Rommel Martínez, aseguró que durante este año se han cerra­do casos en cinco meses.

También declaró que los princi­pales móviles de femicidios se de­be a problemas pasionales, perso­nales e involucramiento en activi­dades delictivas.

Ángela Herrera, integrante del Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina (CODIM­CA), dijo que “la violencia contra las mujeres es un fenómeno persis­tente, generalizado e inaceptable”.

Destacó que la violencia contra las féminas constituye a un patrón constante de explotación y abuso.

Declaró que las mujeres sobre­viven a diferentes formas y tipos de violencia por su condición de géne­ro. Para ella el femicidio, es como la última expresión de la violencia que enfrentan.

El País


VOLVER